Daniel Ortega dejó plantado a su fallecido amigo Jacinto Suárez

El dictador Daniel Ortega prefirió aislarse y no asistir al homenaje póstumo que la Asamblea Nacional le organizó a su amigo Jacinto Suárez quien falleció el día de ayer de causas naturales.

Estaba previsto que Ortega y su mujer Rosario Murillo participaran en la actividad, pero al final no llegaron. El homenaje se realizaría en la Asamblea Nacional, pero fue en las afueras del Olof Palme.

https://www.facebook.com/watch/?v=265465827791971

Según la agenda, Murillo leería un decreto de otorgamiento de la “medalla en oro Augusto C. Sandino en su máximo grado” al fallecido, y Ortega le entregaría dicha medalla a la viuda de Suárez, daría un discurso, y finalmente le entregaría la esposa del diputado la bandera del FSLN; pero todo lo hizo el orteguista Gustavo Porras, ante la ausencia de la pareja de dictadores.

Desde hace más de 20 días, Ortega no da la cara ante plena pandemia del COVID-19, analistas han señalado que por ser él parte de las personas vulnerables ante el virus por su avanzada edad (74 años), y porque padece Lupus, ha preferido estar en cuarentena como medida de prevención, pese a que su régimen está en campaña de que “todo está normal” en el país organizando marchas y actividades masivas.

La ausencia de Ortega incluso ha alimentado la especulación de su muerte.

Cabe destacar que durante el evento, los asistentes guardaron distancia uno del otro, incluso la directiva de la Asamblea Nacional integrada por diputados orteguistas estuvieron a más de un metro de distancia. Algunos hasta usaron mascarillas y guantes de protección.

Fotos cortesía: Canal Parlamentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.