Destacados / Nacionales · 08/07/2024

El gran capital busca una “salida al suave” ¿Estarían dispuestos a pactar con Ortega?

En una entrevista exclusiva con el sociólogo, economista y analista político nicaragüense Oscar René Vargas, se abordó la compleja dinámica económica y política actual de Nicaragua, focalizada en su reciente artículo “¿Qué ha pasado y qué puede pasar con el gran capital?”.

Vargas revela un panorama donde el gran capital, liderado por 200 millonarios prominentes en Nicaragua, está explorando opciones estratégicas ante el contexto socio-político del país bajo la dictadura de Daniel Ortega.

Vargas contextualizó que sectores de la clase media y trabajadores formales se han endeudado considerablemente mediante el uso de tarjetas de crédito, lo cual, junto con una burbuja económica, ha sido mitigado en parte por las remesas familiares. Estas remesas, que alcanzan aproximadamente los 5 mil millones de dólares anuales y benefician a cerca de un millón de familias, juegan un papel crucial en la prevención de la extrema pobreza.

Por otro lado, el economista destacó el crecimiento significativo en la tasa de ganancia de los bancos, que ha vuelto a niveles pre-crisis de 2017. Esta recuperación económica, sin embargo, se concentra mayormente en beneficio del gran capital, lo que refleja una falta de visión estratégica desde el punto de vista político.

Vargas analizó los “errores tácticos” del régimen de Ortega, atribuyéndolos a decisiones equivocadas impulsadas por la “soberbia” y la lógica del “poder o la muerte” que no se adapta a la realidad actual del país.

Este contexto de incertidumbre política, ha llevado al gran capital a explorar acuerdos “bajo la mesa”, incluyendo posibles pactos con el régimen Ortega-Murillo para mantener sus privilegios, según el economista.

A mi criterio, de los problemas que tiene el gran capital es que no tiene visión estratégica desde el punto de vista político, y la prueba de ello, es lo que voy a recordar algunas cosas lo que los empresarios salvadoreños le dijeron a la gente del gran capital en Nicaragua que se estaba equivocando y que Ortega le iba a pasar la cuenta, y no le hicieron caso. Porque sus asesores político o sus alfiles políticos los conducían a otra situación”, explicó.

Yo creo que esa es la misma lógica que está prevaleciendo, la lógica de la salida al suave. Ellos están conscientes de que Nicaragua ni se habla ni siquiera de la inteligencia artificial que está pasando en el mundo, ellos están consciente de que con esta situación de empate sociopolítico del país, no es beneficio para nada a su favor y que más bien está creando contradicciones profundas. Pero no tienen la fuerza suficiente para crear un contrapoder, prevalece la lógica de la salida al suave”, añadió.

Están previendo que la salida es unas elecciones en el 2026 y eso es lo que se habla, por debajo todo el mundo está hablando de lo mismo y todo el mundo me refiero al capital y a los poderes fácticos.Hay elementos suficiente para decir que sí (que el gran capital está negociando con Ortega por debajo de la mesa). Amigos míos que son empresarios me dicen que tienen en las reuniones informales de amigos, de fiesta, los representantes del capital manejan esa solución. A pocas palabras, buen entendedor, están buscando cómo va a ser la vía de negociación, sin perder la cara. Lo que atrasa es de qué manera se va a hacer, pero que en la lógica es lo que está presente”, afirmó.

Según Vargas, el centro político de derecha de Monteverde y otros opositores en Miami, está emergiendo como potenciales “alfiles” en un nuevo “pacto económico y político”. Este pacto, inicialmente económico, busca estabilidad económica y podría marcar un cambio significativo en la dinámica política de Nicaragua.

Cuál sería la lectura política que le podríamos dar a la conformación de ese centro político de derecha de Monteverde… se están colocando en ser los posibles interlocutores de la dictadura. Pero no solamente los Monteverde, sino la gente que también está en Miami. Yo sé que hay negociaciones entre las organizaciones de Miami con la gente esta del centro político de derecha de Monteverde, independientemente de Monteverde como organización conjunta. Todo ello, te está indicando que se están preparando algo. Hay detalles que me pasan a mí, de que hay una conversación en ese sentido. No es que hay una conversación con el régimen, sino hay una conversación para negociar con el régimen”, aseguró Vargas.

El analista subraya que el gran capital no puede ignorar sectores clave controlados por el capital orteguista, como el sistema eléctrico y de distribución de combustible. Esta interdependencia económica sugiere un “matrimonio de conveniencia” entre ambos sectores, con implicaciones significativas para el futuro político y económico del país.

El gran capital ya está funcionado con el capital orteguista. El capital orteguista controla el sistema eléctrico del país, ese un poder político económico fundamental, controla el sistema de distribución del combustible.  El gran capital no puede poner de lado a estos sectores, y por eso tanto al capital orteguista le conviene blanquearse, como al gran capital le conviene alianza con ese capital blanqueado, para dar estabilidad al capital en su conjunto. Esa conveniencia mutua lo lleva a que tiene que haber un matrimonio de conveniencia”, anotó.

Para Vargas, el centro de derecha de Monteverde pretende transformarse en alfiles políticos de este nuevo pacto. “El pacto primero va a ser económico, arriba; y abajo es que se va a ejecutar, se va a implementar ese nuevo pacto”, zanjó.