Destacados / Nacionales · 06/11/2023

Familias de personas presas políticas en Nicaragua ven agudizado su nivel de pobreza

La Unidad de Defensa Jurídica (UDJ) informó este lunes 6 de noviembre que las familias de las personas presas políticas en Nicaragua “se encuentran en una situación crítica” a nivel social, emocional y económico, según un estudio realizado sobre el impacto socio – económico y psico – social de la prisión política en Nicaragua.

El estudio fue desarrollado en el periodo 2018 – 2022 y contó con la participación de 93 personas, familiares de los y las presas políticas, quienes respondieron a entrevistas sobre sus vivencias y sentir ante la detención arbitraria de un familiar.

Uno de los principales hallazgos del estudio está relacionado al impacto económico en las familias de las personas privadas de libertad por razones políticas, puesto que éstas eran los jefes o jefas del hogar, por lo que los niveles de pobreza se agudizaron en estas familias.

El 73% de las personas presas políticas ejercían jefatura de hogar y representaban un importante porcentaje del ingreso familiar, el cual se vio drásticamente afectado debido a su detención”, indica el informe.

Así mismo, se demuestra que la pérdida del ingreso familiar, sumado al incremento de gastos en paquetería y transporte para atender las necesidades de las personas presas, ha sido percibida como uno de los impactos más devastadores, “los niveles de pobreza se agudizaron en las familias, las cuales ya estaban en el umbral de la pobreza y, al no poder satisfacer la canasta básica alimentaria, ni los costos de sostenimiento de la vida de su familiar preso, se encuentran en una situación crítica”, se detalla.

Impactos de la prisión política en la salud de las familias nicaragüenses

La mayoría de las personas que han sido privadas de libertad, han desarrollado nuevos padecimientos y/o se han agravado padecimientos existentes producto de la exposición a tortura y tratos crueles, así como condiciones de reclusión infrahumana y la deliberada denegación de brindar atención y servicios médicos de forma oportuna y especializada para sus padecimientos, señala el informe.

82% de presos políticos vieron afectada su salud en los centros penitenciarios en Nicaragua a consecuencia de las malas condiciones de infraestructura y de reclusión en los centros penitenciarios de Nicaragua, sumado a la tortura y tratos crueles”, menciona el informe.

Por otro lado, el estudio revela que muchas familias ya no pueden hacer entrega de paquetería médica al verse afectada su economía familiar lo que afecta su salud mental.

Género, cuidados y sostenimiento de la vida

Otro de los hallazgos del estudio es que la violencia política ha conllevado un grave retroceso en materia de género, ya que las mujeres en su condición de familiares han experimentado violencia política antes, durante y posterior a la reclusión de sus familiares a través de sus instituciones y estructuras represivas, ejercida principalmente por la policía y funcionarios del sistema penitenciario.

Existe en las familias de personas presas políticas la tendencia a un incremento desproporcionado de sobrecargar a las mujeres del núcleo familiar, explica el estudio: esta sobre carga se da “tanto a nivel del trabajo productivo como a nivel del cuido de los dependientes del hogar, en las familias entrevistadas el 78% tiene a su cargo menores de edad, personas con discapacidad y adultos mayores en su seno”.

El estudio describe cómo la entrada de una persona a la cárcel supone una doble condena, por una parte, la que sufre la persona privada de libertad y por otra, aquella que afecta a su familia y especialmente a los menores edad y adultos mayores de la misma.

A su vez, “las relaciones intrafamiliares se ven alteradas profundamente y las familias sufren las consecuencias a corto y largo plazo en sus vidas. Por lo que se trata de una realidad que precisa de intervención y que nos suele pasar desapercibida”, concluye el informe.