Experto llama a implementar “control biológico” en Nicaragua ante alerta de plaga de langostas

Hace un par de semanas el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) emitió una alerta para la región de Centroamérica en la que insta a los gobiernos a tomar medidas contra una plaga de langosta. En Nicaragua, un brote de este insecto apareció en la zona de Malpaisillo en León, por lo que el agrometeorólogo del Centro Humboldt, Agustín Moreira instó a los productores a implementar un “control biológico a la brevedad posible” para evitar algún efecto que pueda perjudicar el territorio nacional con respecto a esta plaga.

Según el organismo regional OIRSA, la langosta o saltamontes, puede afectar a unos 400 tipos de plantas, principalmente “los cultivos de maíz, frijol, sorgo, soya, cacahuate, caña de azúcar, chile, tomate, cítricos, plátano, coco, mango y también pastizales”.

Esta langosta es dañina porque tiene un apetito voraz por los cultivos de frijol, maíz, caña de azúcar y pasto verde, y puede hacer perder grandes cantidades de cultivos clave y poner en riesgo la seguridad alimentaria de la población.

El experto nicaragüense sostuvo en entrevista con La Mesa Redonda que, lo que OIRSA está diciendo a Centroamérica es “que se tomen las medidas preventivas en relación a buscar planes de contingencia ante la posibilidad de detectar estos brotes para que puedan ser totalmente erradicados y evitar su propagación”.

Sin embargo, aclaró que una proliferación de estos insectos puede darse en el país en los próximos tres años, “eso es inevitable” aseguró, debido a que esta plaga tiene un periodo cíclico de tres años, “significa que, si aparece esta plaga, a los tres años automáticamente por el ciclo biológico, esta plaga desaparece, pero hay que evitar los daños que nos puedan ocasionar”, recomendó.

“Lo correcto es buscar cómo controlarlo lo más pronto posible antes que tengamos la invasión que se pueda presentar”, insistió.

Para ello, Moreira orienta que los productores realicen un monitoreo constante en horas de la mañana y de la noche para poder determinar dónde se pueda encontrar estos brotes. “Pueden estar incluso en suelo cuando estén en periodo de ninfa. Ninfa significa cuando han roto los huevos que ponen estos saltamontes y emergen esta cantidad de ninfas, es el momento en que se debe hacer la aplicación como un control biológico o un control químico para erradicar totalmente este tipo de plagas”, explicó.

Agregó que, estos saltamontes no pueden estar en zonas altas, pues no pueden reproducirse en montañas, sino que se reproducen en partes bajas a unos 200 metros sobre el nivel del mar.

“Ellos buscan partes arenosas, cerca de cerros volcánicos, como punta Cosiguina, Chinandega, en León, Tipitapa son las zonas donde se puedan reproducir este saltamontes”, advirtió.

En caso que se encuentren ninfas, los productores deberán reportarlo a las autoridades competentes “para que tomen medidas correctivas antes que levanten vuelo, si ellos levantan vuelo, va a ser menos controlable”, alertó Moreira.

La langosta es una plaga bíblica, tan antigua como la humanidad misma. Pese a que su existencia es parte de la biodiversidad necesaria en el planeta, la transformación de estos insectos en gigantescos enjambres llamados mangas, suponen un riesgo de hambre y pobreza.

Estos insectos tienen la capacidad de emigrar hasta 150 kilómetros diarios y consumir hasta el 100% de su peso en material fresco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.