Desde el poder todo insulto conlleva una amenaza

*Por Oscar René Vargas

Así como el civismo hace escuela, lo propio puede ocurrir con la vulgaridad. El uso del lenguaje impertinente y soez como técnica de comunicación y, por ende, como estrategia para generar hechos políticos tangibles es grave.

A menudo se justifica la tosquedad, la grosería y los insultos bajo el manto de una supuesta conexión con el pueblo, con el ciudadano de a pie, con las clases populares y demás. Mentira, lo único que demuestra es vulgaridad, ramplonería y racismo.

Se nos dice que el “líder carismático” desafía los códigos establecidos, las costumbres burguesas. Así se desarrolla una cierta pretensión de legitimidad en la normalización de la chabacanería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.