“La vida de Monseñor Álvarez está en manos de una dictadura criminal”, alertan 75 organizaciones sociales

Al menos 75 organizaciones sociales, gremiales, políticas, de víctimas como parte de la oposición democrática desde Nicaragua y el exilio, demandaron este viernes que “se respete la vida e integridad física” de Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí.

Así como también la de los sacerdotes que lo acompañaban en la Curia Episcopal de Matagalpa, quienes hoy en la madrugada, fueron secuestrados por la Policía Orteguista.

El régimen tirano de Ortega y Murillo sabiendo que el secuestro de Monseñor y de sus acompañantes les iba a significar el repudio y la movilización ciudadana, decidieron allanar la curia y trasladarlos a Managua en horas de la madrugada para mantener el control de la protesta. En manos del régimen tirano, la vida de Mons. Álvarez está en juego”, alertaron las organizaciones.

Añadieron que el allanamiento a la curia ocurrió “en medio de la oscuridad y en completo silencio” para evitar un levantamiento en el pueblo de Matagalpa.

Una vez más queda demostrado cómo los Ortega Murillo imponen un Estado de terror para las y los nicaragüenses”, destacaron.

Las organizaciones solicitaron a la población que se continúe con “la jornada de ayuno y oración iniciada por la Iglesia y, se inicien acciones organizadas de resistencia activa como una forma de demostrarle al régimen tirano de Ortega y Murillo que el pueblo de Nicaragua continúa en su lucha”.

Informaron que desde el exilio y la diáspora “están renovando y reforzando las presiones a la comunidad internacional y a todas las instancias posibles”.

Demandamos que muestren y liberen inmediatamente a Mons. Álvarez, a los sacerdotes José Luis Díaz y Sadiel Eugarrios, Ramiro Tijerino y Raúl González, además de los seminaristas Darvin Leyva y Melkin Sequeira y el camarógrafo Sergio Cárdenas, quienes sabemos son totalmente inocentes de cualquier cargo que se les impute. El pueblo de Nicaragua conoce que la dictadura no respeta el Estado de Derecho en el país”, apuntaron.

Asimismo, instaron a la comunidad internacional a “usar todos sus medios diplomáticos para lograr el cese de la represión a la Iglesia Católica, la garantía del respeto a la libertad religiosa y el retorno a la democracia en Nicaragua”.

Monseñor Álvarez, se encuentra en “casa por cárcel” en una vivienda de su familia, ubicada en Managua; mientras que el resto sacerdotes y laicos que lo acompañaban en la Curia fueron llevados a “El Chipote”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.