Destacados / Nacionales · 23/02/2024

CIDH advierte sobre falta de condiciones para “elecciones libres y justas” en la Costa Caribe de Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este viernes 23 de febrero, su preocupación por la “ausencia de condiciones para la realización de elecciones regionales libres, justas y competitivas” en la Costa Caribe de Nicaragua, previstas para el 3 de marzo próximo.

La CIDH señaló en un comunicado que estas elecciones regionales se darán en un contexto de “cierre del espacio cívico, represión estatal, asedio policial y la militarización en los territorios indígenas y afrodescendientes de la Costa Caribe”.

En ese sentido, mencionó que a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), ha recibido información sobre “la agudización de una estrategia represiva desplegada en la Costa Atlántica con el fin de transmitir un mensaje de control y temor en contra de los movimientos indígenas y afrodescendientes críticos al gobierno”.

Con ello se busca limitar su participación de cara a las elecciones regionales convocadas el 3 de marzo de 2024 para renovar los cargos de 90 autoridades de las regiones autónomas”, anotó.

La CIDH mencionó la cancelación de la personería jurídica del partido indígena Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (YATAMA) y la toma de sus instalaciones regionales. Asimismo, la detención del diputado Brooklyn Rivera, de quien hasta el momento se desconoce su paradero, así como de la representante legal y la diputada suplente Nancy Elizabeth Henríquez; ambos beneficiarios de medidas provisionales por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

La Comisión criticó también el cierre y la confiscación de las sedes de las radios comunitarias indígenas Yapti Tasba Bila Baikra en Bilwi y Waspam, “los permanentes actos de persecución contra líderes y lideresas indígenas para criminalizarles y retirarles del espacio político; y los ataques sistemáticos de colonos armados que actúan con la tolerancia de las autoridades del Estado para despojar y desplazar a las comunidades de sus territorios”.

Este conjunto de acciones atenta gravemente contra la autonomía de las comunidades indígenas y afrodescendientes de la Costa Atlántica, coloca en riesgo su supervivencia cultural y étnica, y busca afianzar el régimen de concentración del poder en el Ejecutivo en esa zona del país, a partir de la cooptación de sus instituciones y la comprobada ausencia de un sistema electoral independiente”, recalcó.

DEMANDAS AL RÉGIMEN ORTEGUISTA

La CIDH demandó al régimen de Daniel Ortega a “adoptar todas las medidas necesarias, de conformidad con sus obligaciones internacionales, para garantizar que las comunidades indígenas y afrodescendientes puedan participar, en condiciones de igualdad, tanto en las elecciones como en la toma de decisiones sobre asuntos que inciden o pueden incidir en sus derechos y en el desarrollo de dichas comunidades, de acuerdo a sus valores, usos, costumbres y formas de organización”.

Asimismo, a “cesar la represión contra las comunidades indígenas y afrodescendientes, contra las personas integrantes del partido indígena Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (YATAMA), y a respetar y garantizar las libertades fundamentales”.

Además, la CIDH “urge a Nicaragua a informar de inmediato sobre el paradero del señor Brooklyn Rivera en cumplimiento a las medidas provisionales otorgadas por la Corte IDH”.