Las estrategias de Ortega para las reformas electorales y dividir a la oposición

Una fuente ligada al círculo de poder del dictador Daniel Ortega reveló al portal Artículo 66, las estrategias que el régimen orteguista usará de cara a las próximas elecciones previstas para el 2021, en las que el dictador pretende reelegirse y dividir el voto de la oposición.

Según la fuente, Ortega pretende dar la imagen de pluralidad y de flexibilidad ante la comunidad internacional, pero esto “es una trampa”, advirtió el informante, puesto que el dictador solo quiere desaparecer “lo que queda de la oposición”.

>> Turismo en Nicaragua retrocedió seis años tras crisis sociopolítica

Para ello, Ortega cederá en cuatro puntos: negociar las reformas electorales, inscripción de candidatos, otorgar personerías jurídicas a partidos o movimientos, y el financiamiento millonario a partidos.

  1. Ortega negociará las reformas electorales, pero “únicamente” con la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), por lo que dejará fuera a la oposición integrada en la Coalición Nacional. “La reforma será con la OEA porque ya está firmado y porque ellos tendrán que validar lo que se apruebe. Además, estos puntos son los que ya están en las recomendaciones que ha dado la OEA en años pasados”, indicó el informante.
  2. El régimen aceptará en la reforma electoral el mecanismo de inscripción de candidatos por suscripción popular, “es decir, un candidato podría recoger cinco mil firmas y sin tener un partido político se inscribe y puede resultar electo”, explicó la fuente.
  3. La dictadura prevé “entregar tres o cuatro personerías jurídicas a nuevos partidos o movimientos”.
  4. Se dará financiamiento a los partidos políticos, pero “no será después de las elecciones, sino antes”, detalló la fuente.

En este último punto, Ortega pretende que los pequeños partidos prefieran correr solos y no en alianzas por el financiamiento de unos U$2 millones de dólares.

“Uno de esos partiditos como el APRE (Alianza por la República), ALN (Alianza Liberal Nicaragüense) o el PLI (Partido Liberal Independiente) no van a preferir irse en una alianza y perder un financiamiento de unos dos millones de dólares que se le podrían dar de anticipado. Van a preferir correr solos y así se van a dividir muy fácil”, señaló la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.