¿Estaría Nicaragua próxima a formar parte del Triángulo del Norte?

Hugo Rodríguez, analista sobre temas internacionales advirtió este lunes que Nicaragua podría sumarse o sustituir a El Salvador en el denominado “Triángulo del Norte”, debido al tema migratorio por la inseguridad que existe en el país y por el resultado de las próximas elecciones generales del 7 de noviembre.

El Triángulo del Norte, conformado por Guatemala, El Salvador y Honduras, vinculado por un lado a la inseguridad y pobreza de estos países que provoca olas migratorias hacia Estados Unidos, ha estado en la palestra pública internacional en los últimos días, luego que el enviado especial de Estados Unidos, Ricardo Zúñiga, visitara dos de esos países y se reuniera con autoridades de las tres naciones para intentar “frenar la migración irregular hacia los Estados Unidos e implementar los fondos por US$ 4 mil millones que el Presidente Biden ha dispuesto que se destinen a lo largo de varios años a erradicar las causas de la migración en América Central”.

El Triángulo del Norte, conformado por Guatemala, El Salvador y Honduras

En entrevista con La Mesa Redonda, Hugo Rodríguez manifestó que la reciente noticia del niño nicaragüense de 10 años encontrado abandonado en un desierto en Texas, puso los ojos del mundo sobre Nicaragua; a esto se suma el incierto panorama electoral, que dependiendo de los resultados de las elecciones presidenciales, podría provocar el éxodo de más nicaragüenses del país.

“Nicaragua también es una amenaza y la parición de este niño disparó las alertas acera de qué podría pasar en Nicaragua si las elecciones de noviembre no respetan los resultados que la comunidad internacional espera, en caso de Estados Unidos puede estar muy preocupado de que si no hay una salida democrática a la crisis de Nicaragua, ese niño que apareció entre la frontera de México y Estados Unidos se multiplique por miles”, alertó el experto.

“Nicaragua puede ser incorporada a los países del Triángulo del Norte por el tema de la democracia, pero también por el tema de la migración. Los Estados Unidos ve un poco diferente el caso de Honduras, Guatemala y El Salvador por el flujo migratorio altísimo que hay, pero que además ese flujo está sustentando en un problema de gobernabilidad producto de la corrupción”, agregó.

Rodríguez señaló que Nicaragua podría correr el riesgo de ser incorporado a los países del Triángulo del Norte por el tema de “la falta de transparencia por la falta de rendición de cuentas en el Presupuesto General de la República, por el mal uso que ha habido en la parte de la cooperación venezolana”.

Para evitar que Nicaragua sea incorporada al Triángulo del Norte, opinó que el dictador Daniel Ortega tendría que dar “alguna señal más seria”, como por ejemplo: “mandar un mensaje de que unas elecciones transparentes pueden evitar el flujo migratorio, y permitir el retorno de los nicaragüenses que están exiliados. Todo eso podría permitir que los norteamericanos perciban que Nicaragua puede tener un tratamiento diferente”.

El experto, afirmó que sería “un golpe político realmente muy fuerte” para el régimen de Ortega el que Nicaragua sea incorporada al Triángulo del Norte.

NICARAGUA SUSTITUIRÍA A EL SALVADOR

“Justamente lo que (Nayib) Bukele está haciendo es buscando cómo salirse de ese tratamiento especial, conseguir ayuda, consolidar sus instituciones y buscar una solución para los salvadoreños dentro de El Salvador; en el caso de Honduras y Guatemala el problema es más difícil porque ahí el narcotráfico está más vinculado a las estructuras del poder”, dijo.

“Puede darse el siguiente escenario, que Bukele comience a tener un trato diferente y que el Triángulo del Norte pasen a ser: Guatemala, Honduras y Nicaragua, en el sentido que serían el grupo de países complicados. Esa circunstancia sería realmente muy lamentable para Nicaragua”, continuó.

A juicio del experto, el mensaje de los norteamericanos es “queremos que los ciudadanos puedan vivir en paz en sus respectivos países para que no tengan que venir en flujos inmensos hacia acá”.

En el caso de Nicaragua,–añadió—los flujos migratorios se han incrementado desde abril de 2018, producto de la crisis sociopolítica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.