Ministra chilena exige la libertad de todas las mujeres presas políticas en Nicaragua

La ministra de la Mujer y Equidad de Género de Chile, Antonia Orellana, se pronunció este viernes sobre la crisis sociopolítica en Nicaragua y exigió “la libertad y el pleno respeto de los derechos políticos de las feministas y de todo Nicaragua”.

Como ministra hoy me veo en la obligación de decir y hoy como país no podemos dejar de mencionar a las presas políticas feministas de Nicaragua”, dijo Orellana sosteniendo en su mano una fotografía de la exguerrillera y presa política Dora María Téllez, durante la XV Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y el Caribe.

La vida y libertad de las mujeres defensoras de Derechos Humanos de Nicaragua corre peligro. Actualmente en Nicaragua hay más de 200 presas políticas y presos políticos, de estos 21 son mujeres. De las 21 presas políticas mujeres, ocho se encuentran incomunicadas del mundo exterior desde hace más de 500 días”, declaró la ministra chilena, mencionando los nombres de Dora María Téllez, Suyén Barahona, Tamara Dávila, Ana Margarita Vijil, María Oviedo, Violeta Granera y otras.

Exigimos la libertad y el pleno respeto de los derechos políticos de las feministas y de todo Nicaragua”, añadió.

Dentro de su discurso, Orellana criticó las medidas impuestas por el régimen de Daniel Ortega, y respaldó las denuncias que han realizado diversas agrupaciones de mujeres y feministas del país, quienes señalaron que actualmente se viven preocupantes hechos de violencia política.

Esta acción de la ministra chilena fue valorada por la vocera de la Articulación Feminista de Nicaragua, María Teresa Blandón.

Tenemos que decir con mucho agradecimiento que la ministra de Chile, Antonia Orellana, ha tenido una postura de respaldo a la demanda de la liberación de las presas y los presos y demandó su inmediata liberación”, manifestó Blandón.

Aspiramos a que los gobiernos latinoamericanos mantengan la mirada sobre Nicaragua, que no nos dejen solos. En el país resulta en este momento casi imposible organizarse, ya sabemos que más de 2.600 organizaciones de la sociedad civil han sido clausuradas”, continuó.

Situación de la Iglesia católica

María Teresa Blandón, también se refirió a las persecuciones y arrestos de sacerdotes de la Iglesia católica, específicamente de la Diócesis de Matagalpa.

La libertad religiosa es la última frontera que se han atrevido a cruzar. Pronto no quedará contra quién arremeter. Si bien las feministas tienen diferencias ideológicas con la Iglesia, en este momento, estamos del mismo lado porque sufrimos el mismo tipo de represión por parte del Estado”, sostuvo Blandón al medio chileno El Mostrador.        

“En Nicaragua resulta en este momento casi imposible organizarse, no tenemos ni la más mínima posibilidad de movilización ciudadana, de tal manera que hay un descontento enorme”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.