Discurso de Ortega fue dirigido a EEUU en un acto improvisado, asegura socióloga

A juicio de la socióloga Elvira Cuadra, el acto que realizó ayer domingo el régimen de Daniel Ortega para celebrar el 41 aniversario del triunfo de la revolución sandinista fue “improvisado” a raíz de las últimas sanciones que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos aplicó a su hijo Juan Carlos Ortega y a su testaferro José Mojica.

En entrevista con el programa “Impacto 540” que dirige el periodista Sergio Marín Cornavaca y que transmite Radio Corporación, la socióloga opinó que el discurso de Ortega fue una reacción a las sanciones de Estados Unidos y estuvo dirigido a Washington y a la comunidad internacional, no a los nicaragüenses, ni a sus fanáticos.

Socióloga Elvira Cuadra / Cortesía

“Lo que podemos encontrar fue un discurso reactivo, un discurso en el que no propone, ni ofrece ninguna clase de alternativa de solución a la crisis… En esta ocasión, está orientado a responder una serie de señalamientos públicos que hay alrededor del grupo gobernante de los Ortega Murillo. Vimos como una gran parte de sus palabras estuvieron relacionadas al tema de la pandemia, pero en términos bastante generales”, dijo Cuadra.

“Lo que vimos ayer es realmente prácticamente una representación teatral, una puesta en escena de una demostración de fuerza que en realidad no tiene, esa es la síntesis. Tengo la sensación de que ese acto fue una improvisación porque lo que se había anunciado de parte de ellos mismos en días anteriores, asumo que fue un acto organizado a raíz del último anuncio de las sanciones y lo organizaron como una demostración de fuerzas, cuando en realidad toda su base de apoyo está bien debilitada”, declaró la socióloga.

“Toda la simbología usada, toda la forma en la que fue arreglado el escenario, es para hacer una demostración de una fuerza en realidad no tienen. La forma en la que dispusieron la mesa, el lugar donde sentaron a cada uno y las menciones que hizo de cada una de las personas, tiene un doble sentido de simular esa fuerza, y además comprometer públicamente a cualquiera para que no se salga del círculo de control que tienen ellos”, añadió.  

La experta aseguró que el discurso del dictador fue para tratar de responder “entre líneas a las sanciones” de Estados Unidos. “Identifico un discurso sumamente reactivo, defensivo y que está dirigido a cierto público, no es un discurso a la nación, ni a sus partidarios”, comentó.

El público al que se refiere según Cuadra, es a la comunidad internacional, en el tema del manejo de la pandemia, porque a la ciudadanía “ya no es capaz de convencer, ni persuadir”, apuntó.

https://www.facebook.com/sergiomarincornavaca/videos/970655726707648/

Un segundo público –dijo Cuadra– fueron los funcionarios de Estados Unidos, “está relacionado con el tema de las sanciones, habló específicamente de los embajadores y debe haber otro elemento, probablemente otro tipo de comunicación que hubo con el embajador de Estados Unidos, no lo sé pero pareciera, y algo que les incomoda con el tema de las sanciones”, subrayó.

Y un tercer público son las personas “que tienen posibilidad de materializar nuevas sanciones”, agregó la experta.

Para Cuadra existe un estado de enajenación tanto en Daniel Ortega, como en Rosario Murillo y su grupo más cercano, que demuestran que no les importa de ninguna manera sacrificar las vidas del resto de las personas en medio de la pandemia del COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.