Después de la devastación de los huracanes, un dilema en Nicaragua: ¿reconstruir o reubicar?

*Por Brent McDonald y Alfonso Flores Bermúdez | The New York Times

Cuando los líderes de un pueblo indígena miskito regresaron a sus hogares días después de que el huracán Iota azotara en noviembre pasado, encontraron que su exuberante comunidad en el noreste de Nicaragua estaba en ruinas, y la costa misma se transformó.

Sus coloridas casas de madera, perfectas como postales, habían sido taladas y las playas bordeadas de cocoteros devastadas. Los bosques de manglares circundantes que proporcionaban protección y alimento al pueblo, conocido como Haulover, estaban destrozados. Los pozos de agua potable estaban contaminados con agua salada.

Y una cuña de océano del ancho de un campo de fútbol ahora atraviesa el centro de la ciudad, dejando a los aldeanos con una pregunta angustiosa: ¿quedarse y reconstruir, o reasentarse tierra adentro?

“Nunca imaginé llegar a la comunidad y no encontrar ningún punto de referencia”, dijo Marcos Williamson, ecologista de la Universidad Regional Autónoma de Puerto Cabezas que lidera una evaluación ambiental. “Fue como si estallara una bomba que prácticamente desapareció la comunidad”.

El huracán Iota, el huracán más poderoso de la temporada atlántica récord de 2020, tocó tierra directamente el 16 de noviembre en la empobrecida costa noreste, obligando a miles de personas a evacuar.

Más de dos meses después, las aproximadamente 300 familias de Haulover están divididas sobre si reconstruir en la misma costa vulnerable o reubicarse unas pocas millas tierra adentro, detrás de barreras naturales que protegen de una marejada ciclónica.

Aproximadamente 60 familias han decidido reasentarse tierra adentro, pero hacerlo probablemente requerirá la adopción de prácticas agrícolas, una transición complicada para un pueblo indígena con una fuerte dependencia del mar.

A pesar de los crecientes peligros que plantea el cambio climático, muchos residentes de Haulover son reacios a buscar terrenos más altos.

“La gente de aquí prefiere quedarse aquí”, dijo Jomary Budier, un residente de toda la vida. “Si quieren llevarnos a algún lugar que esté lejos del océano, no van a ir”.

Es una decisión que nadie quiere tomar.

Para muchos de los miskitos, retirarse tierra adentro significaría no solo abandonar parcialmente su medio de vida (pescar pargos en el mar, lubinas y camarones en la laguna), sino también dejar atrás el lugar de descanso de sus antepasados.

Un día a fines de diciembre, María Pereira vio cómo un grupo de hombres volvía la cripta de su padre boca arriba. El huracán Iota había dejado algunos de sus huesos esparcidos en los manglares.

“Estamos buscando los restos de mi padre, que murió hace cuatro años”, dijo Pereira. “Sentimos que su alma está perdida, que sigue buscando su lugar de descanso”.

Iota, que alcanzó vientos sostenidos de 160 millas por hora, fue con mucho el huracán más poderoso registrado en noviembre. Superó al huracán Eta , que azotó a Haulover y la misma zona de la costa de Nicaragua apenas dos semanas antes.

Los dos huracanes desplazaron a decenas de miles de personas en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, matando a unas 200.

Si bien nadie murió en las tormentas a lo largo de la costa de Haulover, pocas comunidades sufrieron una devastación y degradación ambiental tan completa.

Al señor Williamson, el ecologista, le preocupa que los huracanes pudieran haber sido un presagio de lo que vendrá. Recomienda una ubicación más alta en el interior. El Haulover original, ubicado en una estrecha franja de arena entre el océano y una laguna salobre, ya no parece sostenible.

“El cambio climático afecta a todos, pero no a todos por igual”, dijo WilliamsonLas comunidades pobres, las que están aisladas, son las que vemos que, en última instancia, son las más afectadas por el cambio climático. Lo que me preocupa es que el mundo no se está dando cuenta de esto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.