Destacados / Nacionales · 02/11/2023

Denuncian que crímenes contra periodistas en Nicaragua siguen impunes

El movimiento Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) y la ONG Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más denunciaron este jueves que los crímenes contra periodistas y comunicadores nicaragüenses, cometidos por el régimen de Daniel Ortega, “permanecen en la impunidad”.

Entre esos crímenes, ese gremio periodístico y la ONG mencionaron la criminalización, el asedio, detenciones, agresiones, enjuiciamientos, confiscaciones de medios de comunicación, destierro y desnacionalización, así como la muerte del periodista Ángel Gahona, asesinado de un disparo hace más de 5 años cuando cubría las manifestaciones en Bluefields.

En una declaración, en ocasión del Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas, el PCIN y el Colectivo indicaron que “el asesinato impune del periodista de Bluefields, Ángel Gahona, el 21 de abril de 2018 mientras daba cobertura a protestas en el Caribe Sur significó el empeoramiento de los ataques en contra de la prensa independiente de Nicaragua”.

La embestida de la dictadura de Nicaragua empezó bloqueando transmisiones de medios de comunicación y reteniendo papel, tinta y otros insumos a periódicos como La Prensa y El Nuevo Diario, confiscando en diciembre de 2018 la televisora 100 Noticias, y apresando a su director Miguel Mora y su jefa de redacción, Lucía Pineda”, según el informe.

También “el periodista deportivo Miguel Mendoza estuvo ilegalmente detenido por más de 600 días, fue condenado por jueces de Ortega a varios años de cárcel solo por comentar en sus redes sociales los abusos del régimen en contra de la población”, y fue excarcelado, desterrado, desnacionalizado y privado de su propiedad en febrero pasado, según la denuncia.

Medios de comunicación como La Prensa y Confidencial también “fueron ilegalmente confiscados” y la sala de redacción de La Prensa en pleno debió exiliarse en julio de 2022 “debido a la persecución, algo inédito en la historia de América Latina”, apuntaron.

Actualmente el periodista Víctor Ticay, corresponsal de Canal 10, después de siete meses detenido sin derecho al debido proceso, fue condenado a ocho años de prisión “bajo la acusación de difundir información falsa y conspirar para desestabilizar la integridad nacional, solo por transmitir una actividad religiosa”, agregaron.

Según el PCIN y el Colectivo, desde abril de 2018, el régimen ha despojado de su nacionalidad a al menos 22 personas del gremio periodístico, y otros 218 comunicadores se han visto forzados a irse al exilio o han sido desterrados.

Ambos organismos, se solidarizaron con el periodismo nicaragüense, reconocieron su labor como parte esencial de la democracia, la justicia y la verdad, y demandaron que se investigue, acuse y sancione conforme las leyes a los responsables de la “enorme y sistemática represión contra los reporteros y medios de comunicación”.

*Con EFE