Gabriela Castellanos: Vienen otras acciones de EE. UU. contra la corrupción en Honduras

*Por Expediente Público

La directora del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Gabriela Castellanos, anunció que vienen otras acciones de corto, mediano y largo plazo por parte del gobierno de Estados Unidos en el combate de la corrupción y la impunidad en Honduras.

“Ha sido alentador, de mucha esperanza”, expresó en entrevista exclusiva con Expediente Público la profesional del derecho, quien encabeza uno de los entes de sociedad civil más beligerantes en la lucha anticorrupción, sobre las reuniones que sostuvo en Washington, donde el CNA realizó el 27 de octubre el foro “Panorama global, tendencias y rol de la sociedad civil en la lucha contra la corrupción e impunidad en el Triángulo Norte de Centroamérica”.

El foro analizó la situación de Honduras, El Salvador y Guatemala en temas como la corrupción, el narcotráfico y la migración, así como las dificultades y los retos de la región en la lucha contra la corrupción y la impunidad.https://www.youtube.com/embed/adINMN1jL1Q?feature=oembed

“La situación es crítica, vivimos una crisis profunda, realmente oscura como países del Triángulo Norte”, dijo Castellanos a Expediente Público, a quien habló también sobre el rol de la sociedad civil en la lucha contra la corrupción, la colusión del sector empresarial y las expectativas con un cambio de gobierno en Honduras después de las elecciones generales del próximo 28 de noviembre.

Quitar visas ya no es suficiente

El pasado 1 de julio, el Departamento de Estado de los Estados Unidos publicó la Lista Engel, que identifica a personas de Honduras, Guatemala y El Salvador vinculadas con la corrupción.

En el caso de Honduras, incluyó a 21 políticos y funcionarios, entre ellos el expresidente Porfirio Lobo y su esposa Rosa Elena Bonilla. Varios de los mencionados son del Partido Nacional y uno del Partido Liberal, y participan en la actual contienda electoral.

La publicación de sus nombres en ese listado implica la suspensión de la visa estadounidense.

“El problema es que eso ya no es suficiente para el corrupto de nuestro país”, dijo Castellanos, quien recordó que el gobierno de Estados Unidos también ha congelado cuentas y activos, lo cual es “también importante, pero ya no es suficiente”, reiteró.

“No podemos decir que no existen acciones que nosotros valoramos y aplaudimos”, enfatizó la directora del CNA, para quien la Lista Engel, precedida por una primera lista de corruptos dada a conocer por la congresista Norma Torres en mayo, “es un muy buen inicio”.

Sin embargo, “sabemos que faltan muchos otros nombres de estructuras mucho más pesadas de las que hoy señalan estas listas y, precisamente, ese ha sido el marco de nuestras conversaciones (en Washington), cómo nosotros también podemos colaborar”, agregó.

Castellanos precisó que el CNA tiene más de cien denuncias ante los operadores de justicia “y tiene mucha información de cómo está este tema en Honduras, pero más allá de esas denuncias hemos presentado un mecanismo de corrupción en nuestro país que vincula a élites políticas económicas y demás”.

Apoyo a sociedad civil

La directora del CNA destacó también iniciativas del gobierno de Estados Unidos como la Fuerza de Tarea Anticorrupción en el Triángulo Norte “que nos da fuerza y vemos que no estamos solos en esta batalla tan grande que tenemos los países de Centroamérica, pero más en el Triángulo Norte”.

Reconoció además que “hemos visto algunas acciones por parte de este gobierno de Estados Unidos en combate en contra la corrupción e impunidad y creo que ha sido importante esta visita”, ya que “sabemos en este momento que vienen otras acciones”.

Esas acciones “pueden venir a corto, mediano y un poco más largo plazo, pues sociedad civil está involucrada, sociedad civil puede aportar mucho a combatir este flagelo”, aseguró.

Pero remarcó que “hoy más que nunca ese respaldo político debe de ser a la luz pública”.

Además de eventos como el foro desarrollado en Washington, Gabriela Castellanos dijo que faltan otros espacios “para poder mostrar cómo realmente la corrupción y todas esas personas de las cúpulas políticas” que están en el poder siguen buscando cuotas, “ya sea en el Poder Judicial, en el Poder Ejecutivo o Legislativo. Están ahí y nosotros tenemos que hacer algo”.

Falta más apoyo de otros países fuertes

Para Castellanos, hay una puerta abierta para poder plantear nuevas estrategias que conduzcan a acciones contundentes en la lucha contra la corrupción, “pero creo que falta todavía ese valor decidido de otros países como de Estados Unidos para que realmente se golpee, se golpee a los corruptos, a las corruptas. Al final quienes pierden son las poblaciones”.

Mencionó que Honduras “no tiene un embajador de Estados Unidos por ya varios años y creo que ese es un mensaje claro que esperamos de Estados Unidos para la lucha frontal contra la corrupción y, por supuesto, de otros temas”.

A su criterio ha faltado “respaldar más a la sociedad civil de manera decidida con el trabajo responsable y dedicado que estamos haciendo” para “tocar esas grandes estructuras de corrupción de manera más continua, creo que eso también es importante”.

La profesional del derecho, quien tras el foro desarrollado en Washington fue denunciada el 28 de octubre ante el Ministerio Público por supuestos nepotismo y malversación, en lo que fue calificado por diversos sectores como una venganza por exponer al gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, consideró importante “decir que esta lucha en primer momento es nuestra, nosotros como hondureños, guatemaltecos, salvadoreños, pero que definitivamente necesitamos ayuda y apoyo para el combate frontal contra la corrupción”.

Migración en Honduras

En 2014, la migración de decenas de miles de menores no acompañados, la mayoría del norte de Centroamérica, provocó una crisis humanitaria que generó iniciativas como el Plan Alianza para la Prosperidad, que abrió una llave de asistencia financiera. Solo entre 2016 y 2017, Estados Unidos asignó 1,400 millones de dólares para esa alianza que buscaba atacar las raíces de la migración.

Sin embargo, la migración no solo continuó, sino que en 2018 se formó la primera gran caravana de migrantes, de la que Honduras fue la catapulta. El fenómeno, que se ha ido repitiendo año con año, ha puesto más luz en la corrupción que es, para Castellanos, “uno de los factores más importantes que tiene la migración”.

Aunque también están la violencia y la inseguridad, “podemos hablar que a causa de la corrupción tenemos violación a los derechos humanos y falta de oportunidades y por eso todo el Triángulo Norte está emigrando”, señaló.

En el caso de Honduras, dijo que aproximadamente 350 personas salen a diario del país, “teniendo o no teniendo trabajo”.

Se necesitan más acciones contra la corrupción

La corrupción no se viene construyendo en nuestros países desde hace tres, cuatro o cinco años, sino que tiene mucha más data, dijo la directora del CNA. “Así que no creo que podríamos detenernos en discusiones estériles que no nos llevan a absolutamente nada y a plantearnos más discusiones y más análisis de los que ya tenemos” sobre las raíces de esa migración.

A su juicio, “la corrupción hay que atacarla de una vez y ¿cómo hacerlo con esas grandes estructuras? Realmente pegando golpes fuertes al gran mecanismo de corrupción que ya conocemos quiénes lo dirigen”.

Volvió a insistir en la necesidad de apoyar esa lucha. “Nosotros estamos haciendo nuestra parte y esperamos colaboración y esperamos ese apoyo político por supuesto. La sociedad civil lo espera y lo necesita en este momento porque la lucha contra la corrupción no es por parte de nuestros gobiernos, es por parte de de la sociedad civil misma, y aquí necesitamos apoyo”.

 

Empresariado corrupto

La directora del CNA respondió también a la pregunta sobre las importantes delegaciones de empresarios que han llegado en las últimas semanas a Estados Unidos y sobre el hecho de que no se toca ni se ve la corrupción de las élites de ese sector.

Esos empresarios “lo que están buscando aquí es el visto bueno de Estados Unidos”, dijo Castellanos y defendió que “no solamente lo hemos expresado, sino que también en las líneas de investigación lo hemos denunciado: El sector económico juega un papel preponderante en temas de corrupción”.

Esa colusión entre empresarios y funcionarios “ha sido fundamental para robar el presupuesto de los muchos hondureños, salvadoreños o guatemaltecos”, señaló.

Aclaró que “no estamos diciendo de que todo el sector empresarial está vinculado a actos de corrupción, pero sí debemos de mencionar que hay muchos de ellos que buscan aquí la anuencia o básicamente el visto bueno para poder seguir en nuestros países golpeando el erario público”.

Preocupación por proceso electoral

Además de exponer la corrupción, el CNA ha mantenido una fuerte campaña en sus redes sociales para concienciar al electorado hondureño sobre la importancia de su voto en las elecciones de noviembre.

Pero Castellanos reconoce que “la corrupción tiene sus cimientos bastantes fuertes” y el cambio “no se va a lograr en uno o dos años, pero sí creo que podemos comenzar a tratar la corrupción de manera seria”.

Con un cambio de gobierno se podría entender que habrá un mayor fortalecimiento del Estado de derecho, de las instituciones, sobre todo de los operadores de justicia, y de la democracia, expresó.

“El país lo merece, tenemos más de 12 años de diferentes gobiernos teniendo un discurso anticorrupción, pero que en la práctica o en las instituciones no hay absolutamente nada”, cuestionó Castellanos.

Diálogo permanente con sociedad civil

“Estamos a las puertas del proceso general, pero que también lo vemos con mucha preocupación”, dado el contexto en que se desarrolla.

En las semanas anteriores, el CNA ha denunciado al Consejo Nacional Electoral (CNE) “por algunas irregularidades que ya hemos comprobado”, relacionadas con la contratación de algunas de las empresas que estarán encargadas de verificar y transmitir datos.

Pero, además, “CNA ve la violencia y la inseguridad en este mismo tema y nos preocupa muchísimo, así que es de repensar lo que puede suceder, no solamente en este momento si no posterior a las elecciones”.

Ante esa “grave preocupación”, el CNA se ha mantenido en “diálogo permanente” con todos los actores de los diferentes partidos políticos, “indistintamente nosotros no compartamos los ideales, las acciones y los fundamentos o los impulsos que los llevan” a participar en la contienda.

“CNA es una organización de sociedad civil política, pero no partidaria, así que debemos de escuchar a todos”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *