¿Es posible repetir las elecciones en Nicaragua como propone Luis Almagro?

La propuesta del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para que se realicen nuevamente las elecciones presidenciales y legislativas en Nicaragua, ha generado críticas a favor y en contra. Pero, ¿es siquiera viable?

Almagro cree que “la celebración de nuevas elecciones con garantías, observación electoral calificada y verdadera competencia electoral en el marco de un Estado respetuoso de los derechos humanos”, es la única ruta posible para solucionar la crisis que atraviesa el país.

El catedrático y analista político Carlos Murillo explicó a la Voz de América que el marco jurídico nicaragüense permite que, los comicios en los que Daniel Ortega fue declarado “ganador” por el Consejo Supremo Electoral (CSE) se puedan llevar a cabo nuevamente, como propone Almagro.

La posibilidad existe en el marco normativo, pero no así en la voluntad política del régimen que, evidencia que prefiere aislarse del sistema internacional que, proceder a restablecer el orden legal y la legitimidad del Gobierno de Nicaragua”, dijo Murillo en entrevista a la Voz de América.

Ortega perdería unas elecciones transparentes según analistas

El catedrático costarricense expresó que una de las principales razones por las que el izquierdista Daniel Ortega se resiste a realizar nuevos comicios es porque “en condiciones de un proceso democrático, libre y participativo, estaría destinado a perder las elecciones, aún cuando la oposición está dividida”.

Aceptar la propuesta de Luis Almagro, además representaría para Daniel Ortega “reconocer que las elecciones del 7 de noviembre fueron ilegales, ilegítimas y violatorias, no sólo en el marco del Estado de derecho en Nicaragua, sino de la Carta Democrática de las Américas”, añadió Murillo.

Repetir elecciones es “absolutamente imposible”

A juicio de Pablo Barahona, quien fue embajador de Costa Rica ante la OEA y presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos del organismo regional, el planteamiento del secretario Almagro es “absolutamente imposible”, porque Daniel Ortega hasta ya inició el proceso para desvincularse de la OEA.

Lo cierto es que no hicieron nada a tiempo, sino que reaccionaron muy tarde a un proceso progresivamente autoritario que viene consolidándose en Nicaragua desde hace un buen tiempo. Los autoritarismos deben prevenirse, porque después lo que queda es lamentarse”, criticó Barahona en entrevista a la Voz de América.

El exdiplomático reprochó duramente al Consejo Permanente de la OEA, por considerar que con sus “declaraciones insípidas, acuerdos, reuniones de ministros pidiendo repetición de elecciones” no se lograrán cambios porque considera que unos nuevos comicios “no se van a dar”.

Diputados oficialistas electos rechazan propuesta de Almagro

Hasta el momento, el dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, no han comentado en los medios oficialistas sobre la propuesta de nuevas elecciones en el país. No obstante, algunos diputados electos como Adolfo Pastrán han rechazado el reclamo del secretario de la OEA.

Pedir agresiones contra Nicaragua, porque eso es lo que él está pidiendo, que nos agredan y que nos bloqueen en los organismos financieros multilaterales para cortarle la ayuda, según ellos, ahogará económicamente a Nicaragua y creen que con eso el país se va a doblegar y se van a repetir las elecciones”, exclamó Pastrán este martes en el oficialista Canal 4.

Triunfo de la izquierda podría ser un respiro para Daniel Ortega

Aunque la oposición de Nicaragua considera que el régimen de Daniel Ortega permanece aislado, porque son pocos los países que han reconocido su triunfo en las urnas, el catedrático Murillo y el exdiplomático Barahona coinciden en que el líder del sandinista podría tener un respiro, tras el triunfo de la izquierda en varios países de América Latina.

“Esta oleada de triunfos en Perú, el posible ascenso de Lula Da Silva en Brasil; Xiomara en Honduras”, podrían al mediano plazo apoyar en la OEA al régimen de Ortega, sostiene Barahona, quien además mencionó que el organismo debe estar alerta porque a su juico “las tiranías de América Latina deberían de ser una constante en las agendas del organismo”.

Mientras que el analista Murillo recordó que en la misma OEA hay “algunas voces que insisten en ‘la no injerencia contra Nicaragua’ y no respaldaron el pedido mayoritario de nuevas elecciones en Nicaragua”.

El impacto de una oposición dividida

Otros de los factores que dificultan resolver la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua desde el estallido social en abril del año 2018, a criterio de los expertos, es la falta de una oposición unificada que, incluso desde el exilio, “permanece enfrentada por diferencias ideológicas e intereses particulares”.

Lamentablemente, históricamente en Nicaragua la oposición ha estado fraccionada. Recordemos que en la única ocasión en que hubo una sólida oposición fue en 1990 para las elecciones y eso permitió derrotar a Ortega”, rememoró Murillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *