El Ejército Orteguista cerró los cruces no autorizados por la frontera con Costa Rica para cortar el flujo migratorio, en el marco de la pandemia de coronavirus, según informó el cuerpo militar al diario La Prensa.

Los habitantes de la localidad costarricense de La Cruz manifestaron su preocupación por la continua llegada de migrantes nicaragüenses, a pesar de que el Gobierno de Carlos Alvarado ordenó el cierre de la línea limítrofe el pasado 18 de marzo.

“El nivel de preocupación de los residentes de La Cruz está aumentando a medida que la información sobre los nicaragüenses que entran y salen ilegalmente en la frontera se está extendiendo por la ciudad”, dijo Tanya Amador, representante de Corner of Love, una ONG de ayuda a migrantes que trabaja en La Cruz.

Al respecto, el portavoz del cuerpo militar, el coronel Álvaro Rivas, aseguró que han sido cerrados los puntos ciegos.

“En la frontera sur de Nicaragua, el Ejército no permitirá el ingreso al país de migrantes irregulares por ningún paso no autorizado” dijo.

>> Expresidentes urgen liberar presos políticos de Nicaragua, Cuba y Venezuela

Rivas indicó además que el Ejército reforzó con tropas varias unidades fronterizas “para incrementar el patrullaje y no permitir el ingreso de migrantes irregulares”.

Autoridades de Nicaragua y se reunieron el pasado 21 de marzo en la que discutieron sobre “posibles escenarios de cooperación transfronteriza que permitan enfrentar la pandemia del Covid-19”, según informaron en un comunicado en el que no se precisó si habían llegado a acuerdos.

La vicedictadora Rosario Murillo, informó el miércoles de que también se había celebrado una reunión con autoridades hondureñas en la que “se establecieron mecanismos para esa cooperación y coordinación” en la frontera, de modo que siga abierta para tráfico de mercancías.

El régimen de Ortega solo ha informado de dos casos de coronavirus en Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *