Hijo de Violeta Granera ante la ONU: “No quiero ver morir a mi madre”

Julio Sandino, hijo de la presa política Violeta Granera, participó de forma virtual este lunes en la 49a sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en la que pidió a los Estados miembros “tomar cartas en el asunto” y no permitir que más personas presas políticas mueran en la cárcel, entre ellas su progenitora de 70 años de edad.

Llamamos al Consejo que tome cartas en el asunto, no queremos seguir viendo morir a más gente. No quiero ver morir a mi madre”, dijo Sandino.

Sostuvo que su madre es una mujer de 70 años “con una serie de padecimientos crónicos propios de su edad y que lleva más de ocho meses encerrada en una celda de 3×4 metros, durmiendo en una cama de concreto, en donde el bombillo no se apaga las 24 horas y no la deja descansar”.

Debido a la mala alimentación ha perdido parte de su dentadura y ha bajado más de 30 libras, a esto le sumamos las malas condiciones del lugar, aislamiento forzado y los constantes interrogatorios todos los días ha hecho que haya muerto una persona mayor de edad, y el gobierno ha tenido que enviar a otras personas a sus casas por temor de que mueran dentro de la cárcel”, manifestó en referencia a la muerte del general en retiro Hugo Torres.

Sandino indicó que pese a los infinitos llamados por organismos internacionales de derechos humanos, el régimen sigue sin liberar a todas las personas presas políticas que “fueron detenidas únicamente porque de manera cívica y apegadas a la Constitución de la República exigían una Nicaragua en democracia”.

La situación de los presos políticos es insostenible y angustiante”, subrayó.

En la sesión de este lunes, también participaron otros familiares de víctimas del régimen, como Josefa Meza, madre del joven asesinado Jonathan Morazán Meza y Victoria Cárdenas, esposa del preso político Juan Sebastián Chamorro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.