Ivania Álvarez: “La situación en Nicaragua sigue siendo terror”

Ivania Álvarez, coordinadora de redes ciudadanas del observatorio ‘Urnas Abiertas’, expuso este jueves las nuevas formas de violencia política que ejecuta el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua, y que están plasmadas en el informe “Nicaragua: entre el fraude y el terror – Una breve relatoría de cómo opera el terror en Nicaragua”, el cual fue presentado el miércoles.

En entrevista con La Mesa Redonda, Álvarez afirmó que “la situación en Nicaragua sigue siendo terror, de huir y de que no se asuma un liderazgo opositor por el miedo que da la represión”.

El observatorio destaca “11 nuevas formas de violencia política y de terror en 2022”, entre éstas el asedio y persecución sobre personas opositoras, simpatizantes sandinistas, trabajadores del Estado y ciudadanía en general.

Las nuevas manifestaciones de violencia política documentadas por Urnas Abiertas son: represión migratoria, negación de documentos, extorsión fiscal, represalias administrativas contra grandes, medianas y pequeñas empresas, represalias con beneficios sociales y servicios públicos, persecución al sector cultural y a la Iglesia Católica, eliminación de la autonomía universitaria, control sobre militantes sandinistas y funcionarios públicos, migración forzada, e impunidad y denegación de justicia.

Álvarez ahondó en que “el hostigamiento y el asedio sigue siendo una de los principales formas de violencia política, que está dirigido a familiares de presos políticos, a excarcelados, a ciudadanos reconocidos como opositores, o a aquellos que han hecho algún tipo de activismo digital y también a familiares que perdieron a su hijo por la violencia del Estado en el 2018. Eso se mantiene, este tipo de represión donde el perpetrador es la Policía y los paramilitares”.

Otra de las nuevas formas de violencia política es la represión migratoria. “Limitan tus documentos para poder salir de forma legal y también que te detienen en las fronteras, te pueden quitar tus documentos… el retiro de pasaportes, la negativa de entrar al país”, comentó la también excarcelada política.

También mencionó la extorsión fiscal a pequeñas y medianas empresas, “el tema de los impuestos y los reparos, la gente no se explica por qué a ellos, no les han tramitado su documento, por qué retrasan algunos pagos y luego te ponen multas exageradas y eso es totalmente dirigido”.

Asimismo, apuntó que “hay una persecución al sector cultural, vimos el secuestro de cantantes y productores musicales, quienes estuvieron en El Chipote”. A ello se suma que, en lugares de recreación “han prohibido contratar a una serie de artistas porque se les reconoce como opositores”.

Además, existe persecución a la Iglesia. “Esto quiere decir que hay vigilancia, vimos la aprehensión de un sacerdote y también esta represalia contra monseñor (Rolando) Álvarez. Todo esto apunta a lo que es la persecución contra la Iglesia Católica”.

Álvarez añadió la eliminación de la autonomía Universitaria. “Definitivamente hubo la intención de controlar totalmente lo que es la educación privada superior y vimos el retiro de personerías jurídicas, y se apropiaron de estas universidades”, criticó.

Se tomaron las instalaciones, nuevos maestros, nuevas autoridades, inclusive te piden que hagan una carta a Daniel Ortega –la cual estoy segura que no lee– para decirle que si te permite estudiar en esa universidad, si te regala una beca. Esto es a lo que se han sometido muchísimos estudiantes (…) esto repercute también a nivel de secundaria porque si vas a estar ahí en la universidad pues ya sabes también tenés que rendirle culto a la pareja presidencial”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.