Expertos de la ONU preocupados por violencia que enfrentan los pueblos indígenas y afrodescendientes en Nicaragua

Expertos del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, expresaron este jueves su preocupación por la violencia que enfrentan los pueblos indígenas y afrodescendientes” en Nicaragua y lamentaron la ausencia del régimen de Daniel Ortega durante la presentación del informe.

Verene Albertha Shepherd, Presidenta del Comité, dijo que la delegación de Nicaragua estuvo ausente de la sala, lo cual era una circunstancia inusual

Shepherd dijo que ella y el Comité habían tomado todas las medidas necesarias para cooperar con Nicaragua y ayudar al Estado a presentarse al diálogo con el Comité, incluso de forma remota. 

El Comité envió una carta al Representante Permanente del régimen ante la Oficina de las Naciones Unidas expresando la preocupación por la falta de respuesta del Estado y solicitándole que responda e indique la lista de los miembros de la delegación. “La Secretaría no ha recibido ninguna respuesta a esta carta”, indicó la ONU.

El Comité lamentó profundamente la falta de respuesta del régimen a todas las comunicaciones enviadas, lo que se consideró como una evidente falta de cooperación, sin embargo decidió considerar sus informes periódicos 15 a 21 en ausencia de una delegación, y envió una carta al Estado para obtener información. 

La Sra. Shepherd afirmó que la ratificación de la Convención Internacional para la Eliminación de todas las formas de Discriminación Racial implicaba varias obligaciones y compromisos internacionales con respecto al Comité. Las puertas para la cooperación estaban abiertas y el Comité esperaba que una representación del régimen estuviera presente para el diálogo en futuras sesiones.

Invasión a territorios indígenas

Al presentar los hallazgos del informe, Eduardo Ernesto Vega Luna, Experto de Comité y Relator de País, dijo que la invasión de territorios indígenas había generado una situación de violencia, con denuncias de que el Estado estaba fomentando la migración interna de personas no indígenas en territorios que ha sido tradicionalmente ocupada por pueblos indígenas, provocando el desplazamiento forzado de las comunidades afectadas

Vega Luna también solicitó información sobre las medidas adoptadas para prevenir la invasión de territorios indígenas por parte de terceros, y sobre las medidas para evitar conflictos en torno a la ocupación y uso de las tierras y territorios de los pueblos indígenas.

En agosto de 2021, ocurrió la masacre de Kiwakumbaih, el cuarto ataque en 2021 en el territorio indígena Mayangna Sauni As. Hubo entre 13 y 18 indígenas asesinados, entre ellos un niño, un adolescente y dos mujeres indígenas mískitu, una de las cuales fue mutilada. La esposa y la hija de un minero fueron agredidas sexualmente por varios de los atacantes. 

Un experto del Comité dijo que se habían recibido informes alarmantes sobre lo que estaba sucediendo con las comunidades afrodescendientes y las comunidades indígenas. 

Según los informes, en las zonas de la costa caribeña donde hubo una política anterior de autonomía, las personas estaban siendo víctimas de secuestros, agresiones sexuales e incendios provocados en sus hogares por parte de las autoridades gubernamentales locales. Había motivo de gran preocupación por lo que estaba sucediendo en esas áreas, según todos los informes recibidos de fuentes confiables. El Experto hizo un llamado al régimen para que cese y desista y responda a estos cargos, y los invitó a comparecer ante el Comité. 

El Comité tendrá que desarrollar tres planes muy específicos sobre lo que se puede hacer

Un plan más urgente se centraría en lo que se podría hacer para proteger a quienes actualmente están en peligro, ya que en este momento hay personas en el país cuya vida está en riesgo. 

El segundo plan se relacionaba con lo que normalmente hacía el Comité cuando había información mínima. 

El tercer plan presentaría algunos resultados posibles y abriría puertas para el futuro. La salida implicaría al sistema de las Naciones Unidas y sus diversos órganos. 

El Comité emitirá sus observaciones finales sobre el informe de Nicaragua luego de su centésimo séptimo período de sesiones, que concluye el 30 de agosto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.