Familiares denuncian “grave situación” de opositores presos en El Chipote

Un grupo de familiares de los presos políticos denunció ayer martes “la grave situación” en la que estos se encuentran en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Orteguista, conocida como ‘El Chipote’.

La denuncia fue hecha por los familiares luego de que entre el viernes y domingo pasados visitaran, por octava vez en un año, a los opositores, que se encuentran encarcelados acusados de delitos considerados como “traición a la patria”.

Después de esta visita comprobamos que sus vidas siguen estando en riesgo, por lo que insistimos en nuestro llamado urgente al pueblo de Nicaragua, la comunidad internacional y al Estado de Nicaragua, a promover todas las acciones posibles para lograr la libertad inmediata, incondicional y con garantías para las más de 182 personas presas políticas”, dijeron los familiares en una declaración conjunta.

En el documento, leído en una conferencia de prensa virtual, los familiares aseguraron que continúa el deterioro físico, así como “un nivel insoportable de incomunicación entre ellos y con el mundo exterior”.

Pudimos observar que todos están más delgados, pero no sabemos cuánto peso han perdido porque no les dicen”, señalaron los familiares, que consideraron que la principal causa de esto “es la deficiente alimentación y las porciones reducidas que les dan”.

Muchos están experimentando enfermedades crónicas y padecimientos sobrevenidos por la reclusión, sin embargo, persiste la falta de atención médica oportuna y esperan hasta último momento para atenderlos, cuando las personas ya están muy mal”, denunciaron.

Por el nivel de humedad en las celdas, hay opositores con hongos y afectaciones en la piel, según sus familiares.

Asimismo, denunciaron que a sus familiares los sacan a tomar sol por unos minutos, cada 7 a 10 días, pero a otras no las han sacado del todo a patio sol y “permanecen en confinamiento solitario”.

LAS DEMANDAS DE LOS FAMILIARES

Por tanto, demandaron “cese al aislamiento y confinamiento en solitario en el que muchos han permanecido por un año”.

Además, que se les permita interactuar y compartir tiempo juntos durante el patio sol, de forma regular, y que se les permita recibir paquetería semanal con alimentos que suplan déficit de proteínas y vitaminas.

También que las visitas se regularicen cada 15 días y se permita que sus hijos e hijas menores de edad les visiten, y en el caso de los familiares que están fuera del país, que se permitan llamadas telefónicas y el intercambio de cartas.

Asimismo demandaron que se les entregue una Biblia, material de lectura y escritura, así como atención médica especializada de forma oportuna, “incluyendo exámenes anuales para mujeres, y que les den a conocer sus resultados y tratamientos adecuados”.

*Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.