Comités sobre tortura de la ONU denuncian falta de cooperación del régimen de Ortega

El Comité contra la Tortura y el Subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas denunciaron hoy en un comunicado conjunto la falta de cooperación del régimen de Daniel Ortega con su trabajo, y en respuesta a ello publicaron un informe confidencial sobre diversos abusos a detenidos en ese país, según reporta EFE.

El informe describe violaciones de los derechos de detenidos observadas por el subcomité en la visita que sus expertos realizaron a Nicaragua en 2014, a la que debía seguir una en 2023, que finalmente ha sido cancelada por la negativa del régimen de Daniel Ortega a aceptar su entrada.

Los Estados tienen que asumir sus responsabilidad en caso de incumplimiento de sus obligaciones relativas a la prevención de la tortura y los malos tratos”, destacó la presidenta del subcomité, Suzanne Jabbour.

El informe elaborado tras el viaje de los miembros del subcomité a Nicaragua en 2014 recoge diversos abusos contra detenidos durante su arresto, confinamiento en comisarías u otros centros de confinamiento, que incluyeron puñetazos, golpes con bastones o bates.

También denuncia el uso de la tortura como método disciplinario, a través de prácticas como suspender a un detenido por los brazos durante horas, o atarlo en periodos de hasta dos días sin comida ni agua a un poste, un árbol o una silla.

Un detenido denunció al subcomité haber sufrido violaciones sexuales múltiples por otros reos como forma de castigo, y también se recogen en el informe maltratos físicos a mujeres, menores de edad y miembros de minorías indígenas y afrodescendientes privados de libertad.

El informe también se hace eco de las condiciones críticas de hacinamiento en muchas cárceles y centros de detención de Nicaragua, con ejemplos como el de la prisión de máxima seguridad de Tipitapa, donde los detenidos sólo podían salir de su celda, que carecía de ventilación, esposados de pies y manos.

En otros centros los detenidos sólo podían salir de sus celdas cuando recibían visitas o al ser llevados a los juzgados, señala un informe que también alertaba de los insuficientes servicios de atención médica para muchos reos.

El comunicado de protesta firmado hoy por los dos órganos de Naciones Unidas se publica después de que en julio el Comité contra la Tortura tuviera que llevar a cabo su revisión periódica de la situación en Nicaragua in absentia del Estado parte, lo que retrasó cuatro meses la publicación de sus conclusiones finales.

Hemos decidido realizar una declaración conjunta y publicar el informe confidencial en vista de la gravedad de la situación y la necesidad de una respuesta coordinada a fin de prevenir la tortura”, destacó el presidente del comité, Claude Heller.

Ambos órganos recordaron que Nicaragua ratificó la Convención contra la Tortura en 2005 y su protocolo facultativo en 2009, por lo que el Estado se comprometió a establecer un mecanismo nacional de prevención independiente y permitir las visitas de supervisión a centros de detención por parte del subcomité.

En los últimos años el régimen de Ortega se ha mostrado contrario no sólo a este tipo de colaboración sino que “ha llegado a cuestionar la legitimidad del sistema de organismos de tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas en su conjunto”, destacaron los dos órganos de la ONU en el comunicado conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.