Cura de Ciudad Darío a policías: “Dios toque sus pobres corazones y les haga sentir el dolor de su pueblo”

El sacerdote Sebastián López de la parroquia Santa Lucía, en Ciudad Darío, Matagalpa, tuvo que oficiar la misa este martes a través de una reja metálica porque la Policía Orteguista no dejó ingresar a los feligreses al templo.

La Policía rodeó esta mañana la iglesia Santa Lucía para impedir que la población participara en la misa matutina. Sin embargo, se topó con fe católica de los feligreses, quienes se fueron congregando tras la reja y pared que separa al templo de la calle.

Así, el sacerdote López decidió realizar la misa desde el atrio de la iglesia, mientras los fieles recibieron sus palabras desde las afueras del templo ante la mirada de la Policía.

Debido a la presencia la policía y por resguardar la seguridad de nuestros sacerdotes, el Presbítero Sebastián López, realiza la celebración eucaristíca en el atrio de la parroquia Santa Lucía, Darío, Nicaragua. Parroquia que pertenece a la Diócesis de Matagalpa. Con lágrimas rodando sus mejías y orando a las afueras de la sede los fieles acompañaron a sus sacerdotes. Oremos por nuestra iglesia”, anunció la parroquia.

En otro mensaje, el religioso apuntó: “No los maldecimos oramos por usted hermanos policías, Dios toque sus pobres corazones y les haga sentir el dolor de su pueblo. Un día sus hijos le preguntarán. ¿Porque quieren tocar a Dios con las manos sucias? Ese día les dolerá el alma. Oremos por ellos”.

Al final de la misa, el cura pidió a los fieles irse a sus casas y tener “mucha oración, tener mucha fe, pedir paz interior sobre todo al Señor que nos fortalezca y Él sea la solución de nuestra nación y que es el rey de reyes pueda dar buen desarrollo a nuestras vidas y a nuestra estabilidad humana”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.