Científicos advierten de “tendencia ascendente” del COVID-19 en Nicaragua

El Comité Científico Multidisciplinario (CCM) advirtió el miércoles de una “tendencia ascendente” del COVID-19 en Nicaragua, y señaló que, contrario a oleadas anteriores, en esta ocasión la población joven podría requerir hospitalización.

“Estamos en una tendencia ascendente, las actividades que se han promovido de multitudes, así como en diciembre, y tuvimos un pico en enero, ahora estamos esperando el impacto mayor tras la Semana Santa”, dijo el miembro del CCM Carlos Hernández durante una teleconferencia de integrantes del comité.

En la pasada Semana Santa el régimen de Daniel Ortega adelantó el salario a los trabajadores del Estado, los envió de vacaciones y promovió actividades de aglomeración en todo el país.

Los miembros del CCM, expertos en diversas ramas de la medicina y otras disciplinas, recordaron que el hecho de que los datos oficiales de Nicaragua sobre la pandemia muestre una incidencia mínima de COVID-19 no significa que el país sea una isla en medio del continente americano.

“La evidencia indica que a Nicaragua le ha golpeado tan duro la pandemia como a cualquier país en América Latina e incluso como los que más. El exceso de mortalidad nos señala, y con mucha contundencia, que durante los cinco meses más importantes se superaron los 2.000 muertos, para llegar al promedio de 3.400 muertos al mes”, señaló Hernández.

“Fuimos un país de muy alta mortalidad en el planeta, que eso no se esté registrando suficientemente bien es diferente”, agregó.

En una declaración enviada a la agencia Efe, el epidemiólogo Leonel Argüello, también integrante del CCM, recordó que en la alerta emitida el pasado lunes por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre un incremento en las hospitalizaciones, el organismo recomendó que los países de la región, incluida Nicaragua, tome medidas pensando incluso en la gente joven.

“Esto es fundamental que en nuestro país, especialmente ahora que pasó Semana Santa y que hubo gente joven que no se cuidó, pedir ayuda médica aunque no esté complicado para poder dar seguimiento”, resaltó Argüello.

La promoción de actividades multitudinarias por parte del régimen, así como el silencio oficial sobre las recomendaciones de la OPS, llevó al no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) a lanzar una campaña de prevención del COVID-19.

“Alerta Nicaragua, al igual que en la Semana Santa 2020, este año el régimen Ortega Murillo promovió todo tipo de actividades recreativas y aglomeraciones, tal como si el covid-19 no existiera en el país. Consecuencia de eso hoy día se ha reportado un incremento de contagios, ya no sólo en personas adultas mayores, sino (también) en jóvenes”, indicó el Cenidh, para justificar su campaña de prevención.

Hasta ahora el MINSA ha registrado 182 muertos y 6.918 casos confirmados de COVID-19, datos que no son aceptados por el gremio médico.

En tanto, el independiente Observatorio Ciudadano Covid-19 reporta 3.055 fallecimientos por neumonía y otros síntomas del nuevo coronavirus, así como 13.806 casos sospechosos.

Ambos registros están por debajo de lo que mostró un estudio de exceso de mortalidad elaborado por el CCM en agosto pasado, que indicó que el COVID-19 dejó entre 7.600 y 8.500 muertos hasta ese mes.

*Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.