Acercamientos entre Ortega y Giammattei “tienen un simbolismo diplomático muy fuerte y peligroso”, dice McFields

El exembajador de Nicaragua ante la OEA, Arturo McFields aseguró este jueves que los recientes “acercamientos” entre el régimen de Daniel Ortega y el gobierno del Presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, “tienen un simbolismo diplomático muy fuerte y peligroso”.

Así lo afirmó McFields en un artículo de opinión publicado en el portal Confidencial, acerca de que “Guatemala coquetea con Ortega” para “llamar la atención de Estados Unidos”.

El exdiplomático que el pasado mes de marzo se rebeló contra la dictadura de Ortega, se refirió en concreto a la reciente visita a Nicaragua por parte del canciller de Guatemala Mario Búcaro, para “afianzar lazos” entre su país y Nicaragua.

La semana pasada llegó a Managua el flamante canciller de Guatemala, Mario Búcaro y se reunió con una docena de funcionarios sancionados por Estados Unidos, incluyendo al decapitador de oenegés y presidente del Poder Legislativo, Gustavo Porras. Estos encuentros fueron tan productivos como el Canal Interoceánico de Nicaragua o la Refinería Supremo Sueño de Bolívar. Ninguno de ellos se concretó o dio fruto tangible, sin embargo, estos acercamientos tienen un simbolismo diplomático muy fuerte y peligroso”, dijo McFields en su artículo de opinión.

En efecto, el canciller guatemalteco se reunió con su homólogo de facto, Denis Moncada; con el sancionado Gustavo Porras; con otros funcionarios orteguistas, como Alcaldes.

Cabe señalar que el 8 de noviembre de 2021, el gobierno de Guatemala “lamentó que no se haya cumplido con las condiciones para unas elecciones libres, justas, basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas, y la separación e independencia de los poderes públicos”.

Para MacFields, este acercamiento se debe a que el presidente de Guatemala “está molesto con la Administración Biden y quiere que Estados Unidos lo sepa”.

El mensaje entre líneas es: si me continúan pisando los talones por presuntos actos de corrupción, les voy a dar donde más les duele, voy a fortalecer relaciones con la principal amenaza de Centroamérica, es decir la dictadura familiar de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo”, apuntó.

Los febriles coqueteos y la nueva retórica de Giammattei al único que benefician es al régimen de Ortega y Murillo, que recibe oxígeno fresco y unas cuantas migajas de legitimidad, tras haber masacrado a 355 personas y tener secuestrados a 180 presos políticos”, agregó el exdiplomático.

A juicio de McFields “estas nuevas amistades peligrosas podrían afectar catastróficamente a Guatemala y también al pueblo nicaragüense, otorgando un cheque en blanco y un respaldo complaciente a las confiscaciones, la persecución religiosa, torturas, asesinatos y desapariciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.