En Nicaragua la única política que manda sobre las demás problemáticas es, sostener a Daniel Ortega y su familia en el poder, dice abogado y defensor de DDHH

El abogado Carlos Guadamuz del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, criticó fuertemente el “doble rasero” de las instituciones estatales nicaragüenses y su incapacidad para resolver los problemas de inseguridad ciudadana en Nicaragua, en referencia al asesinato de dos niñas en Managua.

Guadamuz, indicó en entrevista con La Mesa Redonda que el Estado de Nicaragua no puede renunciar a proteger algún derecho, anulando o derogando otros; y que en el caso de la Policía está obligada a “actuar inmediatamente” en estos casos como el de las hermanitas de 7 y 10 años que fueron violadas y asesinadas, y cuyos cuerpos fueron encontrados en un predio montoso en Ciudad Belén, Managua, el lunes 5 de septiembre, tras haber sido reportadas como desaparecidas desde el día 2.

Este femicidio contra las niñas, nos indica que en el caso de las menores y toda persona que tiene algún factor de vulnerabilidad, decir que cuando se desaparece una persona, la Policía está obligada a actuar inmediatamente”, dijo el abogado.

Sin embargo, lamentó que “dentro la lógica actual del Estado de Nicaragua la única política que manda sobre las demás problemáticas que tiene el país es de que se quede Daniel Ortega y su familia en el poder”.

El principal interés de los entes del Estado y la función de la utilización de todos sus medios y recursos está determinada para sostenerle en el poder”, aseguró.

El abogado y defensor de Derechos Humanos reprochó que en Nicaragua se dispongan de “órganos paraestatales de represión en el sentido político”, y que la Policía tenga “como prioridad disponer de todos sus medios para la represión política, la vigilancia política, la militarización, el despliegue policial que mantienen en todo el país”.

En ese sentido, planteó como ejemplo “todos los medios que utilizaron para ir a detener a Monseñor (Rolando Álvarez) a Matagalpa, donde prácticamente sitiaron a toda la ciudad” y destacó que “todos esos despliegues policiales que tienen costos, recursos económicos, debieron haberse utilizado para garantizar la seguridad ciudadana de los nicaragüenses”.

Guadamuz insistió en que la “política de represión incide sobre las demás” y que “la estrategia de seguridad de Daniel Ortega le favorece solo a él. La única seguridad que existe en el país es la de sostenerse en el poder y no la seguridad ciudadana”.

Remarcó que el Estado no tiene la capacidad de resolver problemas y proteger los Derechos Humanos de la población nicaragüense, sobre todo de los infantes en el país, pues “la única política donde todas las estructuras del Estados, la única estrategia que los mueve es sostener a Daniel Ortega en el poder”.

Asimismo, reprobó que haya sido Rosario Murillo quien ordenara años atrás la derogación las Comisarías de la Mujer y quien “participó en coadyuvar para que el crimen de su hija quedara en la impunidad”, en relación a la acusación de violación que Zoilamérica Narváez Murillo hizo en contra del dictador Daniel Ortega en 1998.

Estos crímenes se cometen en todos los estratos sociales, han ocurrido femicidios perpetrados por personas vinculadas al poder y muchas veces fueron catalogadas para garantizar la impunidad como ‘suicidios’”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.