El Mundo, por Oscar René Vargas

*Por Oscar René Vargas | Tomado de Revista Abril

Estados Unidos

El río Colorado vierte millones de litros de agua diario a la represa Hoover para generar energía. Sin embargo, la sequía que golpea al oeste de EE.UU. está dejando este embalse en punto muerto. “Entramos al vigesimotercer año de sequía aquí en la cuenca del río Colorado y los niveles del lago Mead han caído 28 por ciento”, explica Patti Aaron, del Buró de Reciclaje, la agencia estadunidense que opera la represa. Debido a unas precipitaciones reducidas, el incremento de las temperaturas y el consumo incontrolado, en consecuencia, el río que suministra agua a millones de personas e incontables hectáreas de cultivos ha perdido su volumen.

El nivel de agua que llegó a alzarse a unos 365 metros sobre el del mar. Pero después de más de dos décadas de sequía, ahora está a unos 320, su punto más bajo desde que fue creado. Y continúa reduciéndose a una velocidad dramática: 30 centímetros por semana. Si cae a 289 metros, las bocas de la represa quedarán expuestas y las turbinas pararán.

La moneda estadunidense siguió fortaleciéndose ante la expectativa de que EE.UU. caerá en recesión y la Reserva Federal seguirá subiendo su tasa de interés, mientras el precio del petróleo WTI operó debajo de 100 dólares. Las tasas de interés de los activos de 5 y 2 años del Tesoro de EE.UU. se volvió negativo, lo que comúnmente se llama “inversión de la curva”, lo anterior implica que las tasas a corto plazo son mayores que a largo plazo y anticipa una recesión económica.

Colombia

El próximo gobierno de Colombia tendrá entre sus objetivos, una vez que restablezca nexos con Venezuela, recuperar la producción de fertilizantes a través de la empresa venezolana Monómeros que fabrica insumos agrícolas en Colombia, y es centro de una disputa entre los dos países, aseguró ayer el presidente electo, Gustavo Petro.

Petro afirmó que pedirá a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, la última guerrilla reconocida, y a “todas las agrupaciones armadas un cese al fuego bilateral para lograr que se acabe la guerra” en Colombia.

Una cuarta parte de los hogares en las ciudades principales de Colombia consume dos o menos comida al día. La pobreza extrema amenaza la seguridad alimentaria de 6.1 millones de personas con ingresos que no superan los US$ 40 dólares mensuales, una cifra que impide acceder a una alimentación suficiente y saludable.

El 39,3% de la población nacional, 19,6 millones de ciudadanos, está en pobreza monetaria según la línea trazada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane). El presidente electo, Gustavo Petro, ha asegurado que la lucha contra el hambre será la primera prioridad de su Gobierno, un reto mayúsculo.

Gas / Alemania

Los precios del gas natural en Europa, que crecieron cerca de un 700% desde el comienzo del año pasado, empujan al Viejo Continente “al borde de la recesión”, escribe Bloomberg. Según el medio, el gas natural se convirtió en el mayor desencadenante de la inflación mundial y podría amenazar la posición del petróleo como “combustible que define la geopolítica”. “El mundo ahora piensa sobre el gas como una vez pensaba sobre el petróleo, y el papel esencial que el gas tiene en las economías modernas y la necesidad de un suministro seguro y diversificado se han hecho muy visibles”, afirmó Kevin Book, director de la empresa ClearView Energy Partners LLC.

Según precisa Bloomberg, “la operación militar rusa en Ucrania podría considerarse el principal factor detrás de la subida, en parte debido a la disminución de los suministros energéticos rusos a Europa, lo que se une a la campaña lanzada por los propios países europeos en su intento de reducir su dependencia del gas ruso. En medio de los recortes de la energía rusa, la UE importó por primera vez más gas natural licuado de EE.UU. que gas por gasoducto de Rusia”.

La empresa operadora Nord Stream AG comunicó que desactivará ambas tuberías del gasoducto Nord Stream desde el 11 hasta el 21 de julio para efectuar trabajos de reparación planificados con el objetivo de “garantizar la explotación eficaz, segura y fiable del gasoducto”.

Los bancos de Alemania temen una subida de los impagos si el país se queda sin gas proveniente de Rusia, según se desprende de los comentarios realizados por varios banqueros de alto nivel de esa nación, siendo la economía más grande de Europa en la actualidad, informa Bloomberg. El medio estadounidense indica que, si sucede este escenario debido a la escasez de dicho recurso, las entidades financieras alemanas se verán obligadas a reservar fondos adicionales para cubrir el posible aumento en los incumplimientos de pago.

Lutz Diederichs, director del banco BNP Paribas en Alemania afirmó que esto “conduciría a una recesión en la economía del país europeo, y requeriría que las entidades crediticias respaldaran los préstamos corporativos con más capital”. Alemania depende de las importaciones de gas desde Rusia, y una pérdida total del acceso a ese suministro de energía supondría un duro golpe para la economía alemana. Según la opinión de Christian Sewing, director ejecutivo de Deutsche Bank, esto provocaría “una profunda recesión”.

Economía europea

La economía europea transita por una estrecha pasarela tratando de mantener el equilibrio ante el embate de dos fuerzas: a un lado, la que imprime una virulenta inflación espoleada por el alza de los precios de la energía. Y al otro, la de una rápida desaceleración de la actividad. Ambas cobran más intensidad a medida que se prolonga la invasión de Ucrania. La invasión de Ucrania golpeó de inmediato a la actividad económica de la zona euro. Los países de la moneda única arrancaron el año con un avance del 0,3%, según Eurostat. El último informe del FMI, del pasado mes de abril, preveía un crecimiento del PIB de la zona del 2,8% para este año.

“Las encuestas de junio señalan una mayor desaceleración en el sector servicios, mientras que la industria parece estar cayendo. Con los índices de precios extremadamente fuertes, la zona euro parece haber entrado en un período de estanflación”, sostiene Jack Allen-Reynolds, economista de Capital Economics.

El principal riesgo para la recuperación es un cierre total y generalizado del grifo del gas por parte de Rusia. El Banco Central Europeo (BCE) estima que eso lastraría el crecimiento económico de la zona euro, de modo que crecería solo un 1,3% en 2022 y se contraería un menos 1,7% en 2023. Y la inflación se dispararía del 8% este año y del 6,4% el que viene. El principal temor es que Alemania entre en recesión y arrastre al resto de socios.

“Los hogares están viendo reducidos sus ingresos. El crecimiento de los salarios reales ha sido negativo durante dos trimestres consecutivos. Y las encuestas de consumidores sugieren que los hogares esperan que sus ingresos reales y su consumo disminuyan aún más durante el próximo año”, afirmó la presidenta del BCE, Christine Lagarde, en el pasado foro de Sintra (Portugal).

El euro cayó este martes a su nivel más bajo frente al dólar estadounidense desde 2002 (1,03 dólares por euro), a raíz de los datos económicos que apuntan a un creciente riesgo de recesión en la eurozona y en medio de tensiones energéticas provocadas por la guerra en Ucrania. Lo anterior se debe a la divergencia entre la postura monetaria de la Reserva Federal y el BCE, que apenas comenzará a subir su tasa de interés el 21 de julio.

Economía de Inglaterra

Después de la advertencia del Banco de Inglaterra (BdI) del pasado mayo de que la economía del Reino Unido entrará en una ligera recesión a finales de 2022, el ala dura del Partido Conservador ha pedido al primer ministro que baje ya los impuestos; los trabajadores del sector público han convocado huelgas durante todo el verano para reclamar una subida salarial compatible con la inflación (9.1% en junio, casi un 11% a finales de año, según el BdI. El BdI anticipa que el Reino Unido verá reducido su crecimiento el próximo año un 0,25%. Básicamente, será una recesión a fuego lento.

Andrew Bailey, el gobernador del BdI ha señalado: “Básicamente, energía y alimentos. Y cuando uno observa la distribución de la población en base a sus ingresos, y el consumo de los hogares en base a la distribución de esos niveles de ingresos, descubre que los hogares con rentas más bajas tienen el mayor consumo de esos bienes”. Un modo de indicar que la crisis afecta sobre todo a los más pobres.

El ministro de Salud, Sajid Javid, y el de Finanzas, Rishi Sunak, dos de las más carteras importantes del gabinete británico, dimitieron ayer por “pérdida de la confianza en el liderazgo del primer ministro Boris Johnson”, tras varios meses de escándalos. A los renunciantes no les bastaron las disculpas de Johnson horas antes por haber nombrado en la subjefatura de disciplina de los conservadores en el Parlamento al legislador Chris Pincher, un líder conservador que la semana pasada dimitió y reconoció haber toqueteado, ebrio, a dos hombres, uno de ellos diputado, en un club privado de Londres. El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, pidió convocar elecciones generales anticipadas. “El Partido Conservador está corrompido y cambiar a un solo hombre no lo arreglará”, escribió.

Economía de China

Las dificultades que encara la economía de la segunda potencia mundial son más graves que en lo peor de la pandemia en 2020, cuando se contrajo por primera vez en 30 años, reconocía el primer ministro de China, Li Keqiang, el 25 de mayo de 2022.

Una combinación letal de confinamientos en algunas de las principales ciudades del país —incluido el cierre de Shanghái, su corazón financiero, durante todo abril y buena parte de mayo—, la guerra en Ucrania y la crisis del sector inmobiliario dejaba números alarmantes en abril y ha llevado a la mayoría de los analistas a rebajar sus perspectivas de crecimiento para China este año. Pocos creen que se cumplirá el objetivo gubernamental de un alza del PIB en torno al 5,5% para este año. El Banco Mundial calcula un 4,3%. Otras entidades, como el banco suizo UBS, reducen su vaticinio a un 3%. “En estos momentos, lograr la meta oficial de crecimiento es inalcanzable”, apuntaba en una charla reciente Andrew Polk, fundador de la consultora Trivium.

La confianza de los consumidores ha sufrido un duro batacazo. En abril, las ventas al por menor caían un 11,1%; en mayo. El desempleo juvenil se encuentra en el 18,4%, el más alto desde que se empezó a calcular de manera oficial en 2018 y por encima de la media de la Unión Europea (un 13,9%) o de EE.UU. (7,8%). “China no va a entrar en recesión”, zanja Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia del banco de inversión Natixis. Tampoco “va a ser fuente de recesión global, pero sí de desaceleración, a la que contribuye en la medida en la que no crece tanto como su potencial”.

Economía de Rusia

Según el escenario base, que prevé una bajada del precio del petróleo a finales de año hasta los US$ 73 a US$ 74 dólares el barril. el producto interno bruto debería contraerse entre 7.8% y 8.8% en el 2022, informó el Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia (MDER). Si las sanciones occidentales se endurecieran y los precios del petróleo bajara, la economía se contraería un 8,8% según el MDER.

El Banco Central de Rusia (BCR) dijo que el “entorno exterior era difícil para la economía rusa” y pesaba “mucho en la actividad económica”, señalando que las empresas “se enfrentaban a dificultades considerables en términos de producción y logística”. En este contexto, el BCR había estimado que el PIB del país debería caer entre un 8% y un 10% este año, para luego empezar a “crecer de nuevo en el 2023 gracias a una transformación estructural” de la economía. Por otra para, la agencia de estadística ROSSTAT publicó una primera estimación del PIB en el primer trimestre del año, que aumentó un 3.5%, en un período en que la economía aún no se había visto afectada por las sanciones occidentales.

Este aumento del 3.5% representa una “pequeña contracción” del PIB en comparación con el último trimestre del 2021, señala Capital Economics, pero le seguirá “casi con toda seguridad una fuerte caída de la producción en el segundo trimestre, cuando se sientan los efectos de las sanciones occidentales”. La consultora prevé una caída del 12% del PIB ruso en el 2022.

“El periodo en el que la economía ha podido vivir de las reservas se ha terminado”, alertó la gobernadora del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiúllina. Situación que se aproxima más después de que la Unión Europea (UE) haya acordado una nueva ronda de sanciones

“La producción no se parará del todo. El problema es que hemos entrado en una regresión, la producción no se basará en tecnología moderna, sino anticuada. Será un proceso de desindustrialización porque por culpa de las sanciones habrá restricciones tecnológicas”, advierte Alexéi Portanski, profesor de la Escuela Superior de Economía de Moscú, recalca que esto “aumentará el desempleo, mientras que la calidad de la producción será peor”. “Esto será un proceso continuo, no inmediato, un camino a largo plazo”, agrega el profesor.

El economista Portanski se muestra prudente en la previsión para este año. “Cualquier pronóstico es prematuro, hay un factor político enorme. Si se llega a algún tipo de acuerdo sobre Ucrania, la situación económica puede normalizarse. Si el conflicto se hace más profundo, entonces los peores pronósticos pueden cumplirse”, advierte.

México

Construir la refinería Olmeca en la zona de Dos Bocas, la mejor decisión en el mejor momento. En 2022, con los precios elevadísimos de las materias primas, fletes exorbitantes y cadena de suministro interrumpida, hubiera sido imposible construir una refinería como de la Dos Bocas. La seguridad energética es importante en todo momento, pero ahora es indispensable.

De los discursos oficiales podemos rastrear tres argumentos fundamentales del gobierno de López Obrador para justificar la obra: agregar valor al petróleo crudo que ya se extrae en el país; promover la economía por medio de más empleos y desarrollo del mercado interno y la primordial, fortalecer la seguridad energética nacional.

El mero hecho de crear nueva infraestructura en el sureste mexicano que requería, entre muchas otras cosas, la rehabilitación de un puerto, una inmensa construcción civil, diversas obras complejas de ingeniería y una planta de cogeneración de electricidad de más de 200 megawatts creó nuevos empleos y derrama económica tanto en la región, que es la menos desarrollada del país, como a las empresas mexicanas que participaron.

La decisión del presidente López Obrador de construir la Refinería Olmeca en Dos Bocas, previo a la llegada de la pandemia y la guerra en Europa del Este, fue la mejor decisión en el mejor momento.

Ucrania

Jeffrey Sachs, profesor universitario y director del Centro por el Desarrollo Sustentable en la Universidad de Columbia (NewYork), declara que “la guerra en Ucrania es la culminación de un proyecto de 30 años del movimiento neoconservador de EE.UU.”. Y agrega: “La administración Biden está repleta de los mismos neoconservadores (neocons) que encabezaron las guerras de selección de EE.UU. en Serbia (1929), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011), Libia (2011) y quienes hicieron demasiado para provocar la invasión de Rusia a Ucrania”. Biden “ha empleado a su equipo con neocons” con cuyo resultado, Biden “está dirigiendo a Ucrania, a EE.UU. y a la Unión Europea hacia otra debacle geopolítica”.

Destaca que “los neocons encabezaron la expansión de la OTAN a Ucrania mucho antes de que se convirtiera en la política oficial de EE.UU.” con Baby Bush en 2008, ya que consideraron que la “membresía de Ucrania a la OTAN era clave para el dominio regional y global de EE.UU.”, como expuso sin tapujos Robert Kagan (esposo de Vicky Nuland, de la actual subsecretaria de relaciones exteriores de EE.UU.). Nuland tuvo un papel fundamental en el derrocamiento del presidente prorruso Victor Yanukovich en Ucrani en 2014.

Finalmente, Sachs expone el más probable epílogo: “Rusia conquistará una larga porción de Ucrania, quizá dejándola sin salida al mar, mientras la frustración aumentará en Europa y EE.UU. con las pérdidas militares y las consecuencias estanflacionarias de la guerra y las sanciones”. Propone como solución real: “finiquitar las fantasías de los neocons de los pasados 30 años”.

Las fuerzas rusas siguieron avanzando ayer en el Donbás, en el este de Ucrania, sobre la ciudad de Sloviansk, el próximo objetivo de Moscú que le permitiría ganar terreno en esa parte del país. Pavlo Kyrylenko, gobernador de la provincia de Donietsk, que junto con la de Lugansk conforma el Donbás, señaló en la televisión que su región había sido atacada durante toda la noche y la mañana.

Las tropas rusas capturaron el domingo la ciudad ucrania de Lysychansik, posición que otorgó a Rusia el control total de la región de Lugansk, uno de sus principales objetivos de guerra. La toma de Lysychansik les permite ahora progresar más hacia el oeste del Donbás, parcialmente controlado por los separatistas prorrusos desde 2014. Además de Sloviansk, también está en la mira de los rusos la ciudad de Kramatorsk, una de las últimas posiciones ucranias en Donietsk.

Las tropas rusas también tratan de avanzar en otras partes del territorio, como en Járkov, la segunda ciudad de Ucrania en el noreste. Según Moscú, su ejército bombardeó cuatro almacenes de municiones y artillería en la región, donde los ucranios afirmaron que habían repelido intentos de ataques. En el frente del suroeste, en la región ucrania de Jersón, que está bajo ocupación rusa, las tropas de Rusia desplegaron helicópteros y artillería para intentar hacer frente a un contrataque de los ucranios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.