Familias de presos políticos exigen el fin de “política de exterminio”

Familiares de 3 de los 190 opositores encarcelados en el marco de la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018 demandaron el jueves al régimen de Daniel Ortega cesar la “política de exterminio” contra los presos políticos, quienes, según denunciaron, sufren un grave deterioro en sus estados de salud.

Esta política de exterminio debe cesar”, demandó en una rueda de prensa telemática Victoria Cárdenas, esposa del exaspirante a candidato presidencial de la oposición Juan Sebastián Chamorro, encarcelado desde hace 13 meses.

Cárdenas, quien se encuentra exiliada, mostró un retrato hablado de Chamorro, basado en la última visita realizada por sus parientes, en la que se ve “una versión sumamente delgada, frágil y deteriorada” de su esposo.

Basta de tratos crueles, inhumanos, degradantes a personas inocentes y dignas. Los invito a vencer la indiferencia”, clamó.

Cárdenas abogó por la liberación de los presos políticos o bien que “cese esta insoportable incomunicación y confinamiento solitario de nuestras familiares”, que, según dijo, “constituye tortura bajo el derecho internacional”.

SITUACIÓN DE RIESGO MORTAL

Según los testimonios de sus familiares, Chamorro, al igual que los otros opositores que guardan prisión en la cárcel conocida como “El Chipote”, en Managua, “duermen en camas de concreto con una colchoneta sucia y desgastada, sin almohadas y la mayoría sin frazadas”.

“Las celdas son insalubres, sin ventilación, húmedas, con luces encendidas las 24 horas del día y los 7 días de la semana, o en penumbra total. No han tenido acceso a material de lectura ni siquiera una Biblia, ni papel ni lápiz”, sostuvo.

Agregó que “la comida es de mala calidad y tan poco nutritiva que todos han perdido una gran cantidad de peso”.

Además, que la “atención médica oportuna y especializada es inexistente para personas con enfermedades crónicas o con nuevos padecimientos, dada las condiciones inhumanas en la que se encuentran”.

Esto hace que sus vidas están en riesgo cada minuto del día”, advirtió.

“DESHUMANIZAR Y DESGASTAR” A PRESOS

Para Renata Holmann, hija del gerente general del diario La Prensa de Nicaragua, Juan Lorenzo Holmann, “la dictadura busca deshumanizar y desgastar completamente” a los presos políticos.

Estoy sumamente angustiada por esta situación. No queremos que nos sigan entregando a nuestros familiares muertos o que nos envíen a casa por cárcel cuando los daños de salud son irreversibles”, indicó.

Consideró que las condiciones en que se encuentran los detenidos es “alarmante”, por lo que exigió que “se respeten sus derechos y se abran las cárceles”.

Holmann también presentó un retrato hablado de su padre con base en una descripción hecha a un diseñador gráfico por su madre y hermana tras visitarlo.

Mi hermana se encontró con una persona extremadamente delgada, débil, pálida y convaleciente, y al abrazarlo sintió cada uno de los huesos de su cuerpo”, aseguró.

La joven dijo que el gerente general de La Prensa fue operado del corazón tres meses antes de haber sido encarcelado, en agosto de 2021, sufre de la presión, de la próstata y tiene problemas de la vista, y que en la prisión ha desarrollado “hernia y hongos en las manos y piel”, y ha sufrido infección estomacal.

Los están matando poco a poco, día a día”, denunció Holmann, quien afirmó que, “a pesar del grave deterioro físico que los ha dejado irreconocibles para sus familiares, mantiene su carácter, convicción y compromiso con Nicaragua”.

“CESEN ESTE NIVEL DE TORTURA Y DE CRUELDAD”

Por su lado, Berta Valle, esposa del también antiguo aspirante a candidato presidencial de la oposición Félix Maradiaga, encarcelado hace 13 meses, dijo que temen por la vida de los detenidos.

Quiero elevar mi voz nuevamente para clamar para que nos ayuden a cesar este nivel de tortura y de crueldad con los presos políticos en Nicaragua”, abogó.

Nosotros, como familias, estamos sufriendo este nivel de crueldad”, añadió.

Según Valle, Maradiaga les dijo a sus familiares que la situación en la que se encuentran “es insostenible”, entre lo que mencionó la incomunicación y aislamiento.

“Él lo describió así: que los estaban apagando” en la cárcel, continuó Valle, razón por la cual Maradiaga había anunciado que iba a iniciar una huelga de hambre.

“Bajo esas condiciones en la que están, es muy peligroso (una huelga de hambre) y atenta contra su vida y la de cualquiera de los presos políticos”, razonó.

Después de un año de encarcelamiento, a juicio de Valle, los presos políticos “se están muriendo poco a poco”.

Juan Pappier, investigador sénior de la División de las Américas de Human Rights Watch, dijo que Nicaragua vive una crisis de derechos humanos y pidió a la comunidad internacional ejercer mayor presión sobre el régimen de Ortega.

*Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.