Casi la mitad de los que llegan por tierra a Costa Rica son nicaragüenses

En las primeras 24 horas de la reapertura de los puestos fronterizos terrestres en Costa Rica, por lo menos mil personas han cruzado hacia ese país y de ellas 497 eran nicaragüenses, según datos recopilados por la Dirección General de Migración y Extranjería costarricense a los que tuvo acceso la Voz de América.

Esas cifras representan casi la mitad de las personas que arribaron a suelo costarricense tras la habilitación de los cincos pasos fronterizos con Nicaragua y Panamá el pasado 5 de abril tras el cierre de todas las fronteras del país el 18 de marzo del 2020, como medida para prevenir la proliferación de la pandemia de COVID-19, que comenzaba afectar a esa nación en ese momento.

Después de los nicaragüenses, las nacionalidades que registraron el mayor número de ingresos a este país fueron los propios costarricenses, así como salvadoreños y panameños, con 221, 83 y 79 personas admitidas, respectivamente. Durante ese periodo, el país centroamericano rechazó a 303 personas, 282 de ellas eran nicaragüenses.

“Podría decir que estos trabajos conjuntos y esta articulación [de cuerpos policiales] que se han venido desarrollando a lo largo de la emergencia [por la pandemia] nos permiten en este momento tener un control de todo lo que es la frontera, específicamente los puestos de control y así poder darles la atención a los diferentes frentes”, explicó a la VOA el subdirector de la Policía Profesional de Migración de Costa Rica, Alonso Soto.

La reapertura de las fronteras terrestres en Costa Rica, que se lleva a cabo en una primera etapa, ocurre después de que medios locales evidenciaron el uso por parte de nicaragüenses de pasos irregulares en el limítrofe cantón de Los Chiles para trasladarse a su país para celebrar la Semana Santa en los últimos días de marzo.

A pesar de esto, las autoridades migratorias costarricenses aclararon que para esta primera etapa de apertura de los puestos fronterizos solo podrán ingresar nacionales, los cuales deben portar documento de identificación, y las personas residentes o con categorías migratorias especiales, deben tener seguro de salud al día y vigente ante la estatal Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

“O bien, si este [seguro] estuviera vencido deben comprar un seguro, ya sea internacional o nacional para dar tiempo para su regularización ante la CCSS”, explicó por video la directora de Migración de Costa Rica, Raquel Vargas.

Las autoridades costarricenses indicaron que en esta primera fase de apertura aún no está autorizado el paso de quienes atraviesan la región con rumbo a los Estados Unidos, ya sea que provengan de América del Sur o que sean extracontinentales, es decir, el llamado “flujo migratorio mixto controlado”, que ingresa desde Panamá. Por este motivo, estas personas deberán continuar en los albergues habilitados en suelo panameño.

Aclaran que sí están autorizados a ingresar a territorio costarricense los nicaragüenses, con trabajos en Panamá, y que pasan por Costa Rica para volver a su país y cuyo traslado se realiza por medio de los operativos, “burbujas sanitarias”, la cuales han sido coordinadas desde el año pasado por las autoridades migratorias.

Reapertura, reactivar el turismo

Pero la reapertura de los pasos fronterizos con Nicaragua y Panamá podría beneficiar a la industria turística costarricense, que se vio golpeada por la pandemia, pues el país solo “recibió un tercio de los turistas que normalmente lo visitan»” según estimó en enero anterior en un comunicado el ministro del ramo, Gustavo Segura y por eso su idea es atraer a turistas que no solo visitan Costa Rica en América Central.

“Esto es importante para atraer a turistas que apuestan a una experiencia multinacional, particularmente los turistas europeos que por trasladarse largas distancias les gusta visitar no sólo Costa Rica, sino atractivos combinados con nuestras naciones vecinas”, detalló Segura.

En ese sentido el titular de turismo costarricense destacó la “existencia de corredores binacionales como el de La Cruz de Guanacaste (Costa Rica) con San Juan del Sur (Nicaragua) y Los Chiles (Costa Rica) con el Lago de Nicaragua. En nuestra frontera sur, Puerto Viejo en la provincia de Limón, combina muy bien con Bocas del Toro en Panamá”.

Las autoridades costarricenses les recuerdan a las personas que antes de visitar el país consulten los requisitos migratorios como la necesidad de un visado, adquisición de seguro médico, el cual debe cubrir la vigencia durante toda la estadía en Costa Rica, 50.000 dólares para gastos médicos y 2.000 dólares para gastos de hospedaje en caso de cuarentena por coronavirus.

Los turistas también deben completar el formulario digital epidemiológico conocido como ‘Pase de Salud’, 48 horas antes de su viaje a Costa Rica, el cual les dará acceso a un código QR, que será revisado por las autoridades migratorias a su arribo a este país.

*VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *