Los ataques del régimen orteguista a la educación superior en Nicaragua ponen en riesgo a la investigación y a los investigadores

La represión de la academia en Nicaragua se ha intensificado en los últimos 3 meses. El régimen de Daniel Ortega cerró ocho universidades privadas y confiscó sus activos, terminó efectivamente con la autonomía universitaria y erigió barreras a las colaboraciones de investigación extranjeras. 

Están matando a las universidades”, dice el químico Ernesto Medina, ex decano de la Universidad Americana (UAM), una institución privada en Managua que permanece abierta. “Todas estas medidas sirven para silenciar las voces críticas en la academia y sofocar el pensamiento crítico”.

En abril de 2018, los estudiantes salieron a las calles en protestas antigubernamentales. El régimen respondió con una represión sin precedentes. La policía y los grupos paramilitares mataron a más de 300 personas y arrestaron a más de 1000, según Amnistía Internacional. 

Después de escribir dos cartas abiertas pidiéndole a Ortega que detuviera la “violencia irracional”, Medina fue obligado a dejar su puesto universitario. Huyó a Alemania en julio de 2020, convirtiéndose en uno de los más de 200.000 nicaragüenses en el exilio. “No es seguro estar allí”, dice.

Desde entonces, las condiciones de la pequeña comunidad científica de Nicaragua han empeorado. Después de las protestas de 2018, se cancelaron conferencias internacionales de investigación y se recortó la financiación de instituciones científicas, como la Academia de Ciencias de Nicaragua.

Los investigadores dicen que deben ser particularmente cautelosos con cualquier trabajo que pueda interpretarse como político. La investigación sobre democracia, género y derechos humanos se ha visto especialmente afectadas. Un científico social dice que su grupo ya no puede realizar encuestas y ahora publica bajo seudónimos si menciona abusos del régimen. (Varios investigadores que comentaron para este artículo solicitaron el anonimato por temor a represalias).

La investigación sobre el COVID-19 en Nicaragua también enfrenta obstáculos, ya que el régimen ha subestimado los números y ha despedido a médicos y expertos en salud pública que expresan preocupación por la crisis.

Las colaboraciones internacionales, que habían ayudado a sostener la ciencia en Nicaragua, se están marchando. En febrero, el régimen canceló los permisos de instituciones extranjeras que ejecutan programas educativos y de investigación, como la Universidad Internacional de Florida y la Universidad Estatal de Michigan. Una ley aprobada en septiembre de 2020 requiere que cualquier nicaragüense que trabaje con organizaciones internacionales se identifique a sí mismo como un “agente extranjero”. Pero los agentes extranjeros son considerados traidores, dicen los investigadores. “Prácticamente destruyó cualquier posibilidad de colaboración internacional”, dice un biólogo. Investigadores estadounidenses que colaboran con nicaragüenses se negaron a comentar para este artículo por temor a represalias contra sus colegas.

El régeimen afirma que las ocho universidades privadas cerradas desde febrero no han revelado los detalles financieros. Fuentes de una institución cerrada, la Universidad Politécnica de Nicaragua, creen que la verdadera razón fue el castigo por la participación de los estudiantes en las protestas de 2018.

El Consejo Nacional de Universidades (CNU), organismo estatal que coordina la política nacional de educación superior, anunció en febrero que tres nuevas universidades públicas reemplazarían a las cerradas, ofreciendo matrícula a 20.000 exalumnos. Pero las fuentes dicen que muchos estudiantes han renunciado a lo académico por temor a la persecuciónLas nuevas instituciones “reflejan la realidad de la educación nicaragüense, sometida a un régimen totalitario que no tiene interés más que tener controlados a los estudiantes”, dice Medina.

Los cambios recientes en la ley también aumentaron el poder de la CNU, que ahora es responsable de revisar los programas académicos, aprobar las contrataciones académicas y seleccionar decanos en todas las universidades públicas. “Es el fin de la autonomía de las universidades”, dice un exmiembro de la CNU.

Algunas de las aproximadamente 40 universidades privadas que permanecen abiertas enfrentan estrangulamiento económico. Un objetivo particular es la Universidad Centroamericana (UCA), que oficialmente se opuso a la violencia del régimen hacia los manifestantes. Este mes, Ortega canceló un fondo estatal para la UCA que otorgaba becas a 4000 estudiantes de escasos recursos. Un científico que es profesor allí dice que la universidad “es un lugar de resistencia”, y la facultad seguirá enseñando hasta que se vea obligada a cerrar.

Estamos en una etapa de consolidación del totalitarismo en la educación”, dice la exprofesora de derecho de la UCA María Asunción Moreno, ahora exiliada. “No es exagerado decir que ya no hay universidad en Nicaragua”. En 2019, Moreno dirigió a estudiantes de derecho y abogados que colaboraron con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para documentar los abusos del régimen . En julio de 2020, escapó de Nicaragua después de 12 días escondiéndose del arresto.

Medina estima que más de 2000 estudiantes y jóvenes profesionales nicaragüenses, incluidos muchos científicos, han huido, principalmente a Costa Rica y México. Espera que las universidades de otros países creen becas para estudiantes exiliados. “Tenemos que capacitar a la gente para que pueda pensar en los cambios que queremos cuando volvamos a tener democracia”, dice.

La bióloga molecular Helena Nader, copresidenta de la Red Interamericana de Academias de Ciencias, dice que Nicaragua es un ejemplo de las crecientes amenazas a la ciencia y la democracia en América Latina, incluso en Venezuela y El Salvador. “Es muy grave lo que está pasando en Nicaragua y el mundo está en silencio”, dice.

*Con información de Science

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.