Así fue el encuentro entre Miguel Mendoza y su hija Alejandra, después de 18 meses de no verse

La periodista Margín Pozo, esposa del cronista deportivo Miguel Mendoza, compartió este jueves cómo fue el encuentro entre el preso político y su hija de 8 años, Alejandra, después de 18 meses de no verse.

Mendoza, quien criticaba públicamente al régimen Ortega-Murillo en sus redes sociales, fue secuestrado por la Policía en julio de 2021, y condenado a 9 años de prisión por el falso delito de “conspirar para cometer menoscabo a la integridad nacional”.

Ayer, la Policía Orteguista que autorizó “visitas especiales” de familiares de opositores presos en la cárcel policial conocida como ‘El Chipote’, incluido el ingreso de hijos y nietos menores de edad, lo cual no había sido permitido hasta ahora, más que en un par de casos.

La institución señaló en un comunicado que las visitas se autorizaron para los días 7 y 8 de diciembre.

Pozo contó que un día antes de la visita, la Dirección de Auxilio Judicial, le pidió a los familiares que llevaran camisa, pantalón y zapatos. “A Miguel se la entregaron minutos previos a la visita. El pantalón se le caía, porque ha bajado 30 libras, uno de los oficiales le consiguió una falta. Su delgadez no se puede ocultar”.

Agregó que “Alejandra estaba muy emocionada desde que se enteró que abrazaría a su papá después de 18 meses. Contó las horas y los minutos”.

Miguel estaba en un auditorio, junto a otros presos políticos, pero en lugares separados. Alejandra lo identificó muy rápido, corrió y se lanzó sobre él desconsoladamente. No paró de llorar. Le expresaba ‘Papi, te extrañé mucho, he sufrido, me he enfermado, realmente necesitaba un abrazo tuyo’”.

Margín criticó que el encuentro entre los presos políticos y sus familiares fuese fotografiado y grabado por funcionarios orteguistas.

Durante la visita de 4 horas, Alejandra le contó a su papá sobre el día de su cumpleaños, el Día del padre, en el colegio, los libros que ha leído, los mensajes de Dios, sobre sus clases de natación y sobre los mensajes que le ha escrito.

Le acarició el rostro todo el tiempo y le expresaba: ‘extrañaba ver esta carita, te ves un poco diferente, más delgado; pero eso no cambiará el amor te tengo’, ‘Papi, no puedo creer que estoy contigo, no me soltés’”, relató Pozo.

“Alejandra solo se separó de su papá, para ir al baño una vez. De ahí, pasó sujetada de su cuello todo el tiempo. Conversando con él. Expresó que no lo quería  compartir con nadie, que ese momento para disfrutarlo ella”, continuó.

Alejandra le llevó a su padre un resumen del mundial de fútbol y de la pelea del “Chocolate” y el “Gallo” Estrada. Le contó que algunas personas usaron camisetas con su fotografía en la velada boxística. También le compartió, que muchas personas se han solidarizado con ella, le envían mensajes bonitos y publican sus mensajes en redes sociales.

Pozo expresó que a la hora de despedirse fue “difícil”. “Pasó llorando media hora antes, expresando: ‘Papi, no quiero dejarte aquí, ya no quiero que estemos separados, quiero verte más seguido, me quiero quedar contigo’”.

Cuando llegó el momento de darle un beso y abrazo de un ‘hasta pronto’, lloró con más intensidad. Dejó de llorar hasta que regresó a su casa. Alejandra es una niña de 8 años, que no merece tanto sufrimiento. La visita de este 07 de diciembre, es un derecho que le había negado desde hace 18 meses. Se había solicitado a través de la vía legal y no se obtuvo respuesta”, expresó Margín.

Añadió que Miguel Mendoza agradece a quienes les han expresado sus muestras de cariño y solidaridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.