Nacionales · 27/01/2021

“Entregan las pruebas del COVID como que estuvieran repartiendo chicha”, dice ciudadana

El lunes 25 de enero, circuló en las redes sociales un video en el que una ciudadana mostraba la extensa fila que las personas son obligadas a formar para retirar el resultado de la prueba del COVID-19, en las afueras del Laboratorio Central del Ministerio de Salud (MINSA) ubicado en el Complejo “Conchita Palacios” en Managua, lugar donde el régimen de Daniel Ortega centraliza los test del coronavirus a un precio de 150 dólares.

Para Yesenia Castillo, la ciudadana que grabó el video que se hizo viral en las redes sociales, por los 150 dólares que cuesta realizarse una prueba, las autoridades de salud deberían brindar mejores condiciones a las personas que acuden al Conchita Palacios, o de lo contrario descentralizar el servicio.

Castillo dijo a través de un Facebook Live este martes que, realizó el video por considerar que es su derecho reclamar cuando algo le parece injusto; asimismo aclaró que no se trata de nada político.

La joven expuso la larga fila que hacen las personas, la aglomeración y la falta de privacidad que existe dentro del Complejo a la hora que son entregados los resultados, pues aseguró que los documentos son dados como si “estuvieran repartiendo chicha”.

“No puedo concebir que algo valga 150 dólares y que pasés todas esas calamidades. No puede ser que te entreguen las pruebas del COVID como que estuvieran repartiendo chicha, no puede ser posible; llaman a la gente y casi 20 personas están encima de la funcionaria del laboratorio, ella está hablando y diciendo los nombres de las personas y todo el mundo está viendo los resultados de tu prueba, una prueba que vale 150 dólares y que no tiene ni siquiera la privacidad de entrega”, criticó. “Yo pago 150 dólares y yo exijo y pido al menos lo básico”, añadió.

Según la agencia EFE, luego de que los reclamos en las redes sociales se hicieron virales, las filas pasaron a ocupar el interior de las instalaciones del Conchita Palacios, y patrullas de la Policía rodearon el lugar e impidieron la toma de imágenes desde afuera.

Un recorrido realizado este martes por un periodista del diario La Prensa, constató la presencia de la ministra de Salud, Martha Reyes, en compañía del secretario general Carlos Sáenz, quienes se dispusieron a entregar las pruebas PCR a los ciudadanos que llegaron a retirarla.

https://twitter.com/geovanyshiffman/status/1354213686840348672

Para el proceso de entrega del martes, las autoridades sanitarias dispusieron dentro del Complejo un espacio más amplio, sin embargo se observó que la aglomeración persistía en horas de la tarde.

Cabe recordar, que miles de pruebas de detección del COVID-19, fueron donadas por varios Gobiernos y organismos internacionales a Nicaragua, pero el régimen orteguista las cobra a 150 dólares, y no permite que clínicas y laboratorios privados las realicen.

Castillo, pidió que se descentralicen las pruebas del COVID-19, “que no sea solo en el Conchita Palacios, que la gente pueda irse hacer la prueba en laboratorios”, instó. “Si no es posible, que se mejoren las condiciones”, continuó.

La joven comentó que los 150 dólares que cuesta una prueba, no corresponden a ese servicio de “mala calidad”. Y que para muchas personas es difícil conseguir esa cantidad y pasar horas de pie y bajo el sol.

“Si yo voy a pagar 150 dólares es para que a mí me atiendan bien”, apuntó.

La prueba del COVID-19 es cada día más solicitada en Nicaragua, luego que este martes entrara en vigor en Estados Unidos el requisito obligatorio de la prueba con resultado negativo a todos los viajeros que lleguen en avión a ese país.

La nueva regla incluye a ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes.

“El Departamento de Estado de los Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos recuerdan a todos los viajeros que a partir de mañana, 26 de enero, antes de abordar, todos los pasajeros aéreos a partir de los dos años de edad en adelante que lleguen a los Estados Unidos, deben presentar el comprobante de una prueba de COVID-19 negativa o un comprobante de que se han recuperado de la COVID-19 antes de abordar. Esta orden se aplica tanto a ciudadanos extranjeros como a ciudadanos estadounidenses”, indicó el gobierno estadounidense a través de un comunicado.

Las medidas son parte de las órdenes ejecutivas que firmó la semana pasada el presidente Joe Biden en su primer día en la Casa Blanca.

*Foto cortesía: La Prensa