Indígenas ramas y krioles de Nicaragua se declaran en cuarentena por el COVID-19

El Gobierno Territorial Rama y Kriol (GTR-K), que ejerce autoridad en los indígenas ramas y krioles, asentados en el sureste de Nicaragua, informó este miércoles que ha declarado su territorio en cuarentena, para evitar contagios de COVID-19.

La cuarentena, firmada el pasado lunes, se extenderá por 31 días en las nueve comunidades ramas y krioles, y aplica para la sede administrativa del GTR-K, ubicada en la ciudad de Bluefields, según la resolución indígena.

Con dicho mandato, los ramas y krioles, cuya población ronda los 2.000 habitantes, según datos oficiales, se convierten en la segunda comunidad indígena de Nicaragua en declarar cuarentena, luego de una orden similar establecida por los ulwas en el territorio de Karawala, también ubicados en la zona Caribe del país.

Actualmente ningún otro grupo poblacional de Nicaragua se encuentra en cuarentena, aunque sí existen familias que han decidido quedarse en sus casas de forma voluntaria, para no contraer el COVID-19.

Con la cuarentena, el GTR-K canceló todas las actividades de concentración, tanto deportivas, como educativas, celebraciones religiosas y reuniones “de otra índole”, prohibió la circulación de personas ajenas a las comunidades, así como el ingreso de extranjeros y turistas.

El mandato establece que las embarcaciones comunales no deben admitir personas que no sean ramas y krioles, además, ordenó el uso de mascarillas, alcohol en gel o líquido, mantener limpios los espacios públicos y privados, evitar el contacto con otras personas, y no dejar que los niños salgan a las calles.

“Es necesario el uso del sentido común para resguardar nuestras vidas y las de todos”, advirtió el GTR-K.

PIDEN RESPETO

Las medidas de los indígenas contradicen la estrategia del régimen de Daniel Ortega frente a la pandemia, de no establecer restricciones, tomar mínimas medidas de prevención social, y promover aglomeraciones.

El Gobierno indígena advirtió al régimen Ortega-Murillo que su decisión fue tomada “de acuerdo al Principio y Derecho Fundamental de la Libre Determinación que tenemos y ejercemos los pueblos indígenas y afrodescendientes”.

Además, el GTR-K pidió al régimen “el respeto a las decisiones de medidas preventivas con relación a la pandemia de COVID-19”, y que “se dirigieran a la población con sinceridad y datos creíbles actualizados, en caso de tener algún contagio en la comunidad, y realzar pruebas a todos los sospechosos”.

También demandó a los médicos de la zona estar “al tanto de las personas que recientemente ingresaron a nuestras comunidades”, para que “cumplan con la cuarentena necesaria”.

Pidieron “a las autoridades del Estado de Nicaragua el respeto a las decisiones de medidas preventivas con relación a la pandemia de COVID-19”.

*Con información de EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *