Bachelet pide a Ortega que juzgue y sancione a asesinos de indígenas mayagnas

La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Michelle Bachelet, a través de su vocera manifestó este viernes su preocupación por la reciente masacre en la comunidad mayagna Alal, ubicada en la reserva Bosawas, donde hombres armados abatieron a cuatro indígenas, hirieron a otros e incendiaron casas.

La oficina de Bachelet demandó al régimen de Daniel Ortega a que realice «investigaciones rápidas, exhaustivas, independientes e imparciales sobre estos incidentes, y a juzgar y sancionar a los responsables».

También exhortó a las autoridades a que proporcionen justicia, verdad y reparación a las víctimas y sus familias, y a que presten asistencia a las personas desplazadas por la fuerza, incluidas las que ya han regresado a sus comunidades.

«Es fundamental que las autoridades adopten las medidas necesarias para prevenir nuevos actos de violencia y proteger las tierras, los territorios y los recursos de las comunidades indígenas», dice OACNUDH a través de un comunicado.

El organismo internacional señaló que en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, los pueblos indígenas tienen derecho a sus tierras, territorios y recursos, y no pueden ser desplazados por la fuerza. «El Estado tiene la obligación de garantizar la protección de los pueblos indígenas y sus tierras, incluso frente a terceros», destacó.

Agregó que pese a que el Estado nicaragüense les ha concedido derechos sobre sus tierras ancestrales mediante la aprobación de la Ley 445 en 2003, siguen enfrentándose a desafíos y presiones debido a las recurrentes invasiones de colonos.

«Estamos muy preocupados por los reiterados ataques contra pueblos indígenas en Nicaragua, la falta de protección de sus derechos y la impunidad de los delitos cometidos contra ellos», dijo la vocera de Bachelet.

>> Parte de la materia prima de La Prensa ya está en sus bodegas

La masacre en Bosawas ocurrió el 29 de enero pasado, cuando 80 hombres armados atacaron a la comunidad, cuatro miembros de la comunidad Alal fueron asesinados.

OACNUDH también se refirió al asesinato del líder indígena miskitu, Mark Rivas, ocurrido el 4 de enero de este año, él fue hallado muerto con una herida por arma de fuego en Bilwi. Rivas habría recibido amenazas de muerte anónimas después de acusar al régimen de Ortega de crear divisiones entre las comunidades indígenas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.