CENIDH: “En Nicaragua los hombres y las mujeres de prensa también están en peligro”

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) denunció este miércoles en el marco del Día Internacional del Periodista que en Nicaragua los hombres y las mujeres de prensa “están en peligro”, pues el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, son “la peor dictadura de todos los tiempos”.

“Sepa el mundo que actualmente en Nicaragua los hombres y las mujeres de prensa también están en peligro, el régimen Ortega Murillo, la peor dictadura de todos los tiempos, a diario lleva a cabo acciones perversas para callarles, intimidarles, criminalizarles y apresarles, lo que ha suscitado el exilio forzado de una gran mayoría de ellos”, dijo el CENIDH en una declaración.

“CENIDH les dice a ustedes heroicos periodistas, guardianes de la verdad y la justicia, ¡Resistan, no es tiempo de rendirse! Han demostrado que a pesar de los innumerables ataques del régimen, continuarán informando, sea desde Nicaragua o desde el exilio, firmes en su lucha, sigan escribiendo, tomando fotos, dibujando, hablando, pensando, amando a Nicaragua. Nosotros CENIDH estaremos siempre acompañándoles y aceptando los riesgos de defender derechos porque no nos callarán”, concluyó.

En Nicaragua, el régimen de Ortega ha emprendido una persecución contra el periodismo independiente por llevar una línea crítica a su administración.

En la actualidad hay dos periodistas están encarcelados y acusados de “conspiración”.

Día Internacional del Periodista

El Día Internacional del Periodista es en homenaje al checo Julius Fucik, quien fue ejecutado en Berlín en 1943.

Fucik estudió filosofía y en 1921 se afilió al Partido Comunista. Comenzó como crítico literario y teatral hasta que se convirtió en redactor de diversas revistas afines a su ideología, como Rude Pravo y Tvorba, en las que publicó decenas de reportajes.

Cuando el ejército nazi ocupó Checoslovaquia, continuó publicando con seudónimo, recuperando las figuras clave de la cultura progresista checoslovaca y en 1941 pasó a ser miembro del Comité Central del Partido Comunista en la clandestinidad, encargándose de las publicaciones ilegales.

Sin embargo, en abril de 1942 fue detenido por la Gestapo, trasladado a Berlín en el verano del año siguiente, torturado, y colgado poco después. Durante su estadía en la cárcel escribió Reportaje al pie de la horca, libro que inmortalizó su figura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *