Jair Bolsonaro se despidió de la presidencia de Brasil entre lágrimas

El presidente saliente de Brasil, Jair Bolsonaro, se despidió este viernes entre lágrimas de sus seguidores, en una transmisión por redes en la que no tocó el tema de su presencia o no en la asunción de Lula da Silva el domingo.

El mundo no se acabará el 1 de enero (…) Tenemos un gran futuro por delante. Se pierden batallas, pero no perderemos guerras”, afirmó el mandatario durante una transmisión en vivo por sus redes sociales, la primera que realiza desde la elección que perdió en octubre, por 50,9% a 49,1%, ante Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro tiene previsto viajar en breve a Estados Unidos al dejar la presidencia, aunque no aclaró cuándo embarcará, ni si participará de la ceremonia de investidura de Lula en Brasilia.

La secretaría general de la Presidencia autorizó el traslado al exterior de una comitiva de funcionarios para dar “seguridad y apoyo personal al futuro ex presidente de la República, Jair Messias Bolsonaro” en un viaje internacional en “Miami, Estados Unidos, a realizarse del 1º al 30 de enero de 2023″, según consta en el diario oficial de este viernes.

Bolsonaro no mencionó el viaje, pero se dirigió a los centenares de seguidores que continúan movilizados frente a sedes militares en Brasilia y otras ciudades, pidiendo una intervención de las Fuerzas Armadas para impedir el regreso de Lula al poder.

Algunos deben estar criticándome, diciendo que podría haber hecho esto o aquello (…). No puedo hacer algo que no sea bien hecho, sin que los efectos colaterales sean demasiado dañinos”, justificó el mandatario.

Fuera de la residencia oficial de Alvorada, dos manifestantes que acompañanan la transmisión en vivo por su celular lo insultaron con gritos de “cobarde” y “sin vergüenza”, constató la agencia de noticias AFP.

Jamás esperaba llegar hasta ahí”, decía mientras tanto Bolsonaro, entre lágrimas. “Como mínimo, atrasamos cuatro años el hundimiento de Brasil en esta ideología nefasta que es la izquierda (…). Di lo mejor de mí”, añadió.

Tras la derrota, Bolsonaro se había recluido en la residencia oficial, manteniéndose prácticamente en silencio. Pese a que autorizó formalmente el inicio de la transición gubernamental, no reconoció públicamente la victoria de Lula.

Y recién este viernes criticó una tentativa de ataque con un explosivo en los alrededores del aeropuerto de Brasilia protagonizados por simpatizantes suyos la semana pasada. “Nada justifica esa tentativa de acto terrorista”, dijo, aunque defendió al resto de los manifestantes acampados en la capital.

Ese y otros actos de vandalismo protagonizados por bolsonaristas en diciembre en la capital obligaron a reforzar la seguridad de la toma de posesión de Lula, que contará con un efectivo policial inédito.

*Con información de AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.