Nicaragua en rebelión sanitaria por temor al contagio del COVID-19

Ante la negligencia del régimen orteguista para enfrentar la pandemia del COVID-19 en el país que la noche del miércoles confirmó el primer caso positivo en un nicaragüense de 40 años, los nicaragüenses y diversos sectores de la economía nacional han tomado la decisión de una especie de rebelión “sanitaria”.

Colegios privados, comercios, religiones, universidades y grupos sociales o políticos anunciaron medidas de “autocuidado”, mientras que el régimen de Daniel Ortega insiste en no tomar medidas para evitar la propagación de la pandemia.

Por ejemplo, ayer miércoles, José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), anunció sus propias medidas contra la pandemia.

Entre las acciones están la divulgación de una campaña educativa entre el personal, garantizar el lavado de manos, reforzar la limpieza de áreas propensas a la propagación del coronavirus o fomentar el uso de alcohol en gel, y a los visitadores médicos se les ha indicado que hagan su trabajo vía electrónica.

>> Coronavirus en Nicaragua: Escasea el alcohol gel y vitaminas C

Además, las empresas han enviado a sus empleados administrativos a trabajar desde casa, establecieron horarios escalonados para evitar concentraciones masivas, dispusieron que en sus edificios solamente vayan cuatro personas por elevador, y separar de oficina a sus empleados claves.

Asimismo, han pedido a los empleados que se queden en casa si ellos o alguien en sus casas tienen síntomas de gripe. Y quienes trabajan con alimentos, deben utilizar guantes y mascarillas.

De igual manera han suspendido todos los viajes, y al personal extranjero se le ha pedido que, si va a su país, no regrese hasta que la pandemia sea controlada.

Algunas compañías, especialmente las bancarias, empezarán a tomar la temperatura de sus clientes para evitar el ingreso de quienes llegan con fiebre.

Otras empresas fueron más drásticas, pues decidieron cerrar de manera temporal, indicó el Cosep.

Colegios privados suspenden clases

Algunos de los colegios privados más conocidos de Nicaragua han pedido a sus alumnos quedarse en casa y recibir clases en línea, ante lo cual el Ministerio de Salud ha debido extender permisos, aunque mantiene inalterable el programa escolar para las escuelas públicas.

La Universidad Centroamericana (UCA) ya había anunciado que continuaría su educación por internet para proteger a sus estudiantes independientemente de lo que dispusiera el régimen de Ortega.

De igual forma los padres de familias han anunciado que no enviarán a las escuelas a sus hijos porque prefieren que los expulsen antes que arriesgar a ser contagiados con el coronavirus.

En algunas zonas de Managua el tráfico ha podido observarse un poco menos pesado en los últimos dos días.

La gigante estadounidense Walmart, que tiene la red de supermercados más amplia de Nicaragua, decidió racionar los productos de limpieza y cuidado personal, así como modificar sus horarios para desinfectar sus establecimientos, con el objetivo de prevenir el COVID-19.

Comercios cierran

Las discotecas y establecimientos familiares nocturnos también han decidido cerrar sus puertas ante la pandemia.

“Dada la difícil situación que enfrenta el mundo con la pandemia del COVID-19, y el inminente impacto que tendrá en nuestro país, THE LAB ha tomado la decisión de cesar operaciones hasta nuevo aviso. Para nosotros es sumamente importante la salud”, informó la discoteca en Managua.

“Aunque esta decisión nos duele y afecta financieramente, el bienestar de nuestros clientes, colaboradores y público en general es nuestra máxima prioridad”, justificó por su parte el patio familiar Green Market.

>> Primer caso de coronavirus en Nicaragua es un ciudadano que regresó de Panamá

CineMark suspendió sus funciones de películas hasta nuevo aviso, como medida de prevención para evitar el contagio del coronavirus.

La empresa informó a los clientes que ya habían comprado boletos que se presenten a la sala de cines para un reintegro o reprogramación para cuando se habiliten las funciones.

Iglesias se suman

Las iglesias tomaron decisiones similares y en el caso de la católica el cardenal Leopoldo Brenes ha enviado un mensaje a sus fieles sobre la prioridad de cuidar su salud personal y cómo hacerlo.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua recomendó a sus fieles mayores de edad no participar físicamente en actividades litúrgicas, ordenó que los templos permanezcan debidamente desinfectados, recibir la hostia en las manos, no besar imágenes, y evitar aglomeraciones.

Algunos de los sacerdotes han solicitado no hacer contacto físico en el saludo de la paz, y varias diócesis anunciaron que duplicarán la cantidad de misas y suspenderán las procesiones, para evitar las multitudes.

La iglesia Hosanna suspendió las actividades de más de 25 personas, e informó que los cultos serán transmitidos por televisión, a la vez que pidió que las ofrendas sean depositadas en su cuenta bancaria para evitar el COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.