NO MOLESTAR — ¡PENSAMIENTOS QUE MATAN!

Por: Luis Ortega, CUSP Emérito; Ingeniero civil

Un Journeyman Lineman (JL) está en su balde (dentro del bucket truck) ayudando a otro JL a instalar un nuevo transformador en un poste de electricidad. Por un segundo, su mente se distrae y su concentracion en el trabajo se pierde. Esta pensando en sus próximas vacaciones en Ríos de Janeiro, Brasil; o en la recien discusión con su esposa; o el atraso en el pago de la hipoteca de su casa. De repente, escucha al otro JL pidiendo ayuda para reposicionar el transformador, ahora suspendido en el aire mientras está conectado a la línea del cabrestante del camión grua. Reacciona de forma exagerada y opera los controles de su balde demasiado rápido, golpeando y levantando la parte inferior del transformador. La eslinga se afloja y se desprende de las argollas de elevación, lo que hace que el nuevo transformador caiga repentinamente al suelo. En una fracción de segundo, hay un gran derrame de petróleo en toda la acera y la calle. Incluso el trabajador aprendiz que está cerca del palo de luz se salpica de aceite mineral. ¡Que desastre! ¡Un desastre ambiental!

Todo lo que necesitó fue un segundo de soñar despierto. El Journeyman Lineman perdió el enfoque y permitió que su mente divagara. ¡También lo es la naturaleza de no estar alerta en el trabajo! Por supuesto, este es un relato ficticio de un supuesto incidente, pero podría sucederle si no está alerta en todo momento. Una razón para no estar en el presente podría ser la simple complacencia. El Lineman racionaliza su inacción creyendo que no pasará nada malo, ya que ha realizado este trabajo antes mil veces sin ningún problema. Por supuesto, la dinámica de la tripulación juega un papel en este resultado. Ninguno de los demás trabajadores lo notó. Nadie se involucró ni dijo nada. ¿Por qué? Todos los miembros de la tripulación son responsables de cuidarse unos a otros. La seguridad y la salud en el trabajo les pertenecen. ¡Ellos los poseen! Deben comprometerse entre sí siempre.

Para prevenir o minimizar esta complacencia mortal, todos los miembros de la tripulación deben crear y mantener hábitos que mejoren la vida. ¡Los buenos hábitos salvan vidas! La neurociencia afirma que se puede entrenar al cerebro humano para que nos ayude a practicar buenos hábitos saludables, día tras día. Estos hábitos saludables y seguros simplemente deben suceder; no se debe requerir supervisión o sugerencia.

Los hábitos buenos y saludables (comportamiento automático) que practican los linieros y otros se parecen a:

  • Obedecer todas las reglas de tráfico al conducir al trabajo.
  • Usar el cinturón de seguridad y mantener los límites de velocidad establecidos.
  • Evitar el uso de teléfonos móviles de mano mientras se conduce.
  • Tomar precauciones para evitar infecciones o propagación de COVID-19.
  • Realización de un control de seguridad de 360 ​​del camión antes de salir del centro de operaciones.
  • Inspeccionar todas las herramientas y equipos antes de su uso.
  • Asegurarse de que todo el equipo de emergencia esté en buenas condiciones de funcionamiento.
  • Inspeccionar, probar y ponerse todo el PPE requerido según sea necesario.
  • Implementar una configuración de trabajo adecuada, incluida la implementación de abanderados calificados, para controlar el tráfico en el lugar de trabajo.
  • Mantenerse alerta, puntual, en el momento, en todo momento. ¡No se permite soñar despierto!

Los trabajadores eléctricos brindan un servicio esencial y deben hacer su trabajo de manera segura. Todos dependemos de ellos y de su trabajo que mejora la vida. Sus familias lo aman y quieren que regrese con ellos sano y salvo al final del trabajo, todos los días. Complacencia, soñar despierto: no molestar, ¡vete!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *