BID llama a mitigar pobreza y desigualdad que creció en Centroamérica por la pandemia

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) llamó el martes a definir políticas públicas para mitigar el incremento de la pobreza, las desigualdades y el descontento social como efectos del COVID-19 en Centroamérica, México, Haití y República Dominicana.

“Para evitar que aumente la polarización y el descontento social, los gobiernos deben fortalecer los servicios sociales como la educación y la salud, hacer que sus mecanismos de ingresos y gasto público sean más efectivos”, dijo en su informe anual, presentado en forma virtual.

El BID añadió que en 2016 el gasto en educación y salud de Centroamérica, Panamá y República Dominicana fue 8%, en comparación con el 9,5% de América Latina y el 12% en los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

“Incrementar la extensión y la calidad de estos servicios debería ser una parte esencial de las políticas de recuperación económica, a la par de restaurar los niveles de inversión, producción y empleo”, recomendó.

Advirtió que “la crisis del COVID-19 podría borrar los avances sociales logrados en Centroamérica, específicamente en la reducción de la pobreza y la desigualdad y también tener un efecto desproporcionado en las personas más vulnerables”.

Pese a las medidas que han adoptado los gobiernos frente a la pandemia, la economía sufrió una contracción en 2020, pero “se espera que el Producto Interno Bruto (PIB)de Centroamérica, Panamá y República Dominicana se recupere parcialmente este año con crecimiento del 3,8%”.

Sin embargo, pronosticó que la tasa de pobreza “crezca en promedio de 6 puntos porcentuales”, lo que implica que “2,8 millones de personas entrarán en esa categoría”.

Estimó que la pandemia “ha golpeado más la clase media vulnerable” porque está activa en los sectores económicos más afectados por la crisis de salud, sobre todo en áreas rurales donde la población carece de atención médica.

“Estas personas también tienen menos opciones para trabajar y estudiar de forma remota a falta de herramientas como Internet”, remarcó.

El informe llamó la atención y dijo que los gobiernos no están escuchando los reclamos de la ciudadanía y “deben prestar más atención a sus inquietudes y expectativas, así como más transparencia y rendición de cuentas”.

Y sugirió que hay un potencial de recaudación de impuestos en la economía informal que podría elevar la renta per cápita entre un 20% y 30%.

*AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *