Cuáles son los (leves) efectos secundarios que puede causar la vacuna del COVID-19 según tu edad, sexo y dosis

Con la vacunación avanzando en todo el mundo y el prospecto de alcanzar una inmunidad colectiva que nos devuelva a la normalidad siendo todavía una distante posibilidad, mucho se ha especulado sobre los efectos que causan las vacunas en las personas que las reciben.

Si bien estos efectos son temporales y varían de persona a persona, no se ha identificado hasta el momento un factor de riesgo lo suficientemente grande para que alguien prefiera no vacunarse y seguir expuesto a un virus que ha causado millones de muertes en todo el mundo.

Lo que sí han logrado determinar los científicos son algunos patrones según la edad, el sexo, el estado de salud de una persona y la dosis que está recibiendo para hacernos una idea de cuáles pueden ser esos posibles efectos secundarios.

Por ejemplo, los ensayos clínicos sugieren que los efectos secundarios son generalmente más pronunciados entre las mujeres y los adultos más jóvenes, especialmente después de la segunda dosis.

1-La segunda dosis suele tener efectos secundarios más fuertes

El efecto secundario más común de las tres vacunas estadounidenses autorizadas es el dolor o la hinchazón en el lugar de la inyección: casi el 92 por ciento de los participantes en el ensayo clínico de Moderna desarrollaron este efecto secundario. En el ensayo de Pfizer, el 84 por ciento de los participantes informaron eso, al igual que el 49 por ciento en el de Johnson & Johnson.

Otros efectos secundarios comunes incluyen fatiga, dolor de cabeza y dolores corporales o musculares. Alrededor del 65 por ciento de los que recibieron la vacuna en los ensayos de Pfizer y Moderna, y el 38 por ciento en los de Johnson & Johnson, desarrollaron fatiga.

Para aquellos que no han tenido COVID-19 antes, los efectos secundarios tienden a ser más numerosos y severos después de la segunda dosis.

Aproximadamente el doble de participantes en el ensayo de Pfizer desarrollaron escalofríos y dolor en las articulaciones después de la segunda dosis que después de la primera. Mientras tanto, en el ensayo de Moderna, alrededor de cinco veces más participantes desarrollaron escalofríos después de la segunda dosis que de la primera.

La fiebre también fue mucho más común entre los que recibieron la segunda dosis que entre los que recibieron la primera dosis en ambos ensayos.

2- Las personas que ya han tenido COVID-19 pueden desarrollar más efectos secundarios después de la primera dosis

Un pequeño estudio de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai encontró que los efectos secundarios de la vacuna, como fatiga, dolores de cabeza y escalofríos, eran más comunes entre las personas con inmunidad preexistente al coronavirus que entre las personas que nunca antes se habían infectado.

Alrededor del 73 por ciento de los receptores de la vacuna que previamente habían tenido COVID-19 desarrollaron efectos secundarios después de una dosis de Pfizer o Moderna, en comparación con el 66 por ciento de los receptores de la vacuna que nunca se habían infectado antes.

“Si ya ha tenido una infección por COVID-19, ha desarrollado células de memoria a partir de esa infección”, dijo a Insider el Dr. Vivek Cherian, médico de medicina interna de Baltimore.

“Si alguna vez volviera a estar expuesto a la infección, su cuerpo básicamente sería capaz de responder de manera más rápida y robusta esa segunda vez. Es por eso que tiende a tener efectos secundarios más fuertes de esa vacuna inicial”, agregó.

3- Los adultos más jóvenes pueden sentirse más agotados después de ser vacunados que las personas mayores

Nuestro sistema inmunológico se deteriora gradualmente a medida que envejecemos, lo que significa que los cuerpos de las personas mayores no trabajan tan duro para defenderlos de invasores extraños, incluida la proteína introducida en el cuerpo a través de una vacuna.

“Las personas más jóvenes tienen una respuesta inmunitaria mucho más vigorosa, por lo que debería tener sentido que también tuvieran más efectos secundarios”, dijo Cherian.

Después de una dosis de la inyección de Moderna, el 57 por ciento de las personas menores de 65 años desarrollaron efectos secundarios, en comparación con el 48 por ciento de las mayores de 65 años. Después de la segunda dosis, casi el 82 por ciento de las personas del grupo más joven desarrollaron efectos secundarios, en comparación con casi 72 por ciento de los adultos mayores.

Pfizer desglosó sus datos de manera ligeramente diferente: alrededor del 47 por ciento de las personas de 18 a 55 años desarrollaron fatiga después de la primera dosis, mientras que el 34 por ciento de las personas de 56 años o más informaron ese efecto secundario. Después de la dosis dos, las cifras aumentaron al 59 por ciento y al 51 por ciento, respectivamente.

Después de la vacuna de una sola inyección de Johnson & Johnson, casi el 62 por ciento de las personas de 18 a 59 años desarrollaron efectos secundarios, en comparación con el 45 por ciento de las personas de 60 años en adelante.

4- Las mujeres pueden esperar más efectos secundarios en general

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades analizaron las reacciones de los estadounidenses a casi 14 millones de dosis de las inyecciones de Pfizer y Moderna de diciembre a enero.

Los resultados mostraron que aproximadamente el 79 por ciento de los casos de efectos secundarios de la vacuna informados a los CDC provinieron de mujeres, aunque solo el 61 por ciento de las dosis se administraron a mujeres en general.

Cherian dijo que las mujeres también tienden a reaccionar con más fuerza a las vacunas contra la poliomielitis, la influenza, el sarampión y las paperas.

“Todas estas vacunas en general, las mujeres tienden a tener mayores efectos secundarios”, dijo. “Son incluso más pronunciados para una mujer premenopáusica en comparación con una mujer posmenopáusica”.

Los científicos sospechan que la diferencia tiene que ver con los niveles de estrógeno.

“La testosterona tiende a ser una hormona inmunosupresora y el estrógeno tiende a ser un estimulante inmunológico. Así que lo más probable es que sea la hormona estrógeno, por eso las mujeres tienden a tener más efectos secundarios”, dijo Cherian.

5- La mayoría de las afecciones médicas de alto riesgo no darán lugar a efectos secundarios más fuertes

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados no tienen una defensa sólida contra las infecciones virales en general, por lo que son particularmente vulnerables al COVID-19 grave. Por esa razón, los CDC recomiendan que estos grupos se vacunen de inmediato.

Pero es posible que las personas inmunodeprimidas, como los pacientes con cáncer, tampoco generen una fuerte respuesta inmune a la vacuna.

“Su respuesta inmunológica esencialmente dicta sus efectos secundarios, por lo que si está inmunodeprimido, es posible que no tenga necesariamente tantos efectos secundarios, pero aún así debe vacunarse”, dijo Cherian.

Las vacunas deben brindar a las personas inmunodeprimidas al menos algo de protección contra el COVID-19 grave, incluso si no sienten ningún efecto secundario, aunque la efectividad puede ser menor que para la persona promedio.

Cherian dijo que para las personas con enfermedades autoinmunes, mientras tanto, los efectos secundarios probablemente no serán peores que para la persona promedio.

“Si tiene esos factores de alto riesgo, realmente, realmente desea vacunarse”, dijo.

“Tratar algunos efectos secundarios de algunas diarreas o dolores musculares es mucho, mucho mejor que algunos de esos efectos secundarios graves y potencialmente mortales de la infección por COVID-19”, concluyó.

*Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *