Jóvenes exiliados rechazan cancelación de personalidades jurídicas a universidades en Nicaragua

Tres estudiantes nicaragüenses que en algunos casos fueron expulsados de las universidades públicas de su país y ahora viven en el exilio, analizaron junto con jóvenes miembros del Mecanismo de Coordinación de grupos de exiliados y diáspora en Costa Rica la grave situación que vive la educación superior en Nicaragua tras la cancelación de personalidades jurídicas a 14 organizaciones universitarias.

Los jóvenes que analizaron la situación educativa son Christy Martínez, Licenciada en derecho y estudiante de la escuela de gobierno de la OEA; Alex Aguirre, activista y estudiante de la maestría en resolución de conflictos y paz por la universidad For Peace de Naciones Unidas en Costa Rica; y Enrique Martínez, defensor de derechos humanos con experiencia en temática LGBTQ+ y estudiante en la Universidad de Costa Rica (UCR).

Los jóvenes coinciden que la dictadura Ortega-Murillo ha ejecutado una expropiación y ha censurado el pensamiento crítico de la juventud nicaragüense.

Su intención (del régimen) nunca ha sido la calidad educativa y mucho menos la gratuidad en la educación como su campaña populista mencionaba, sino la confiscación de los recintos universitarios para administrar sus recursos, tener un control total y censurar el pensamiento crítico en el país”, dijo Christy Martínez.

Esta estudiante de la escuela de gobierno de la OEA manifestó que estas “acciones emprendidas por la dictadura corresponden a una grave violación a la legislación nacional e internacional”, pues la Constitución Política de Nicaragua reconoce el derecho a la educación y a la autonomía universitaria, asimismo, prohíbe la expropiación y el embargo de las universidades y los centros de educación técnica superior, excepto, cuando la obligación que se haga valer tenga su origen en contratos civiles, mercantiles o laborales, lo que no corresponde a ninguna de las confiscaciones realizadas en los últimos días vender, pero lo que ha cometido es ilegal y arbitrario.

La cancelación de las personalidades jurídicas a estas universidades es antiético e inconstitucional, porque no pasó por el debido proceso de revisión que se debe de hacer desde el ministerio de gobernación a las asociaciones sin fines de lucro”, declaró por su lado Alex Aguirre.

Agregó también que con estas acciones “Nicaragua tendrá cada vez menos profesionales preparados”.

Enrique Martínez quien fue expulsado de la UNAN Managua y quien ahora estudia en la UCR, avizora un aumento mayor de estudiantes a exiliarse con estas irregularidades que Daniel Ortega y Rosario Murillo están cometiendo en contra de la educación superior del país.

Este exilio va a traer otras circunstancias porque los jóvenes llegarán con crisis emocionales que provocará la ruptura familiar y las circunstancias económicas”, dijo Enrique.

Además refieren que estas confiscaciones y las cancelaciones de las personalidades jurídicas están siendo creados por una “asamblea ilegítima y por un gobierno ilegítimo”.

Por último manifestaron que el régimen podrá expropiar las sillas, las aulas, los vehículos, pero no va a estropear el amor por el estudio, “porque las universidades somos nosotros, son los rectores, son los profesores que quieren dar clases”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.