“La dictadura tiene un montón de formas de torturas psicológicas que no se sanan con salir de la cárcel”, dice excarcelada política

La excarcelada política Yaritza Mairena, miembro de la Unión de Presas y Presos Políticos de Nicaragua (UPPN) y la joven María Laura Alvarado miembro de Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) conversaron este miércoles con Sergio Marín Cornavaca, director de La Mesa Redonda, sobre varios temas relacionados al papel de la juventud en la lucha contra la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Durante la entrevista, Yaritza Mairena se refirió a la experiencia que vivió como una presa política más del régimen y es sentido dijo que “la dictadura tiene un montón de formas de torturas psicológicas que no se sanan con salir de la cárcel”.

Uno de los mecanismos que la dictadura mayormente ha utilizado y que tiene enormes repercusiones en la vida de las personas es la prisión arbitraria. Creo que a veces la gente piensa que te meten a una celda y ya, y en realidad todas las acciones que pasan en contra de las personas, además de aislarte de la sociedad, tienen una connotación de tortura en las cárceles de la dictadura. El hecho de que te aíslen, que no te digan porqué te están deteniendo, que te mientan”, manifestó.

La dictadura tiene un montón de formas de torturas psicológicas que quiebran a las personas aunque sean muy fuertes, que no se sanan con salir de la cárcel. Son repercusiones que se van a vivir por años, que dañan el carácter de las personas, cambian la personalidad. Utilizan precisamente la tortura psicológica como una forma de convertir a las personas en personas inseguras, con muchos traumas, y lo que pretenden es que las personas se queden estancadas en ese dolor una vez que salgan, si acaso los dejan salir”, añadió.

Mairena aseguró que la intensión del régimen con apresar a opositores y a quienes lo critican es que mueran en las cárceles.

Prácticamente la intensión es que muriéramos ahí, a ellos no les importaba si nosotros comíamos, si nosotros teníamos atención médica, o las consecuencias de las torturas que habían cometido en El Chipote, porque El Chipote viene siendo un centro de tortura histórico en Nicaragua”, señaló.

A las torturas psicológicas, se suman las físicas, entre estas las agresiones sexuales, de las cuales Mairena afirmó “gracias a Dios” no sufrirlas.

Imaginémonos a una persona que acaba de ser abusada sexualmente—que gracias a Dios yo no lo viví—que acaba de ser torturada sexualmente, yendo al Sistema Penitenciario esperando recibir atención médica, y nada más seguir recibiendo tratos crueles, inhumanos y degradantes y sin ninguna atención médica, y esto lo han padecido miles de personas en Nicaragua, desgraciadamente no se han podido documentar los casos de tortura sexual, sin embargo sabemos que son cientos y cientos de casos”.

La joven indicó que en  Nicaragua no ha habido un “proceso de sanación, un proceso de diálogo y consenso de la memoria histórica”, con la que se pueda evitar cometer nuevamente los errores del pasado.

JÓVENES, “CHISPA DE CAMBIO”

Por su lado, María Laura Alvarado destacó que Abril implicó un cambio para el régimen y para la ciudadanía y que “los jóvenes somos esa chispa de cambio, somos esas personas que estamos viendo que nuestra sociedad y democracia ya no está funcionando y que por lo tanto, tenemos que empezar a incidir para poder hacer ese cambio”.

Para la joven, esta nueva generación será la “responsable para comenzar asumir esos cambios que el país necesita”.

Esta nueva generación que está involucrándose en la política marca un cambio real y necesario, para eso se necesita la participación activa de toda la ciudadanía nicaragüense”, subrayó.

Alvarado, llamó a la tolerancia entre los diversos sectores de la oposición y a trabajar juntos para “liberar” a Nicaragua.

Tenemos una misma causa, parte de la tolerancia, el reconocimiento de las diferencias y reconocimiento de que, a pesar de que tenemos diferencias todos somos necesarios; por lo tanto tenemos que llegar a un punto de coincidencia y de interrelación que nos permita empezar a trabajar a liberar a nuestro país”, apostilló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.