Elecciones en los Estados Unidos de América: fin de un error llamado Trump

Mi opinión: Debo aclarar que cuando hablo de Democracia, no estoy hablando del partido Demócrata (del cual no participo), sino del «sistema político que defiende la soberanía y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes». Democracia NO es Socialismo, NO es Comunismo. 

Dicho eso, debo agregar que es tremendamente vergonzoso e irresponsable que quien preside el gobierno de los Estados Unidos esté atacando y desprestigiando el sistema electoral del país que gobierna. Sabemos que es un sistema imperfecto pero que está basado en el civismo, confianza y respeto hacia la voluntad de sus ciudadanos. El inquilino de la Casa Blanca habla de fraude electoral en los estados cuyo conteo de votos no le favorece, demostrando su enorme inmadurez y arrogancia, usando una vez más su habilidad de manipulación sobre sus seguidores, y desconociendo el verdadero fundamento de la Democracia.  

Pensó quizá que el país completo se volcaría en su apoyo, y por lo tanto se auto nombra líder único.  Su megalomanía no le permite ver que la mayoría de la población en este país (demostrado por el número de votos ciudadanos) está cansada de su política de odio, violencia, racismo, discriminación, separación de familias, desprecio a los hispanos, mal manejo de las políticas gubernamentales; de sus discursos plagados de falsedades, engaños constantes, y postulados erróneos; todo para hacer coincidir las acciones en su propio beneficio y para cumplir su propia agenda personal.

Sus falsas declaraciones de fraude, que sus abogados no pudieron sustentar frente al juez y por lo tanto, ausentes de pruebas, fueron desestimadas, y su llamado a la violencia, están poniendo en peligro la estabilidad de la nación en un país en el cual desde 1798 el traspaso de poderes es civilizado y pacífico, respetando la Constitución por encima de todo.

Este señor en cuestión, ¿acaso pretendía entronizarse en la presidencia de los Estados Unidos? ¿Será que se siente vulnerable y con temor si abandona la presidencia, ya que existe la probabilidad de que pueda enfrentar varios procesos judiciales y entre otras cosas estaría afectado económicamente, viéndose obligado a declarar bancarrota personal y empresarial, además de que deberá responder por los 421 millones de dólares de deuda personal a acreedores misteriosos, desconocidos y extranjeros que pueden representar riesgo a la seguridad nacional? Al dejar la presidencia su vida puede tornarse en un caos.

El señor Trump ha sido un error en la historia de los Estados Unidos de América. Al poner en duda la institucionalidad del país, con sus ataques constantes a la Democracia y con sus actitudes dictatoriales, él no responde a los ideales de esta Nación. Por el contrario, el daño que le está haciendo al país es inmenso, y habrá que trabajar fuerte de cara al futuro para lograr su recuperación. Sin embargo, no perdamos la esperanza, continuemos apostando por el re establecimiento de la cultura política e institucional que propicie el desenvolvimiento de los procesos cívicos y traspaso de poderes como la Nación civilizada que ha sido. El no necesita hacer a Estados Unidos de América grande de nuevo– ya lo es, pero sin él.

*Sonia Argentina Bodán Bravo

La autora es Psicóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *