En Nicaragua los pobres deben elegir entre comer y protegerse de COVID-19

En Nicaragua los pobres deben elegir entre comer y protegerse de la pandemia del COVID-19, y normalmente se deciden por lo primero, afirmó este martes Valeska Valle, dirigente del Movimiento Universitario 19 de Abril (MU19A) e integrante de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“El desempleo hace que ellos tengan que elegir entre comer y protegerse del coronavirus. Nos chocó un ejemplo que nos puso un vendedor, que dijo que con lo que iba a gastar en una mascarilla y alcohol en gel, mejor compraba comida”, dijo Valle en declaraciones a la agencia EFE.

La decisión del vendedor es la misma que enfrenta el 28,2 % de la población nicaragüense que vive en la pobreza, según datos de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

El movimiento juvenil de Valle es una las cuatro agrupaciones juveniles que obsequian paquetes con materiales de higiene y prevención en zonas populares del país.

Un paquete como el que donan los jóvenes opositores a las personas menos favorecidas puede costar entre 84 córdobas y 120 córdobas, cantidades que pueden representar una jornada laboral para los trabajadores informales menos favorecidos de Nicaragua, el segundo país más pobre de Latinoamérica.

En un mes, los jóvenes han entregado más de 3.000 paquetes de protección ante el COVID-19, compuestos por una mascarilla reutilizable, una botella con alcohol en gel y otra con jabón líquido.

Las necesidades, tanto económicas como de información, se notan principalmente en los departamentos, según Valle.

“Ellos saben que es peligroso, que está pasando algo, pero no tienen idea de lo que realmente es, no saben los síntomas, la mayoría no porta mascarillas, a veces utilizan unas que son hechas por ellos mismos, pero que no los protege en absoluto”, sostuvo la joven.

Valle confirmó que la repartición de paquetes de prevención de la pandemia se realiza de forma sigilosa, para evitar que los jóvenes sean capturados por la Policía Orteguista.

“Somos cuidadosos, estudiamos el lugar, y no tardamos más de tres minutos, para evitar a la Policía”, sostuvo.

Según cifras del régimen de Daniel Ortega, el número de casos de COVID-19 alcanzó los 759, con al menos 35 muertos, entre los que no se cuentan “otros fallecimientos de personas que han estado en seguimiento”, de acuerdo con el informe del MINSA.

Mientras que el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, que goza de mayor credibilidad que el MINSA, reporta al menos 2.323 casos, con 465 fallecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.