Lanzan campaña “Nicas Libres Ya”, un esfuerzo para visibilizar y exigir la liberación de las personas presas políticas en Nicaragua

Organizaciones nacionales e internacionales defensoras de derechos humanos, lanzaron este jueves la campaña “Nicas Libres Ya”, un esfuerzo para visibilizar y exigir la liberación de las personas presas políticas detenidas injustamente por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua.

Hasta mayo de 2022, en Nicaragua más de 190 personas se encuentran privadas de su libertad por motivaciones políticas. “Las condiciones de detención en las que se encuentran son inhumanas, y constituyen tratos crueles y actos de tortura: sufren interrogatorios constantes, están sometidas a situaciones de aislamiento, no se comunican con sus familias con regularidad y quienes tienen hijos e hijas, no han podido verles hasta la fecha”, reza el sitio web nicaslibresya.org

Las organizaciones promotoras de la campaña son: Raza e Igualdad, Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM)-Nicaragua, Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, Unidad de Registro y Unidad de Defensa Jurídica (UDJ).

Estamos aquí para unirnos a los gritos de los y las nicaragüenses diciendo ‘Nicas Libres Ya’, que es la campaña que tiene como objetivo lograr la liberación de las personas presas por motivos políticos, mediante acciones de comunicación en plataformas digitales y una mayor incidencia legal, a fin de que se logre que el Estado de Nicaragua proceda a liberarlas como lo ha ordenado la Corte de Derechos Humanos, las recomendaciones de la oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Grupo De Trabajo Sobre La Detención Arbitraria”, dijo Carlos Quesada de Raza e Igualdad.

Las personas privadas de libertad han sido detenidas arbitrariamente por ejercer sus derechos humanos, demandamos su libertad porque están siendo víctimas de tratos de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, no reciben atención médica especializada ni alimentación adecuada y tienen muy poca comunicación con sus familias”, añadió.

Por su lado, Carlos Guadamuz del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, expresó que la salud de las personas presas políticas “sigue siendo alarmante”. Además, denunció que durante las visitas las y los familiares sufren “inspecciones corporales rigurosas, en las que en ocasiones se practican abusos sexuales”.

Ana Álvarez, familiar de tres presas políticas, denunció que las mujeres no tienen acceso a espacios al aire libre, y que en algunas de sus celdas la luz siempre está encendida y en otras, siempre apagada. Álvarez expuso el caso extremo de su hermana Tamara Dávila, que está totalmente aislada.

Karen Lacayo, hermana del preso político Edward Lacayo, denunció que en los centros de detención se les están robando paquetería y les niegan horas de sol. “Mi hermano tiene 3 años y 4 meses en esa celda… seguiré alzando mi voz desde el exilio”, declaró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.