Destacados / Nacionales · 09/07/2024

CALIDH exige a la dictadura en Nicaragua mostrar y liberar al profesor Freddy Quezada, tras resolución de la Corte IDH

El Centro de Asistencia Legal Interamericano de Derechos Humanos (CALIDH) exigió este martes 9 de julio a la dictadura Ortega-Murillo en Nicaragua, mostrar y liberar al profesor Freddy Quezada, tras una resolución de medidas provisionales de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) a beneficio de 25 presos políticos, incluido el académico.

EXIGIMOS LA LIBERTAD INMEDIATA DEL PROFESOR FREDDY QUEZADA
Calidh ha sido notificado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que el académico debe ser protegido, mostrado y LIBERADO. QUE ACABE LA DESAPARICIÓN. QUE SE ABRAN LOS CALABOZOS. CUMPLAN
”, demandó CALIDH en sus redes sociales.

El Centro informó que fue notificado por la Corte IDH sobre medidas provisionales a favor del profesor Freddy Antonio Quezada a quien representa, y que está “desaparecido”.

De manera particular, el alto tribunal ordenó “requerir al Estado de Nicaragua que adopte las medidas necesarias y adecuadas para determinar e informar el paradero de Freddy Antonio Quezada y Carlos Alberto Bojorge Martínez, quienes se encontrarían desaparecido”.

En conjunto con los demás presos políticos, la Corte requirió al Estado de Nicaragua que permita el acceso a abogados, familiares y allegados de los presos políticos tanto a la cárcel como a los expedientes judiciales, lo que reafirma la orden de detener el estado de desaparición de Quezada.

CALIDH destacó que estas medidas provisionales “persiguen la protección y restauración completa de los derechos de los presos políticos incluida la libertad y la vida para quienes están en extremo peligro tal como el académico”.

El organismo defensor de derechos humanos indicó que Quezada al estar aun desaparecido “sus familiares no lo han podido ver desde su detención el 29 de noviembre de 2023”, y que sus medicinas y los alimentos para su dieta rigurosa no le han sido administrados “por lo que existe el temor de que haya fallecido o que esté ciego”.