Historia de alcoba: una sombra que persigue a Giammattei

*Por MARVIN DEL CIDSONNY FIGUEROA | Tomado de VOX POPULI GUATEMALA

Luis Miguel Martínez Morales habría amenazado de muerte y extorsionado por casi medio millón de quetzales a una persona que intimó con el ahora presidente Alejandro Giammattei Falla, según denuncia en poder del Ministerio Público.

De acuerdo con el expediente, a partir de mayo de 2021, Roberto entregó unos Q480 mil [US$61 mil] para evitar que se difundiera un video que en mayo de 2015 fue grabado en secreto mientras tenía relaciones con el entonces candidato presidencial por el partido Fuerza.

Las imágenes, a las que Vox Populi tuvo acceso, fueron utilizadas para extorsionar a Roberto con ciertas sumas de dinero a cambio de no difundirlas en redes sociales.

Tras semanas de investigación, este medio accedió a conversaciones que confirman la relación de amistad entre el hoy gobernante y el afectado.

La denuncia, asignada a la auxiliar fiscal Elda Sofía Castillo Rivas, de la Fiscalía de Distrito Metropolitano, también involucra a Felipe Amado Aguilar Marroquín, ministro de Cultura y Deportes y a Mynor Alfonso De la Rosa Palacios, ex secretario privado del mandatario.

No se utilizó el nombre verdadero de la víctima y se le ocultó el rostro para proteger su identidad.

“Obviamente, pasaron muchas cosas. Entre besos y abrazos terminamos en su cama. Pasó lo que puede pasar entre dos hombres, una pareja gay, por así decirlo”, recuerda Roberto, de 34 años, del encuentro que tuvo con el actual presidente sin imaginar que cinco años después aquello devendría en chantajes, acoso e intimidaciones.

Es en enero de 2020 cuando recibe las primeras llamadas telefónicas en las que le preguntan si conoce a Giammattei y meses más tarde recibe un video del encuentro sexual.

Quienes le han enviado el material le exigen dinero bajo advertencia de filtrar las imágenes si no lo hace. En el expediente que obra en la Fiscalía describe cada uno de los desembolsos hechos a quienes amparados en el anonimato lo han amenazado de muerte.

La víctima le confió a Vox Populi haber sentido que “su mundo se destruía”, porque lo que menos deseaba era estar involucrado en un escándalo del cual era parte el presidente de Guatemala. No obstante, su mayor preocupación era que los pormenores de aquella relación llegaran a oídos de su pareja. Pensó entonces que accediendo al chantaje acabarían sus preocupaciones, pero el calvario apenas comenzaba.

El encuentro

Roberto y Alejandro Eduardo Giammattei Falla se conocieron en 2012, cuando éste presentó el libro Relato de una injusticia: Caso Giammattei, luego de recuperar la libertad tras cumplir diez meses en prisión en 2010 por el asesinato de siete reos en la Granja Penal de Pavón. 

A partir de aquel acto se contactaron en Facebook, desde donde se enviaron mensajes durante varios meses hasta que se suscribieron a la aplicación de mensajería Line, en la que Giammattei se identificaba como “Alex”.

Al mediodía del 18 de mayo de 2015, Giammattei invitó a Roberto a una casa de la 5ª. avenida de la zona 9, frente al colegio María Auxiliadora. En aquel inmueble con la nomenclatura 6-47 tenía su sede el partido Fuerza. De acuerdo con el testimonio del denunciante, al principio hablaron de política y mientras la conversación fluía el candidato presidencial lo sedujo.

Giammattei le habría dicho en esa ocasión que estaría libre el fin de semana, porque estaba en discordias con su actual pareja, al que identificó unicamente como “Miguel” y quien había viajado a Chiquimula.

“Llegué más o menos a las seis de la tarde. Platicamos de todo un poco, entre temas políticos. Para entonces yo confiaba en su plan de gobierno y hasta cierto punto simpatizaba con el partido Fuerza (…) Le conté sobre mi pareja y él me contó sobre la suya (…) su relación era incierta, su pareja no estaba con él, porque se hallaba en Chiquimula. Me mencionó el nombre, Miguel. Nunca me dijo un apellido, pero todos conocemos a Miguel Martínez”.

Tras cortejarlo durante varios minutos, Giammattei lo besó y acabaron teniendo relaciones sexuales, según la víctima y que sin saberlo fue grabado en video.

“Obviamente, pasaron muchas cosas (…) entre besos y abrazos terminamos en su cama. Pasó lo que puede pasar entre dos hombres, una pareja gay, por así decirlo”.

Después de esa noche, las conversaciones entre ambos continuaron, pero Roberto se alejó de Fuerza cuando le propusieron que consiguiera los números de DPI (Documento Personal de Identificación) de sus compañeros de la universidad para afiliarlos sin su consentimiento.

Giammattei le pidió que se volvieran a reunir y la última conversación que tuvieron fue el 7 de febrero de 2017, según chats a los que tuvo acceso Vox Populi. Roberto pensó que en aquel momento la relación quedaría en el pasado, pero cinco años después las sombras del encuentro seguirán acechándolo.

“Yo no tenía conocimiento de que alguien había puesto una cámara en la habitación de él (…) estoy ciento por ciento seguro de que es Miguel Martínez quien está detrás de todo esto, porque ¿quién más podría tener acceso en 2015 a la habitación del doctor Giammattei, donde pasó lo que pasó?”.

Parte del testimonio de Roberto en el que describe su encuentro con Alejandro Giammattei. (Video: Vox Populi)

La extorsión

“Me dijeron que si no les daba la plata, no sólo publicarían el video sino que me causarían daño a mí y a mi pareja sentimental. Me enviaron, vía WhatsApp, la parte de una grabación de 13 segundos que me dejó helado”, le dijo el afectado a la fiscal auxiliar que conoce el caso.

El 16 de enero de 2020, dos días después de que Alejandro Giammattei Falla tomará posesión del cargo de mayor jerarquía en el Estado, Roberto recibió una llamada del número 5318-3165. Alguien le preguntó si tenía alguna relación con el gobernante. Él lo negó. Otro de los números de donde lo contactaron es el 4744-6709.

Las llamadas continuaron y en una de tantas la voz al otro lado de la línea le comunicó que tenía en su poder un video en el que se le observa acometiendo sexualmente con la máxima autoridad del país y que para evitar que el material se publicará debía de denunciar penalmente al mandatario y decir que lo abusó sexualmente.

Al no aceptar la proposición, Roberto se convirtió en blanco de exacciones a cambio de que las imágenes de alcoba no se masificaran en redes sociales. Las llamadas a su teléfono móvil fueron hechas desde más de una decena de números, pero cesaron con el advenimiento de la pandemia por la COVID-19.

La víctima supuso entonces que el problema había acabado.

No obstante, en febrero de 2021, las llamadas se reactivaron y esta vez le enviaron un clip de video, al que Vox Populi tuvo acceso, en el que ambos aparecen en escenas sexuales explícitas.

“En la grabación estamos completamente desnudos y en la esquina inferior derecha aparece la fecha y hora en la que fue grabado. Ya con eso no tuve cómo seguir negándolo y cometí el error de dejarme intimidar y caer en un juego tan sucio que a la fecha de hoy me ha costado más de Q480 mil [US$61 mil]”, se reprocha.

Captura del video con el que se extorsiona a Roberto. (Imagen: Vox Populi)

Roberto hizo los pagos en efectivo y en distintos lugares. Primero fue en Cayalá y luego en el lobby del edificio Quo, ubicado en la zona 4 de la Ciudad de Guatemala, sitio en el que el 15 de noviembre de 2021 entregó un sobre con Q62 mil [US$8 mil] a una mujer. A continuación, las entregas se hicieron en Cayalá.

El 1 de febrero de 2022, otra mujer, con mascarilla, gorra rosada y abrigo, llegó a recoger Q90 mil [US$11mil]. Minutos más tarde, recuerda la víctima, vio a la misma mujer acompañada del ministro de Cultura y Deportes, Felipe Amado Aguilar Marroquín, en el restaurante Los Cebollines.

De acuerdo con el relato, “el 14 de enero de 2022 recibí una invitación de amistad en Facebook de parte de Felipe Aguilar (…) en esa fecha yo no sabía quién era él ni a qué se dedicaba. Teníamos unos cuantos contactos en común, así que sin investigar mucho acepté su solicitud. El día 31 de enero, un día antes del pago en Cayalá, me escribió Felipe Aguilar en Messenger y me saludó por mi nombre. En ninguna de mis redes aparezco con mi nombre real. Me sorprendió que alguien que acababa de agregar en Facebook supiera cómo me llamo”.

Durante los 13 meses en que fue extorsionado (mayo de 2021 – junio de 2022), tuvo que hipotecar tres veces el apartamento en el que vive y hacer préstamos bancarios. En total, asegura, pagó Q480 mil (US$61 mil] y el último desembolso lo hizo el 11 de junio de este año en el mismo lobby del edificio Quo, en donde entregó Q125 mil [US$17 mil] a una mujer que iba acompañada de un hombre.

De acuerdo con una nota de elPeriódico, Felipe Amado Aguilar Marroquín tiene un apartamento en el edificio Quo que compró en 2020. Antes de asumir la cartera de Cultura y Deportes fue delegado presidencial en la desaparecida dependencia Centro de Gobierno, comisión que dirigió Luis Miguel Martínez Morales.

Mientras pagaba estas sumas de dinero, Roberto explicó que en varias ocasiones llegaron personas vistiendo traje y en carros tipo pickup al edificio en donde vive a preguntar por él. También que vehículos se estacionan frente al inmueble y lo han seguido cuando sale. De hecho, en una ocasión había un carro Hyundai de la línea Staria del Ministerio de la Defensa Nacional con las placas 5051352 que estuvo frente a su residencia durante horas.

La reunión

A pesar de haber entregado Q480 mil [US$61 mil], las llamadas para exigirle más dinero continuaron. Desesperado, Roberto le escribió a Alejandro Giammattei a sus diferentes cuentas en redes sociales, pero al no tener respuesta, el 5 de septiembre pasado le mandó un correo electrónico a las siguientes direcciones: drgiammattei@gmail.com y alejandro@vamosguatemala.com.

La primera dirección de correo aparece en la fanpage de Facebook del presidente y la segunda fue corroborada por integrantes del partido político Vamos.

A raíz del mensaje fue contactado al día siguiente por el secretario privado del mandatario, Mynor Alfonso De la Rosa Palacios, quien lo citó a Casa Presidencial para el 7 de ese mes.

En la residencia oficial lo recibió Iliana Patricia Orozco Hernández, asistente de De la Rosa Palacios, quien lo llevó a una oficina del segundo piso. Luego de tres horas de espera se reunió finalmente con el secretario privado y le explicó el caso.

“Mi intención era pedir que el Presidente hiciera algo para que me dejaran de molestar y me dijo él (De la Rosa) que tenían conocimiento del video y que no me preocupara, porque no iba a salir publicado. Cuando me dijo eso, me pregunté si conocían a la persona que busca publicar el video y lo están protegiendo”.

Email enviado por Roberto el 5 de septiembre del presente año al correo del presidente Alejandro Giammattei. (Imagen: Vox Populi)

Después de aquella reunión, Roberto le escribió otro correo al mandatario a la primera de las dos direcciones para agradecerle la reunión con De la Rosa Palacios e señalarle que desde su punto de vista los responsables de las extorsiones eran Luis Miguel Martínez Morales y Felipe Amado Aguilar Marroquín.

Días más tarde, Iliana Patricia Orozco Hernández le comunicó a Roberto que De la Rosa Palacios, otrora mano derecha de Martínez Morales en el Centro de Gobierno, había dejado el cargo.

Mynor Alfonso De la Rosa Palacios renunció a su cargo para preparar su candidatura a diputado por el partido Vamos. De esta salida el gobierno no informó nada al respecto a los medios de comunicación y actualmente ese cargo lo tiene la abogada Geovanna Frinnee Estrada Samayoa.

Al no obtener respuesta de parte de Giammattei y seguir siendo extorsionado a través de los siguientes números telefónicos desde el extranjero +1 (818) 650-9716, +1 (226) 271-5081 y +1 (267) 892-5776, el afectado optó por denunciar los hechos en el Ministerio Público.

Mensajes que intercambiaron Roberto y el exsecretario privado del presidente, Mynor Alfonso De la Rosa Palacios. (Fotografía: Vox Populi)

Conversación entre Roberto y la asistente de Mynor Alfonso De la Rosa Palacios en la que se confirma que les entregó información sobre las extorsiones que sufre producto de las relaciones sexuales que mantuvo con el ahora presidente. (Imágenes: Vox Populi)

La denuncia

El 21 de octubre pasado, Roberto fue a las oficinas centrales del MP para hacer la denuncia, pero el personal le recomendó no hacerlo presencialmente. Explicó que debido a los nombres de los implicados, nadie quiso atenderlo.

Fue hasta las 21:26 horas de aquel día en que envió la denuncia digitalmente, señalando como principal sospechoso a Luis Miguel Martínez Morales. Al expediente adjuntó un documento de cuatro páginas en el que menciona al mandatario como uno de los responsables.

El caso fue asignado a la auxiliar Elda Sofía Castillo Rivas y lo conoció durante algunos días la otra auxiliar Ligia Sofia Morales Pernilla, de la Fiscalía de Distrito Metropolitano, sección de Persecución Penal de Casos Nuevos.

“Quiero dejar claro que si algo llegara a sucederme o a cualquier miembro de mi familia, los únicos responsables serían el Dr. Alejandro Eduardo Giammattei Falla y su pareja, el señor Miguel Martínez. Sé que existe un vínculo sentimental entre ambos y estoy seguro de que, aunque el Dr. Alejandro Giammattei no tuvo nada que ver con la grabación del video, sí tiene mucho que ver con estarlo encubriendo y permitir que el señor Miguel Martínez use dicha grabación para sacarme dinero”, sostiene el denunciante.

Entre tanto, el 28 de octubre recibió un mensaje de texto del número +1 (818) 650-9716, que se identifica como Águila Azul, mediante el cual le exigen más dinero. Roberto respondió que había presentado una denuncia ante el Ministerio Público y la respuesta que obtuvo fue burlona y prepotente: “¿Qué te hace pensar que una denuncia en el MP va a funcionar?, estás perdido papito”.

Debido a su negativa a seguir dando más dinero, recibió una amenaza gravísima: “Ya veremos si dices lo mismo cuando tengamos a la perra de tu hermana que vive con vos o a tu marido cuando sale a comprar a Paiz”.

La advertencia continúa: “Te estuve llamando, pero al parecer tenés bloqueado mi otro número. No te preocupes que por más que me bloquees tengo la forma de llegar a vos. Es más, veo que tan inteligente no sos. Pusiste una denuncia donde está tu número de DPI con el que podemos llegar hasta tus papás. Si pensás que te vas a librar así de fácil estás mal. Tenés dos opciones, o retiras la denuncia o me pagas la cantidad que te pedí (Q150 mil [US$19 mil]). Igual con la denuncia lo único que vas a lograr es que acabemos con toda tu familia”.

El 9 de noviembre, a las 15:50 horas, Roberto presentó los chats en los que constan las intimidaciones, los números telefónicos y proporcionó copia de los estados de cuenta y los trámites de hipotecas con las escrituras extendidas por el Registro General de la Propiedad. En total, fueron 74 folios que entregó al Ministerio Público.

La víctima teme que al hacer público el caso, quienes lo extorsionan puedan atentar contra él y su familia. No obstante, tras varias reuniones confió su historia a los periodistas de Vox Populi, luego de presentar la denuncia en el Ministerio Público.

Y pese a no confiar en la Fiscalía, espera que investiguen y procesen a los responsables.

Un gobierno, ¿”atacado por ser conservador”?

En los meses previos a las elecciones generales de 2019, y ante las inquietudes de sus potenciales electores sobre temas sensibles como el matrimonio igualitario, los derechos de los homosexuales y las feminisitas, la respuesta tajante de Alejandro Giammattei fue invariable: “no estoy a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, ni del aborto”.

Una vez en el poder, ha refrendado su postura negando derechos a grupos de la diversidad sexual y posicionando a Guatemala como un país conservador.

En julio de 2021 instauró la política pública de Protección a la Vida y a la Institucionalidad de la Familia, estableciendo que los tres organismos del Estado deben realizar actos en los que se resalte la importancia del respeto a la vida, la familia, rechazo al aborto y al matrimonio igualitario.

En esa línea, el 9 de marzo de este año el Ministerio de Cultura y Deportes publicó un acuerdo por medio del cual denominó “de la Vida” a uno de los patios del Palacio Nacional de la Cultura, tal como el presidente se lo ofreció a líderes evangélicos neopentecostales.

Aquel día, el Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia declaró a Guatemala como la Capital Provida de Iberoamérica.

Tres meses más tarde, el 10 de junio, Giammattei se quejaría de que su gobierno “es atacado por ser conservador” y haría alarde de una mención de líderes religiosos afines a su pensamiento: “En primer lugar, nosotros somos un país Provida, de hecho fuimos declarados la Capital Iberoamericana por la Vida y la Familia, por la política pública de la Vida y la Familia que recientemente pusimos en vigor”.

El 18 de noviembre participó virtualmente en la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC) con el tema “Guatemala, compromiso con la vida”, centrado en el objetivo, según la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (SCSP), de impulsar el “liderazgo conservador” en la región.

La respuesta

Vox Populi solicitó las posturas de las personas involucradas en la denuncia presentada ante el Ministerio Público. Para tener la versión del ejecutivo se enviaron las preguntas a la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, pero no se obtuvo respuesta alguna. Lo mismo ocurrió con el exjefe del Centro de Gobierno, Miguel Martínez.

En el caso del ministro de Cultura y Deportes, Felipe Amado Aguilar Marroquín se le envió las interrogantes a Eddy Coronado del área de comunicación de dicha cartera. Dejó en visto los mensajes y no respondió a este medio.

Para conocer el avance de la investigación se pidió esa información a la unidad de relaciones públicas del Ministerio Público y tampoco informaron sobre el caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.