Abogado de Monseñor Urbina: “Me aplicaron la pena del destierro”

El abogado Francisco Gutiérrez de 62 años, designado como defensor de monseñor José Leonardo Urbina, denunció que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo le negó el ingreso a Nicaragua.

Me aplicaron la pena del destierro. Me quitaron mi país, mis raíces, mi familia. Me desarraigaron de la manera más violenta que puede existir”, declaró el abogado al medio Confidencial.

Gutiérrez explicó que el 9 de septiembre viajó a Estados Unidos para visitar a sus hijas a quienes tenía un año de no verlas. “El año pasado salí sin problema, entonces, decidí que intentaría porque pensé en la posibilidad de que me dijeran que no podía salir de Nicaragua y estaba claro que si no me dejaban pues me regresaba a mi casa, esa posibilidad la contemplé, pero no pensé en la posibilidad de que no me dejan regresar a mi país y ahora tengo prohibido regresar a mi patria”, contó.

El 13 de septiembre, fecha en la que estaba previsto volver a Nicaragua, recibió un correo electrónico de la aerolínea Avianca, donde le notificaron el “rechazo migratorio” ordenado por el régimen Ortega Murillo.

Su entrada no ha sido autorizada por las autoridades de Migración y Extranjería de Nicaragua. No le será permitido embarcar”, reza el mensaje enviado por Avianca.

El abogado señala que la decisión de no permitirle volver a Nicaragua tiene que ver con motivos políticos, en represalia porque ha sido abogado defensor de presos políticos y, recientemente, designado por la familia del religioso José Leonardo Urbina, quien fue condenado a 49 años de prisión por el supuesto delito de violación de una menor.

Por ahora solo puedo especular, porque ellos son los que tomaron la decisión, que me dan esta pena de destierro por lo último que considero de relevancia y es que fui designado por la familia de monseñor Leonardo Urbina Rodríguez para defenderlo. Fui designado como defensor en siete ocasiones, la familia pidió siete veces, la última la semana pasada, fui en esas siete ocasiones a los tribunales a que me pusieran como defensor de monseñor, y en cuatro ocasiones pedí por escrito mi intervención de ley, pero nunca me autorizaron para ejercer la defensa”, aseguró.

El caso de monseñor ha sido tratado con mucha saña. Le impusieron un defensor público, el Estado lo denuncia, es decir, el partido Frente Sandinista lo denuncia a monseñor, porque en la primera audiencia llegaron concejales del Frente Sandinista a la audiencia, la Policía sandinista lo investiga, la Fiscalía sandinista lo acusa, la defensoría pública sandinista lo defiende y el juez sandinista lo juzga, es decir, todas las etapas del proceso judicial, desde la investigación, copada, sin derecho a defensa”, añadió.

El abogado sostuvo que ahora la única opción que tiene es buscar asilo en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.