Imposible callar

Soy un pastor evangélico de 88 años de edad, — exiliado en Canadá, porque fui declarado «Divisionista ideológico y contra» –

Acuso ante el mundo, la cruel y abominable injusticia, cometida contra el obispo católico, Rolando José Álvarez Lagos, por las autoridades del criminal narco gobierno que tiene secuestrada a Nicaragua.

Declaro, que este no es simplemente un crimen cometido contra un obispo, es un crimen cometido contra una nación entera, Nicaragua; porque el 90/100 del pueblo nicaragüense, pensamos como el obispo, y nos identificamos con sus denuncias.

Además, nos identificamos con las, y los prisioneros, acusados falsamente, de delitos inventados, que nunca han cometido.

Vuelvo a insistir en invitar al pueblo evangélico, y al pueblo católico, a orar por todos los encarcelados, y por toda Nicaragua, para que Dios nos libre de la tiranía que nos persigue, asesina, encarcela y tortura. 

La Palabra de Dios, dice: “Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él” (Hechos 12:5)

San Pablo escribió: “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Romanos 8:31)

Persistamos, no desmayemos, hasta alcanzar la victoria. ¡Las fuerzas diabólicas que nos oprimen, serán derrotadas!

Mi grito es: ¡Venceremos!

Atentamente,

Ramón Salgado Valle.

Ottawa, Canadá, 14 de diciembre, 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.