No te ahuevés, nadie dijo que sería fácil liberar a Nicaragua

*Por Jimmy Guevara | Tomado de Revista Abril

Todas esas personas que dicen que la insurrección de Abril 2018 no sirvió para nada, también le están despejando el espacio público a los oportunistas para que instalen su circo de elecciones y candidatos. Ese circo ocurrirá ante los ojos de un pueblo que sufre pobreza, hambre, cárcel, asedio, torturas, exilio, violaciones y desapariciones forzadas. 

Todas esas personas que dicen que no sirvió para nada Abril, son las mismas que piensan que no vale la pena seguir luchando. 

Pero la verdad es que, la mayoría de esas personas que hoy dicen estar decepcionadas, realmente jamás se comprometieron a luchar antes de Abril 2018. Todas esas personas se quejaron ayer, se quejan hoy y se van a quejar mañana (de la queja no pasan).

A todos ustedes les dejo este mensaje:

Ya sabemos que los oportunistas son los que se quieren montar en el proceso electoral sin importarles la sangre derramada del pueblo.

Ya sabemos que los empresarios lo único que buscan es salvar un sistema que lucra de la pobreza de los nicas. Lo único que sabe hacer el Gran Capital es empobrecer a los nicas de abajo y someterlos a sus lógicas de consumo. Mientras, las élites se enriquecen, evaden impuestos y bailan el tango de la corrupción con el gobierno dictatorial.

Ya sabemos que dentro de la lucha Azul y Blanco hay oportunistas que mueven los fondos de apoyo recibidos para sacar a Nicaragua de la desgracia. Pero esos oportunistas se aprovechan de los fondos y sobre todo, se aprovechan de los nicaragüenses en el exilio, invitándolos a talleres donde sólo les dan una charla hueca, un plato de comida y los pesos para el pasaje. Esos que gestionan los dineros y talleres son los que se quedan con buenas ganancias en sus cuentas y disfrutan llenando bases de datos con el nombre de supuestos seguidores solo para volver a Nicaragua y pedir puestos en nombre de una dizque legitimidad, alardeando el apoyo de aquellos a quienes les dieron un plato de comida. ¿Con qué cara? Se aprovechan del hambre de nuestros exiliados.

Ya sabemos que la clase política tradicional del país anda comprando a personas que antes nos parecían ser éticas.

Ya sabemos que todo lo que es partido político en Nicaragua está mezclado con Ortega de una u otra manera.

*El autor es comunicador social, activista y gestor cultural. Rebelde ante el sistema político de Nicaragua desde 2009, cuando inició su carrera de locutor radial para Radio Universidad de la UCA. Miembro fundador del movimiento ecologista Misión Bosawas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.