Nicaragua. Escenario político en el corto plazo agosto 2021-enero 2022

*Por Oscar-René Vargas | 18 de agosto de 2021.

No hay que olvidar que la política no es estática, siempre hay que estar revisando las tácticas, manteniendo la estrategia de derrocar a la dictadura.

Datos económicos.

1.        De acuerdo con el Banco Central de Nicaragua (BCN), el producto interno bruto (PIB) durante el trienio 2018-2020, tras tres años continuos de recesión económica la producción de bienes y servicios, se redujo -9.10%. El PIB decreció un -2.0% en 2020, cayó un -3.7 % en 2019, y se redujo en -3.4 % en 2018.

2.        En 2020 el PIB nominal por persona promedio anual valorado en dólares fue igual a US$ 1,914 dólares, muy similar a su valor de US$ 1,917 dólares registrado en 2014.

3.        Según el BCN entre el 2017 y junio 2021, el INSS acumula una pérdida de 155,707 empleados formales y recuperar esas plazas no será nada fácil, tomando en cuenta que la inversión extranjera y la inversión privada nacional están estancadas o en retroceso ante la incertidumbre de la crisis sociopolítica.

4.        La Agencia de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), señala que desde el 2018 unos 108 mil nicaragüenses se han visto obligados a abandonar el país. De ese total, hay alrededor de 85 mil refugiados y solicitantes de asilo en Costa Rica al cierre de abril de 2021.

5.        La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), indica que, desde el 2019 hasta junio de 2021, los bancos y las financieras han tenido utilidades por un monto de US$ 206.3 millones de dólares, repartidos de la siguiente manera: US$ 82.2 millones de dólares en 2019, US$ 71.2 millones de dólares en 2020 y en los primeros seis meses de 2021 US$ 52.8 millones de dólares.

6.        Hasta mayo de 2021, la cartera de créditos bancarios ascendía a US$ 3,355 millones de dólares, muy por debajo de los US$ 5,076 millones de dólares a finales de 2017. Es decir, que la cartera crediticia se redujo en US$ 1,721 millones de dólares.

7.        La raquítica clase media se encuentra en estado precario, gravemente golpeada por tres años de recesión (2018-2020). Aunque en el primer semestre del 2021 se ha observado una especie de recuperación macroeconómica, los indicadores vinculados a la delgada clase media no logran los niveles vistos antes de abril 2018.

8.        La inversión extranjera directa (IED) en Nicaragua cayó un 63.8 por ciento en el 2020 al pasar de US$ 503 millones de dólares en 2019 a US$ 182.3 millones de dólares en el año 2020. La IED se contrajo en 81.23 por ciento al pasar US$ 970.9 millones de dólares en el 2017 a US$ 182.3 millones de dólares en el 2020.

9.        En el 2020, sólo el 24.12 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) cotiza al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) afiliados al sistema de pensiones y salud; es decir, el 72.19 por ciento de la PEA estaba en la informalidad o el desempleo, desprotegidos de beneficios y seguridad social.

10.      En el Anuario Estadístico del INSS del 2019 que 606,086 asegurados ganaban menos de C$ 15 mil córdobas mensuales equivalente al 83.37 por ciento del total de los trabajadores cotizantes. Solamente el 16.63 por ciento ganaban más del costo de una canasta básica.

11.      Entre diciembre de 2007 y junio de 2021, el costo de la canasta básica pasó de C$ 7,713.9 córdobas para alcanzar C$ C$ 15,305.34 córdobas cerrando junio de 2021. Es decir, el costo de la canasta básica se duplicó incrementando la vulnerabilidad de la mayoría de los trabajadores informales y los trabajadores formales en pobreza laboral.

12.      En 2007, el saldo total de la deuda externa (incluye la del Estado y la del sector privado) alcanzó la cifra de US$ 5,073.3 millones de dólares. En el primer trimestre de 2021, la deuda total externa cerró en US$ 12,007.2 millones de dólares. Es decir, la deuda externa total ha aumentado en 136 por ciento desde el 2007.

13.      Entre el 2007 y 2020, las remesas familiares evolucionaron desde US$ 739.8 millones de dólares a US$ 1,851,4 millones de dólares, registrando un incremento de US$ 1,111.6 millones de dólares. Es decir, se produjo un aumento del 150.26 por ciento. Para finales de 2021, el monto de las remesas alcanzará los US$ 2,000 mil millones de dólares. En el 2020, el monto de las remesas superó 10 veces las IED.

14.      El deterioro del entorno económico, político y social ha provocado un incremento de los flujos migratorios. Se calcula que, en el 2021, 60 mil nicaragüenses emigrarán hacia EEUU y 40 mil hacia Costa Rica. Antes del 2018, se calculaba que 670 mil nicaragüenses residían en el extranjero, en el 2021 se calcula que hay unos 800 mil.

Hechos recientes.

15.      El 13 de agosto, el allanamiento, asalto y “investigación” policial en contra del diario La Prensa mostró el agravamiento de la escalada represiva del régimen Ortega-Murillo en contra de los medios de comunicación independientes, lo cual ha generado el rechazo y condena de la comunidad nacional e internacional.

16.      Ortega-Murillo quieren ser reelectos, tras haber encarcelado a los siete principales aspirantes opositores a la presidencia. Otros 26 opositores han sido detenidos desde el pasado 02 de junio, como parte de los 140 presos políticos que están encarcelados desde el 2018. Ortega declaró que los detenidos no son opositores sino criminales y terroristas.

17.      Se ha entrado en una fase crítica, donde el régimen utiliza toda la capacidad policial, judicial y carcelaria del Estado para barnizar de legalidad lo que en realidad son flagrantes abusos de autoridad y deliberados actos de censura. Ortega intenta crear las condiciones para mantenerse en el poder hasta 2026 con el respaldo de las fuerzas armadas y la Policía, a la vez que prepara la sucesión dinástica.

18.      Habiendo aplastado militarmente la rebelión de abril de 2018, la estrategia de la dictadura ha sido evitar que las fuerzas opositoras utilicen la coyuntura electoral para fortalecerse, eliminar la competencia electoral y dejar que participen solamente los partidos comparsas; pero lejos de resolver la crisis sociopolítica la profundiza a niveles insospechados y cuyos resultados finales no están escritos en piedra.

19.      Las sanciones que EEUU, Canadá y la Unión Europea han impuesto a los familiares directos de Ortega y a miembros del círculo de poder por violaciones a los derechos humanos y corrupción van creando un cerco de aislamiento al régimen, pero no han impedido los planes de continuidad en el poder de Ortega-Murillo.

20.      En agosto de 2021, el FSLN decide abandonar la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) incrementando su aislamiento internacional.

21.      Ortega, señalado de crímenes de lesa humanidad por organismos internacionales de derechos humanos tras la represión de las protestas de abril 2018 que dejaron un saldo de 328 muertos, no ha sido acusado internacionalmente porque Nicaragua no ha ratificado el Estatuto de Roma, el órgano judicial encargado de enjuiciar los crímenes más graves de derecho internacional.

Crisis diplomática y aislamiento internacional.

22.      El 01 de agosto de 2021, el Consejo de la Unión Europea impuso sanciones a otros 8 funcionarios orteguistas por ser responsables de “graves violaciones de los derechos humanos o de acciones que socavan la democracia y el Estado de Derecho en Nicaragua”. Antony Blinken, secretario de Estado de EEUU, celebró las sanciones impuestas.

23.      El 06 de agosto, el Consejo Supremo Electoral (CSE) suspendió la personería jurídica al partido Ciudadanos por la Libertad (CxL). Con la cancelación de su personería jurídica CxL se convierte en el tercer partido político anulado en pleno proceso electoral. Los otros partidos son: Partido Conservador y Partido de Restauración Democrática (PRD).

24.      El 06 de agosto, el proyecto de Ley Renacer (Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las condiciones para la Reforma Electoral) fue aprobado por el Senado de los EEUU, ley que propone nuevas acciones para sancionar y presionar al régimen Ortega-Murillo con el fin que garantice elecciones libres y transparentes en Nicaragua. Ahora falta su aprobación en el pleno de la Cámara de Representantes y la firma del presidente Biden para entrar en vigencia.

25.      La Ley Renacer contempla la revisión de la participación de Nicaragua en el tratado de libre comercio DR-CAFTA, fundamental para el comercio exterior nicaragüense, ya que EEUU es su principal socio comercial absorbiendo el 60 por ciento de las exportaciones totales del país. También implicaría la pérdida de los beneficios fiscales y cuotas que otorga a los productos nicaragüenses, se perdería competitividad, se disminuirían millones de dólares en ingresos por exportaciones, se arriesgaría miles de empleos y descenderían las inversiones extranjeras. Por ejemplo, en abril de 2021, operaban bajo el régimen de zona franca 189 empresas que generaban 120,110 empleos directos.

26.      El 09 de agosto, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, afirmó que la decisión del régimen de despojar la personería jurídica al partido CxL “aplasta las perspectivas de un proceso electoral creíble y legítimo” de cara a las elecciones del 07 de noviembre.

27.      El régimen decidió llamar a consultas a sus embajadores en Costa Rica, Argentina, México y Colombia como medida de “reciprocidad” a las acciones tomadas por esos países desde finales de junio.

28.      El presidente español, Pedro Sánchez, se pronunció y urgió al Estado de Nicaragua dotar a la autoridad electoral de independencia, imparcialidad y cero controles de parte del partido gobernante. También insta que “liberen sin demora a los actores políticos detenidos”, de igual manera devuelva la personalidad jurídica a los partidos políticos y organizaciones civiles de oposición y pide que detenga la represión contra la oposición y el hostigamiento a los medios de comunicación independientes.

29.      La Coalición Nacional (CN) y la UNAB han rechazado el proceso electoral impuesto por el régimen de cara a noviembre próximo. Denunciaron que el actual proceso electoral no representa ninguna salida a la crisis sociopolítica, sino que, al contrario, significa una agudización de la misma al consolidar el régimen dictatorial.

30.      Ante la petición de varios gobiernos de frenar la represión y permitir elecciones libres y transparentes, el régimen los ha tachado de “irrespetuosos, injerencistas e intervencionistas”. Los ataques han sido, principalmente, contra España, EEUU, Unión Europea y la OEA.

31.      El Gobierno de Suiza sancionó a ocho funcionarios más de la dictadura Ortega-Murillo por el “persistente deterioro de los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho” en Nicaragua. Las medidas adoptadas por Suiza consisten en la congelación de activos y prohibición de entrada o tránsito por el territorio helvético.

Después de noviembre de 2021.

32.      Después de la farsa electoral de noviembre 2021 es probable que Ortega anuncie negociaciones con la oposición fracturada. Un punto sería el reconocimiento de su nuevo periodo presidencial 2022-2026. Ortega y su círculo íntimo de poder van actuar en consecuencia. Hasta ahora las sanciones individuales sólo han sido un instrumento para forzar una negociación.

33.      En unas negociaciones Ortega tendría poco que perder. Al contrario, vista de lejos, las negociaciones le ofrecerían el escenario y la ocasión perfectas para victimizarse como el líder “progresista” sometido a sanciones imperialistas. El discurso del régimen será revertir sobre EEUU la culpa de la crisis y del intento de “golpe de estado” de abril de 2018.

34.      Es predecible que el régimen quiera negociar “con todas las oposiciones” (incluyendo a los partidos comparsas) sin ofrecer nada a cambio de antemano. Es previsible que haya medidas de gracia para algunos de los presos políticos para ablandar a los poderes fácticos y dar la ilusión que la negociación puede producir un cambio de política.

35.      Los EEUU y la Unión Europea apuestan por un proceso de diálogo y negociación. Por su parte, el régimen, con las negociaciones, buscará que las miradas de la comunidad internacional se concentren en ella y disminuya la presión externa en su contra.

36.      Las experiencias anteriores ya han demostrado que el régimen usa las negociaciones para tomar oxígeno, obtener ganancias de tiempo, y luego no cumple nada de lo que acuerda. Ellos han demostrado que son capaces de cualquier cosa: firmar me harás, cumplir jamás.

37.      La mayoría de los nicaragüenses quieren una “salida pacífica” a la crisis, no quieren violencia y saben que eso puede darse, pero, aunque la mayoría ve con buenos ojos un diálogo/negociación, tienen claro que el régimen es más fuerte y tiene ventajas.

38.      Por su parte, la población le está planteando a los diferentes liderazgos de la oposición política “póngase de acuerdo” en una estrategia para salir de la dictadura, antes de negociar.

39.      El orteguismo quiere convencer a sectores de la opinión pública nacional e internacional, que son los sectores minoritarios de la oposición los verdaderos responsables de la prolongación de la crisis sociopolítica por apoyar al terrorismo y al golpe de estado.

40.      La gestión del régimen Ortega-Murillo es tan mala que le es difícil reconectarse con la mayor parte de la población y el rechazo es mayoritario en todos los estratos socioeconómicos. A pesar de la falta de un liderazgo opositor, la oposición crece y se mantiene simplemente porque es oposición. La interpretación simple de que Ortega es minoritario es incompleta. Claro que es minoritario, en un país normal. Pero en Nicaragua no es tan simple.

41.      La gravedad de la situación económica, el derrumbe de la calidad de vida de la población en los últimos cuatro años (2018-2021) y la falta de perspectivas, han abierto un espacio para que los sectores moderados del orteguismo (miembros de la nueva oligarquía) y sectores de la oposición hayan tenido intercambios informales de impresiones, siempre con discreción y bajo perfil. Es la razón porque Ortega ha atacado a los críticos de su gestión ya que quiere evitar cualquier posibilidad de que el proceso de implosión se desarrolle a mayor velocidad.

Los poderes fácticos en el escenario de corto plazo.

42.      Ortega-Murillo. Su objetivo es reelegirse y “tomar posición” para el período 2022-2026. Por lo tanto, tiene dos opciones: negociar antes o negociar hasta después de enero de 2022. En el primer caso implicaría disminuir la represión, liberar algunos presos políticos, no todos; y en el segundo mantener la represión. Teniendo controlado a los principales poderes fácticos internos, serán los factores externos los que van incidir en la decisión de cuál táctica es la que van a implementar.

43.      Los principales factores externos que van a incidir en la decisión del rumbo político del régimen serán: conocer la correlación de fuerzas en la reunión de la CELAC en septiembre, de la OEA en noviembre, la aprobación de ley Renacer y los resultados de las elecciones en Honduras a finales de noviembre, la salida de Juan Orlando Hernández del poder será la pérdida de un aliado.

44.      Ortega ha seguido el guión de la teoría del caos, presentándose como el representante del orden y creado en el caos en los otros segmentos de la sociedad nicaragüense con la intención de evitar que se desarrolle el proceso de implosión al interior del ejército, policía y poderes del Estado.

45.      Poderes del Estado. Los poderes del Estado (Legislativo, Judicial y Electoral) van a continuar acompañando y aprobando las disposiciones que el régimen Ortega-Murillo tome. No sé prevé ninguna sorpresa en los próximos meses; sin embargo, el descontento interior se incrementa por las condiciones de pobreza laboral en viven la mayoría de trabajadores estatales.

46.      Policía. Aunque pueda existir ciertos descontentos en la base de la policía y en los estamentos medios, la cúpula policial se mantiene 100 por ciento a favor de la dictadura. El mayor problema es que las familias de los policías de línea padecen el deterioro del nivel de vida del conjunto de la población.

47.      Ejército. Hasta la fecha, la cúpula militar, el cuerpo de generales y los altos oficiales, se mantienen favorables a continuar apoyando al régimen. Sin embargo, se conoce un cierto malestar en la oficialidad media y baja. Ortega sabe que la implosión o no de su régimen está relacionado con el apoyo o no del Ejército. Ortega no puede evitar la existencia de vasos comunicantes entre el sentir mayoritario de la población y los familiares de los miembros de las fuerzas armadas.

48.      Gran Capital. La principal disyuntiva del gran capital, organizados en el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada) y AMCHAM (Cámara de Comercio Americana en Nicaragua), es entre la ganancia y la democracia. Por ejemplo, de acuerdo a los datos del SIBOIF entre enero del 2019 a junio de 2021 las utilidades de los bancos alcanzaron un monto de US$ 206.3 millones de dólares; mientras en ese lapso de tiempo el régimen incrementó la represión, incrementó el número de presos políticos y suprimió cualquier veleidad de democracia, eliminó la libertad de expresión, ellos guardaron silencio.

49.      Aunque algunos empresarios, pertenecientes a la cúpula del gran capital, no están de acuerdo, la mayoría de ellos prefieren el dinero que la democracia, para ellos la democracia no es negocio. No terminan de aceptar que con Ortega-Murillo en el poder el futuro económico es sombrío.

50.      Iglesia Católica. Después del encarcelamiento de 32 opositores, la toma por la fuerza del diario La Prensa, la persecución y el exilio de periodistas independientes, la represión en las en el campo y en las ciudades y el silencio del gran capital; los principales Obispos de Nicaragua se han transformado en la voz crítica más importante en contra del régimen Ortega-Murillo.

51.      En una encuesta reciente (abril 2021) más del 60 por ciento de los nicaragüenses cree en la opinión política de las autoridades religiosas nacionales como parroquiales. Dado que el régimen desea callar a todos los críticos, hay voces de miembros del orteguismo que piden que los obispos y sacerdotes sean abiertamente reprimido. Esa acción sería contraproducente para el régimen ya que obligaría al Vaticano a salir del “silencio diplomático”.

52.      Oposición. Entre 2018 y 2021, los principales dirigentes opositores apostaron todo a la estrategia de unas elecciones en el 2021 abandonando toda presión con movilizaciones sociales. Tres años y medio después, se aprecia cuán dañina fue esa estrategia de la oposición formal al actuar con tanta ceguera y prepotencia, lo que carcomió las bases de unidad de las diferentes expresiones sin crear un contrapoder efectivo. La estrategia futura del régimen será provocar mayor desunión, desarticulación y tratar de silenciar a los poderes fácticos.

53.      Sociedad Civil. A pesar de la represión se mantiene una resistencia silenciosa y se comienza a organizar la rebeldía de manera subterránea. La reciente cancelación jurídica de 24 ONG’s, principalmente organizaciones médicas que, ante la falta de información estatal sobre los efectos de la pandemia de la covid-19 era otra expresión de resistencia.

54.      De acuerdo al diario oficial La Gaceta del 16 de agosto de 2021, cancelan el registro a seis organizaciones no gubernamentales de EEUU y Europa que impulsan programas de desarrollo en Nicaragua fueron canceladas por la dictadura orteguista. Con esta decisión el régimen ha cancelado su registro a más de 40 ONG`s desde abril a la fecha.

55.      Poderes fácticos externos. Dado las condiciones internas de estancamiento de las protestas sociales por la represión los factores externos se transforman en el factor principal en contra de la dictadura. La geopolítica no cambia, ese es el problema que Ortega no ha comprendido y que Rusia se encuentra lejos de Nicaragua.

Finales de 2021 e inicios de 2022.

56.      Se calcula que la abstención y el rechazo electoral al régimen Ortega-Murillo será similar a los resultados de 2016, cuando la abstención alcanzó casi el 70 por ciento, lo que se traduce en debilidad. La farsa electoral no resuelve ni el aislamiento del régimen, ni acaba con la resistencia social, ni nada.

57.      El régimen no tiene ningún proyecto estratégico para salir de la crisis económica ni de la crisis sociopolítica, solamente tiene acciones tácticas para mantenerse en el poder lo cual lo hace muy vulnerable en el mediano plazo. Es evidente que cada día el régimen se vuelve más dependiente del Ejército al transformarse en el pilar principal de su sostenimiento.

58.      La estrategia principal de la dictadura será seguir el guión de las negociaciones de Maduro con la oposición venezolana; Ortega tiene la esperanza que pueden recuperar cierta legitimidad, reconocimiento internacional, postergar las sanciones, disminuir su aislamiento internacional. Al mismo tiempo, que planteará un directo con el gobierno de EEUU.

59.      Dadas las condiciones actuales de las cinco crisis en desarrollo, para Ortega las negociaciones son estratégicas para evitar que un pequeño cambio o acción pueda provocar una crisis mayor que se desemboque en su caída por el efecto mariposa.

60.      El enfoque gradualista de la oposición formal sigue pensando que la salida a la crisis sociopolítica es la negociación para obligar al régimen a realizar nuevas elecciones en 2022. Olvidan que el aparato oficialista no solo controla todos los resortes del Estado y tratarán de imponer sus reglas y condiciones. Olviden que las negociaciones anteriores han sido un rotundo fracaso.

61.      La dictadura es más frágil por su ilegitimidad y por la crisis económica que se prolongará en el 2022. Ambos factores incrementan la desigualdad que repercute negativamente en la misma base sandinista y en los funcionarios de la administración del Estado.

62.      El no reconocimiento de la comunidad internacional de la farsa electoral hace que Nicaragua se mantenga como un tema importante en la agenda de la política exterior de los EEUU, Canadá, Unión Europea, etcétera; con repercusiones negativas en el resto de los países centroamericanos.

63.      Una de las razones del incremento de la represión ha sido evitar un nuevo tsunami social similar a abril 2018 e impedir que el proceso de implosión del régimen, que se inició a partir de la combinación de las cinco crisis en abril de 2020, incremente su velocidad. Sin embargo, la farsa electoral incrementa una u otra posibilidad o la combinación de ambas.

64.      La farsa electoral y la crisis económica incrementa la dependencia geoeconómica (por las necesidades de nuevos préstamos) y geopolítica por su mayor aislamiento internacional; por lo tanto, su mayor dependencia de los EEUU. La pregunta del millón es saber, ¿qué efecto tendrá al interior del Ejército todos factores señalados?

65.      Termino preguntándome ¿qué repercusión tendrá la derrota de EEUU en Afganistán para la región centroamericana? ¿Buscará el gobierno Biden éxitos diplomáticos inmediatos ya sea en Venezuela y/o Nicaragua para contrarrestar la ola de críticas de cara a las elecciones de medio término en EEUU?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *